16 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fran Hervías, el Señor Lobo, secretario de Organización de Ciudadanos, pelea por colocar a los suyos frente a los líderes locales

El nepotismo familiar se instala en la formación de Albert Rivera en Andalucía a la hora de repartir las candidaturas

Virginia Millán y Fran Hervías el día de su boda.
Virginia Millán y Fran Hervías el día de su boda.
Andalucía sufre una nueva lucha por la reconquista, pero ahora los que pelean están, supuestamente, todos en el mismo bando: Ciudadanos. A falta de menos de 40 días, los militantes y simpatizantes sevillanos no saben todavía quien se postula para representarles en el Congreso, pendientes de quién ganará la pelea para colocar a sus candidatos. Además, en medio de las luchas, los dos únicos ediles de Cádiz de la formación dimiten y se van al grupo municipal no adscrito.

Los granadinos han conocido hace poco al candidato para la alcaldía, Luis Salvador, elegido a dedo por la organización nacional. Su defenestración es evidente, de senador por el PSOE, diputado de Ciudadanos y ahora, candidato a alcalde de Granada con escasas posibilidades de ganar. Nadie en Granada entiende esta designación a dedo de un hombre que, con 55 años, ya ha pasado por casi todos los estamentos políticos. Para intentar paliar el previsible desastre, el partido le ha colocado como número dos al Congreso, precisamente por detrás de Fran Hervías, el secretario de Organización de Ciudadanos que es quien, precisamente, se encarga de las listas electorales.

El exsenador Luis Miguel Salvador militaba en el PSOE hasta el 2013 cuando fichó por Ciudadanos y fue presentado por Albert Rivera como flamante fichaje. Sin embargo, ahora será cabeza de lista al Ayuntamiento de Granada y el resto de su equipo, del segundo al quinto, fueron elegidos por votación. En las últimas elecciones autonómicas el aparato del partido le pidió que no disputase las primarias a Juan Marín. Además, el partido aprovechó para apartar de la cámara autonómica a José Antonio Funes y lo relegó a Presidente del Consejo Escolar Andaluz, un órgano consultivo dentro de la Junta de Andalucía.

Marta Escrivá en una foto de Twitter.

José Antonio Funes se postulaba como consejero en la comunidad andaluza en caso de que ganase las elecciones Ciudadanos, pero dicen que retirarle de la primera fila de la política andaluza fue el precio que pagó la formación por evitar una pelea pública entre Juan Marín  y Luis Salvador. También cuentan antiguos militantes que tras las purga de Salvador se encuentra la larga mano de Fran Hervías, el Señor Lobo.

En las elecciones de 2015, Luis Salvador renunció a presentarse en Andalucía y Ciudadanos dio la campanada, al salir elegidos, contra toda previsión, nueve representantes a la cámara andaluza, entre ellos la diputada Marta Escrivá, maestra de profesión que fue nombrada viceconsejera de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, gracias al acuerdo de gobierno con el PP. La diputada Escrivá anunció que dejaba su acta de diputada al final de la legislatura.

Pablo Cambronero, policía en excedencia.

Tras este anuncio, todos los afiliados pensaron que Marta Escrivá dejaba el cargo para dedicarse por entero a su hijo recién nacido. Pero la sorpresa fue mayúscula cuando su acta de diputada en la formación lo ocupó el número tres en la lista, que resultó ser... su marido, Pablo Cambronero Piqueras, policía nacional en excedencia y ahora parlamentario de la XI Legislatura. Dos sueldos, en total unos 10.000 euros al mes, a cargo del erario público, cantidad muy alejada de los sueldos de un policía nacional y una maestra de un colegio público.

El matrimonio Cambronero-Escrivá mantiene una excelente relación con la otra saga familiar fuerte de Ciudadanos, la pareja formada por Fran Hervías, secretario de Organización de C´s y candidato por Granada y Victoria Millán Salmerón, diputada nacional por Sevilla.

Luis Salvador, alcaldable por Granada.

Una parte de la militancia de Ciudadanos piensa que los nuevos líderes de la formación naranja quieren acaparar todos los puestos en las candidaturas. ¿Cómo? Un viejo militante andaluz lo resume: "El plan es que se presente de cabeza de lista por Sevilla para las generales a Pablo Cambronero y de segunda Vicky Millán. Si salen los dos fenomenal, pero si solo sale uno Cambronero renunciaría en favor de la mujer de Hervías. El tema es no exponer mucho a Victoria Millán en campaña para no quemarla. Cambronero volvería a la Junta y Millán Salmerón a Madrid con su marido, Fran Hervías, que será fácil que salga por Granada".

El nepotismo político parece haberse instalado en Ciudadanos Andalucía, ya que las parejas de Fran Hervías y Victoria Millán, junto a la de Marta Escrivá y Pablo Cambronero (Pau en Twitter) no es la única, ya que la secretaria de Organización de C´s en Sevilla está casada con Antonio Díaz, coordinador de la formación naranja en las localidades de Gelvez y Dos Hermanas, donde su esposa le puso al frente de la gestora.

José Antonio Funes, en el Parlamento de Andalucía.

El enfrentamiento entre Luis Salvador y José Antonio Funes es antiguo y surgió por desavenencias políticas cuando Funes ganó su candidatura, en contra de cualquier previsión, y Salvador renunció a encabezarla por Sevilla ante las malas previsiones en las encuestas. Finalmente, obtuvieron nueve diputados autonómicos, dando la sorpresa. Dicen los militantes más antiguos que Salvador quiso manejar los hilos del partido desde Madrid y, obviamente, con Funes no lo consiguió "porque tenía ideas propias para Andalucía", explican.

Ahora, también en Cádiz

Los dos concejales de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cádiz, Juan Manuel Pérez Dorao y María Fernández-Trujillo, dimitieron el miércoles como concejales de su ciudad y aseguraron en rueda de prensa que su partido "se ha cachondeado de la ciudad de Cádiz", así como que "el único objetivo del partido es colocar a Albert Rivera en la Moncloa y despreciar el municipalismo".
Pérez Dorao explicó que “nos unimos y nos presentamos, y pusimos nuestra cara porque entonces el partido no tenía relevancia ninguna” y que el pasado martes se reunió con Albert Rivera durante la visita del líder del partido a Cádiz junto con dos cargos autonómicos y provinciales para pedir explicaciones sobre su no renovación como candidatos “y ninguno dio respuesta a esto”. Por ello, pidieron la baja como ediles de Ciudadanos y solicitaron su paso al grupo no adscrito del Ayuntamiento de Cádiz.

El todavía concejal Pérez Dora dijo que “C's desprecia total y absolutamente el municipalismo, no tiene ningún interés en la buena gobernanza en el ámbito local, el único objetivo estratégico es el de colocar a Rivera en la Moncloa. No es una manifestación personal, nos lo ha manifestado de forma expresa el secretario de organización nacional, Fran Hervías, a las juntas directivas de las organizaciones locales”, aseguró.

COMPARTIR: