22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato ASP ha denunciado la presunta irregularidad en la adjudicación de las plazas de libre designación, otorgadas “a dedo”

El director de la Policía, Francisco Pardo, investigado por un presunto delito de prevaricación administrativa

El Cierre Digital en Francisco Pardo.
Francisco Pardo. / Director General de la Policía Nacional.
Francisco Pardo, Director General de la Policía Nacional, está siendo investigado por un presunto delito de prevaricación administrativa junto a otros altos cargos del cuerpo policial. La denuncia, que ha sido interpuesta por el sindicato Alternativa Sindical de Policía, pone de manifiesto la irregularidad en la adjudicación de las plazas de libre designación, otorgadas “a dedo”. El Cierre Digital ya informó sobre la carrera y polémicas de Pardo.

El Director General de la Policía Nacional, Francisco Pardo, está siendo investigado por un presunto delito de prevaricación administrativa por la adjudicación a dedo de algunas plazas de libre designación. Así lo ha podido conocer elcierredigital.com a través de un comunicado remitido por el sindicato Alternativa Sindical de Policía (A.S.P), que fue el organismo encargado de efectuar la denuncia. Además del director, se encuentran en el punto de mira de la justicia el Jefe de División de Personal, el Comisario Jefe Provincial de Vitoria y dos excomisarios jefes provinciales de la comisaría ya mencionada.

Elcierredigital.com ha podido contactar con Rafael Hinojosa, miembro del sindicato que ha interpuesto la denuncia, que ha confirmado que la investigación surge a raíz de “una querella por algunas plazas, las de libre designación, que se dan un poco a dedo”. Según se expresa en el comunicado al que ha tenido acceso este diario, esto “constituiría una manifiesta y constante situación de oscurantismo y arbitrariedad en materia de personal”.

En el texto se explica que los puestos otorgados por los actualmente investigados habrían sido concedidos de forma arbitraria y “sin transparencia y sin base legal para ello”. Estas plazas, correspondientes al área de la Comisión de Servicios, son de "duración en el tiempo determinada. Sin embargo, transcurrido el plazo máximo de duración, en lugar de proceder a su convocatoria, tal y como determina la Ley de forma preclara”, se optó por “prorrogar sine die a dichos funcionarios”.

Según explicaba Hinojosa, el sindicato interpuso la denuncia “para ver si las quitaban”, sin embargo, “siguen activas en muchos sitios y completamente a dedo”. El sindicato tiene la esperanza de que con el inicio de la investigación la situación cambie. Desde Alternativa Sindical de Policía se manifiestan satisfechos con “la medida adoptada por el titular del Juzgado nº1 de Vitoria a fin de investigar y esclarecer los hechos”, que consideran “muy graves” debido, sobre todo, a que los implicados deberían “ejercer su función con absoluto respeto a la Constitución y al resto de ordenamiento jurídico”.

Esta no sería la primera ocasión en la que Francisco Pardo se habría visto envuelto en un escándalo, como ya se publicó en elcierredigital.com en 2021.

Francisco Pardo, a la sombra de Pepe Bono

Francisco José Pardo Piqueras, conocido por sus amigos como Paco, nació en Abengibre, provincia de Albacete, la misma que su mentor, el exministro socialista de Defensa José Bono Martínez, que nació en otro municipio albaceteño algo distante de este, el de El Salobre.

Paco es el mayor de tres hermanos. Casado y con dos hijos, comenzó desde muy joven a ayudar a su padre Miguel en la venta de melones. Sus primeras salidas del pequeño pueblo manchego, con menos de 800 habitantes, fue para competir como atleta en las carreras de medio fondo, llegando a ser récord nacional de los 2.000 metros con 14 años.

Francisco Pardo escuchando a Bono como ministro de Defensa.

Estudió en la Universidad Laboral de Cheste, en Valencia. Luego se pasó a la carrera de Derecho en Murcia, porque por entonces no existía universidad alguna en Albacete. En la capital huertana se licenció en 1985.

Luego volvería a su pueblo de Abengibre para comenzar su carrera política en el Ayuntamiento. En 1988 daría el salto político a la provincia, siempre a la sombra de José Bono y de José María Barreda.

Fue en 1993 cuando Paco sería nombrado director general de Relaciones Institucionales en la Junta de Castilla-La Mancha. Desde entonces, los nombramientos le fueron llegando poco a poco, en cascada: secretario de la Comisión Mixta de Transferencias, miembro del Comité de las Regiones de Europa, director de Gabinete de la Presidencia de Castilla-La Mancha, secretario general de la Presidencia de Castilla-La Mancha y consejero de Presidencia de Castilla-La Mancha. Siempre como hombre fiel a su mentor José Bono.

El salto a Defensa

En 2004 José Bono dio, por fin, el salto a la capital de España. Fue nombrado por el entonces presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, ministro de Defensa. Y Bono no lo dudo. Escogió como secretario de Estado de Defensa a su fiel escudero hasta entonces, Paco Pardo.

Desde este importante y vital cargo de poder, en el que estuvo hasta el año 2007, fue presidente del Consejo de Administración de Ingeniería y Sistemas de Defensa (ISDEFE), del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y miembro del Consejo de Administración de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI). En aquella época negoció para que la conocida fábrica de helicópteros Eurocopter se instalase en Albacete.

Tras la salida de Bono del ministerio de Defensa en 2006, Pardo dejaría el ministerio solo un año más tarde para volver a su reducto político de Castilla-La Mancha. Aquí fue nombrado de entrada presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, bajo el mandato del socialista José María Barreda.

Luego, con la llegada en 2011 de María Dolores de Cospedal al poder de la comunidad manchega con el PP, Paco Pardo pasó a ser vicepresidente segundo de las Cortes de Castilla-La Mancha hasta 2012, que abandonó definitivamente el puesto. Ese año, además, también dejó el cargo de secretario general del PSOE de Albacete, donde llevaba tiempo controlando el pastel.

Tras la retirada activa de sus padrinos políticos y la llegada del PP al poder de Castilla-La Mancha, Paco Pardo decidió dar el salto a la empresa privada, llegando a convertirse en Presidente de la estratégica empresa Tecnove.

Tecnove es una empresa ubicada también en Castilla-La Mancha, en la localidad de Herencia, en Ciudad Real. Una empresa que a menudo se asocia en UTE con otra también bastante conocida por los militares, Unión Castellana de Alimentación Ucalsa SA, con sede central en la localidad manchega de Tarancón (Cuenca).

Tanto Tecnove como Ucalsa han sido concesionarias de muchos contratos del Ministerio de Defensa en los últimos años (también bajo el mandato de José Bono) y en ocasiones formando parte de una singular UTE. Así ocurrió con un contrato de 48 millones de euros concedido entre 2016 y 2021, y también en otros tres en 2018 por valor de 1,2 millones, 910.000 euros y 3.359.000 euros, respectivamente.

Presidente de Sercobe

Además, Paco Pardo fue nombrado en 2014 presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Bienes de Equipo (Sercobe), una patronal integrada por 130 empresas del sector, que, según el presidente de Ucrania, Zelenski, es una de las empresas españolas que ha hecho "negocios con Rusia". Pero en junio de 2018, Paco lo dejó. Su futuro volvía de nuevo a la vida y dinero público.

Francisco Pardo con Grande-Marlaska el día que fue nombrado Director General de la Policía.

El actual ministro del Interior, el exmagistrado Fernando Grande-Marlaska, elegía a Francisco Pardo para la Dirección General de la Policía Nacional. De esta manera, con 56 años, Pardo hacía de nuevo uso de la puerta giratoria, aunque en este caso al revés y volvía a la Administración del Estado a disfrutar de un sueldo público. Su vuelta a la pomada madrileña no fue bien recibida por los profesionales de la Policía por ser desconocedor del total funcionamiento policial del día a día.

Su llegada a la Policía Nacional coincidió con la llamada "guerra interna de comisarios". Aprovechó la situación para realizar varios cambios en los mandos policiales con facilidad. Cambió la estructura de toda la cúpula policial, aunque también es muy cierto que muchos de los anteriores cargos se jubilaron por razón de edad facilitando estos cambios. Suya fue la idea de nombrar entonces a José Ángel González Jiménez, procedente de la escala militar y no policial, como el nuevo Director Adjunto Operativo (DAO), es decir el número dos de la Policía.

Pero el gran éxito del hombre siempre fiel a José Bono, fue la creación de la Unidad Militar de Emergencia (UME), bajo su mandato y el de Rodríguez Zapatero. Su formación fue aprobada en 2006 cuando él era secretario de Defensa.

Este hecho fue usado por determinados políticos socialistas bonistas que le acompañan para hacer campaña a su favor para ocupar la cartera de Defensa en el Gobierno de Pedro Sánchez. Un puesto que finalmente terminó, de nuevo, en manos de Margarita Robles.

Según fuentes cercanas al actual director de la Policía, "Paco tiene mucha gente detrás muy preparada y quiere dar el salto a ser ministro de Defensa. Ese es su objetivo si el PSOE vuelve a ganar las elecciones o si Margarita Robles flaquea y no sale bien parada. El cree que su paso por la Policía es temporal para otros fines", afirmaban a elcierredigital.com.

Temporal o no, lo cierto es que en los últimos meses Francisco José Pardo Piqueras ha tenido que enfrentarse a duras críticas por su gestión, como su decisión de negar las condecoraciones a los agentes en la Embajada de España en Kabul (Afganistán).

También, y a pesar de que tuvo que permanecer ingresado en un hospital de Madrid a causa del coronavirus que le ocasionó una infección respiratoria leve, tuvo que enfrentarse a una querella presentada por la representación del sindicato JUPOL, admitida a trámite, donde le acusaban de un presunto delito contra la seguridad e higiene en el trabajo, por no haber proporcionado material de protección frente al Covid-19 y desatender las peticiones planteadas por los delegados de Riesgos Laborales.

Ahora, Pardo se enfrenta a una nueva investigación por la adjudicación de plazas de libre designación a dedo. Solo queda esperar para comprobar cuál es el veredicto final.

COMPARTIR: