25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presidente autonómico del Partido Popular ha tumbado la limitación de mandatos que regía en esta autonomía

López Miras se apoya en tránsfugas para eternizarse al frente de la Región de Murcia

/ Miras. Foto: TVE.
Fernando López Miras ha logrado que se tumbe la limitación de mandatos en la Región de Murcia. Este hecho posibilitará que se presente a las autonómicas de 2023 tras haber salvado una moción de censura promovida por el PSOE y Ciudadanos.

En 2019 el PP de Fernando López Miras logró un acuerdo de Gobierno en la Región de Murcia con Ciudadanos, que apoyó su continuidad en la presidencia a cambio de reafirmar la voluntad 'popular' de limitar los mandatos.

El punto cinco del acuerdo decía que se aprobaría "una limitación de 8 años para la duración del mandato de un mismo presidente del Gobierno y de los consejeros. Quienes hayan ejercido estos cargos durante ocho años consecutivos no podrán ser elegidos o nombrados para desempeñar un nuevo mandato".

Es cierto que este texto permitía interpretaciones, ya que el PP aseguraba que Miras podría presentarse en 2023 ya que para entonces no llevaría ocho años en el cargo. Pero Cs dejaba claro que tenía intención de que un alto cargo solo estuviera dos legislaturas al frente de sus responsabilidades.

Pero la ruptura entre Cs y el PP (que salvó una moción de censura de sus socios con varios tránsfugas y acusaciones de compra de parlamentarios) ha facilitado que Miras deje atrás el pacto y que la Asamblea de Murcia haya aprobado una ley que deja claro que podrá presentarse en 2023.

La justificación

El PP dice que "la limitación de mandatos no tiene referencias en la Constitución, ni en la legislación electoral, ni en la de régimen local, ni en nuestro estatuto de autonomía y podría decirse que, en cierto modo, la fórmula elegida por el legislador podría, por las circunstancias expuestas, cercenar o vulnerar el derecho constitucional recogido en el artículo 23, en cuanto supone una limitación al desempeño democrático de un cargo público. Así lo han entendido también en comunidades, como Extremadura y Castilla-La Mancha, que han derogado normativa en esta materia".

López Miras. 

El presidente autonómico, que se ha servido de tránsfugas de Ciudadanos y Vox para eternizarse (ya que algunas encuestas pronostican que roza la mayoría absoluta), ha recibido duros reproches de la oposición. El socialista Diego Conesa afirma que "es la primera vez que una ley llega a la Asamblea para beneficiar a una sola persona".

María Marín, del Grupo Mixto, llegó a acusar a Miras de "déspota" y de "comprar a diputados tránsfugas". Pero desde el PP dicen que la norma era "una anormalidad democrática porque entra en contradicción con lo que dice la Constitución. La democracia está para que cualquiera pueda ser elegido".

Posible cohecho

Miras salva los sondeos a pesar del creciente descrédito que está sufriendo. Y más desde que Infolibre destapase que el presidente autonómico "medió, en abril, para una operación quirúrgica a la que debía someterse un familiar cercano del número dos del partido, Teodoro García Egea. Fue durante el pleno que la Asamblea Regional de Murcia celebró el 14 de abril cuando una cámara captó los mensajes que desde el móvil cruzó López Miras con el secretario general del PP".

Las imágenes muestran, según Infolibre, que "fue el presidente del Gobierno murciano, y no un médico o administrativo del servicio regional de salud, quien comunicó a su paisano García Egea cuándo entraría en quirófano la persona en cuestión: "Buenas, la intervención la van a programar el martes 20 por la tarde", escribió. "Cojonudo", reaccionó el secretario general del PP en cuanto López Miras le transmitió, literalmente y como en un copia y pega, la información que acababa de facilitarle un alto cargo de la sanidad murciana: el secretario general de la Consejería de Salud, Andrés Torrente".

COMPARTIR: