23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Javier Urra asegura que el del presidente ruso "es un perfil complicado y peligroso" porque "nos ve a todos débiles, y no soporta a la gente débil".

Vladímir Putin y su obsesión por hacer historia: "Solo piensa en su legado y en una Rusia del siglo XIX"

Vladímir Putin junto a Oliver Stone.
Vladímir Putin junto a Oliver Stone.
En una entrevista con Oliver Stone en 2017, el presidente de la Federación Rusa, Vladímir Putin, hacía unas declaraciones que han hecho saltar algunas alarmas. En el contexto de la invasión rusa a Ucrania, muchos intentan entender la mente del líder ruso y la teoría más generalizada es la de que su deseo es dejar un gran legado, pasar a la historia. Las declaraciones del presidente ruso a Stone refuerzan esa hipótesis, igual que las del psicólogo forense Javier Urra.

Hace ya varios años, el cineasta Oliver Stone entrevistaba a Vladímir Putin en la serie documental The Putin Interviews. Sin embargo, muchas de las respuestas y declaraciones que dio el líder ruso en 2017, toman hoy otro tono, otro significado. En el marco de la invasión rusa a Ucrania, se ha analizado cada palabra del presidente ruso, cada gesto pero, sobre todo, se ha intentado analizar su mente: ¿Cuál es la pretensión de Putin? ¿Qué se esconde tras la invasión que está llevando a cabo?

Hace algo más de una semana se publicaba en Elcierredigital.com un perfil psicológico aproximado de Vladímir Putin realizado con la ayuda del psicólogo forense Javier Urra. A partir del análisis de su historia y lo que muestra de sí mismo, Urra concluía que el presidente de la Federación Rusa tiene “un perfil complicado y peligroso” con “características psicopáticas, frialdad y distanciamiento emocional”.

Sin embargo, una de las mayores incógnitas para el psicólogo y para el resto del mundo es, precisamente, la intención de Putin: “Habría que ver si quiere pasar a la historia como un gran zar, un gran emperador que devuelve la grandeza de lo que fue la URSS”.

Entrevista de Oliver Stone a Putin

Durante la entrevista de 2017, Oliver Stone y Vladímir Putin hablan de temas variados como los ciberataques, la carrera armamentística y nuclear, la seguridad e, incluso, sobre la muerte. Es este el tema que ha hecho saltar las alarmas de algunos, y es que el cineasta le preguntaba a Putin por sudestino, a lo que el presidente ruso respondía que “solamente Dios lo sabe, el suyo (a Stone) y el mío”.

Cartel de la serie documental 'The Putin Interviews'.

Stone aseguró que esperaba morir en la cama, a lo que Putin contestó: “Un día nos pasará a todos y cada uno de nosotros. La cuestión es qué habremos logrado cuando llegue el momento de abandonar este mundo”. Estas declaraciones del líder ruso en 2017 refuerzan la hipótesis de muchos, la sensación de que Vladímir Putin desea ser recordado, alabado.

También el psicólogo forense Javier Urra afirma que el presidente ruso “solo piensa en su legado y el instrumento para alcanzar su objetivo es el poder”. “Su fijación es la Rusia del siglo XIX”, la del Imperio y los grandes zares, esos a quienes ninguna institución podía frenar, que contaban con poder ilimitado en su territorio. “A Putin solo le importa él mismo”, asegura Urra, y más concretamente, la manera en la que desea pasar a la historia.

“Está obsesionado por la expansión de lo que entiende la gran Rusia, se siente enfrentado a Occidente y engañado por líderes anteriores de la URSS”, opina Urra, y añade que el presidente ruso está acompañado siempre de “largas sombras.

Putin y Oliver Stone.

Las acusaciones de asesinato, envenenamiento, jaqueos a nivel internacional, interferencias en elecciones de países extranjeros o el dopaje en los juegos olímpicos son acusaciones que rodean a Vladímir Putin. Aun así, según Javier Urra, el líder “estima que Rusia es un país lo suficientemente poderoso como para garantizar que no puede ser procesado y condenado por una Corte Internacional”.

Actualidad: Invasión a Ucrania y guerra

“A mí me llama la atención su activación, es decir, toma una medida, que es invadir Ucrania, pero inmediatamente amenaza verbalmente a Finlandia y a Suecia. Es un poco innecesario crearte más enemigos, ¿no?”, dice Urra, quien opina que Putin “cree que el resto del mundo no le va a hacer frente realmente”.

Javier Urra analiza la situación actual: “Tengo la impresión de que el resto del mundo se siente como en el patio de un colegio cuando un matón pega a alguien más débil, que de primeras piensas “no me voy a meter” pero, si el maltrato se alarga, llega un momento en el que todo el mundo se mira y ve que tiene que actuar”. El psicólogo recuerda además que “el tiempo corre en contra”.

“La sociedad cree que está ante un bravucón, ante alguien que echa un órdago, pero el peligro es cómo se cree él de apoyado por su población”, explica Urra, y dice que para poder estudiar mejor el perfil de Putin “necesitaría saber qué percibe él, lo que él piensa: si se sabe querido o se sabe temido”. El psicólogo duda: “Yo no sé si la gente que le aplaude, le aplaude porque realmente lo ven como un salvador de la historia de la URSS y eso a él le aúpa, o si le aplauden porque le tienen miedo pero si pudieran se rebelarían contra él”.

Vladímir Putin en tres etapas de su vida.

En cuanto a la guerra con Ucrania, Javier Urra piensa que “a él no se le va a convencer, él tiene que salir ganador, lo que él considere haber ganado. Putin, con su edad y su trayectoria, no se va a volver atrás, es impensable, no puede aparecer como alguien que fue vencido, a quien se le convenció, que dio un paso atrás. Eso no se lo puede permitir por su mentalidad y su perfil psicológico”.

La imagen que ofrece Vladímir Putin es siempre la de un hombre “muy viril”. Busca reforzar su masculinidad públicamente. “Desprecia a Occidente y la debilidad”, opina el psicólogo Javier Urra: “Entiende la virilidad como un valor, una virtud. Es una persona que no admite la homosexualidad, lo que él interpreta como falta de virilidad o falta de capacidad para ir a una guerra”. Urra recuerda, además, que “hay que poner el dedo en Putin, no en los rusos, y él tiene que saber que es una diana y que también se puede atentar contra él. Ahí es donde se puede volver más paranoico”.

El psicólogo asegura que el presidente ruso “nos ve a todos débiles, empezando por Joe Biden, el presidente de Estados Unidos, y no soporta a la gente débil”. Javier Urra lamenta que, a pesar de que “la especie humana ha avanzado mucho en tecnología y ha desarrollado su inteligencia, en absoluto lo ha hecho en sus emociones y sentimientos”, y asegura que el no saber gestionar materias como el poder y la territorialidad procura grandes problemas: “Lo vemos en los nacionalismos, que nos han llevado a guerras mundiales y a hechos terribles”.

COMPARTIR: