04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El experto en sectas Luis Santamaría señala que "acaban vinculándose a maestros espirituales que prometen un estatus especial y generan dependencia"

Auge del esoterismo entre los más pudientes: "Suelen ser personas con un poder adquisitivo medio-alto"

El Cierre Digital en Esoterismo.
Esoterismo.
La práctica del esoterismo ha sufrido un repunte en los últimos tiempos. El integrante de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) Luis Santamaría explica para ‘El Cierre Digital’ los aspectos más relevantes de esta práctica, como los riesgos que conlleva, el modo de entrar en ella o el tipo de adeptos que participan en ella.

El esoterismo —lo oculto, como lo define la Real Academia Española— lleva siglos en la sociedad. Sin embargo, según ha confesado a elcierredigital.com el integrante de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) Luis Santamaría “en los últimos tiempos estamos viviendo un resurgimiento del esoterismo y de su popularidad”.

Recientemente, el diario La Razón publicaba un artículo comentando, precisamente, de la popularidad del esoterismo en el conocido barrio madrileño de Salamanca. Un barrio que afirmaban que era el “epicentro del esoterismo”, con numerosas tiendas de meditación, masajes asiáticos, rituales, tarot…

El barrio de Salamanca es uno de los más ricos de Madrid, lo que explicaría su vinculación a este tipo de prácticas. Ya que, según expresa Santamaría, “para entrar en este circuito hace falta dinero. Y entonces es más fácil que caigan personas con un poder adquisitivo medio-alto”.

Sin embargo, el experto en sectas afirma que el esoterismo “está por todos los lugares y participa gente de cualquier estrato social”. “Tenemos desde la práctica de ritos sincretistas afroamericanos como la santería, a la que acuden personas de todo tipo. Personas con más o menos nivel intelectual. Personas con más o menos posibilidades económicas. De todo tipo”, continúa.

A pesar de ello, Santamaría afirma que “las encuestas y estadísticas que conocemos nos hablan de que cuanto mayor es el nivel cultural y el poder adquisitivo de las personas hay una mayor tendencia a creer en todo esto y a practicarlo”.

El esoterismo en la actualidad

Luis Santamaría afirma que aunque “es una forma de pensar y de ver la vida que siempre ha estado ahí, en cada momento histórico tiene su versión determinada. Actualmente podríamos hablar de dos formas más importantes de pensamiento esotérico y de prácticas esotéricas”.

Luis Santamaría.

La primera de ellas, según comenta Santamaría, es “el esoterismo tradicional vinculado a corrientes ocultistas y a grupos sectarios determinados”. La segunda, “un esoterismo mucho más difuso y difuminado bajo la forma de lo que conocemos como 'new age' o nueva era”.

Según matiza, este tipo de esoterismo de la “nueva era” es más difuso porque “no necesita una pertenencia grupal o un gran compromiso personal. Es decir, hay muchas personas que realizan prácticas en el campo del crecimiento personal, de la meditación, del bienestar… que pueden pensar que están en un nivel práctico sin ninguna filosofía fuerte de fondo, pero lo cierto es que se trata de doctrinas y prácticas esotéricas”.

Formas de entrar en el esoterismo

Las personas que deciden llevar a cabo este tipo de prácticas, tal y como explica el experto, pueden acudir a ellas a través de dos vías. La primera de ellas son personas que buscan o demandan “unos servicios de tipo mágico, adivinatorio, de videncia, por cualquier problema en la vida que normalmente abarca los campos de salud, dinero y amor. Por estas cuestiones hay personas que acuden a este tipo de ‘profesionales’ de lo oculto para que les ayuden con el conocimiento o con la práctica de ritos mágicos para conseguir algo”.

La otra vertiente es la de aquellas personas que acuden por “el bienestar, el desarrollo personal, el crecimiento interior, la espiritualidad… Muchas personas van buscando esto, cuestiones legítimas y buenas, pero después se les va llevando a unos postulados de vida y a unas prácticas que entran de lleno en lo esotérico”.

Los riesgos que conllevan las prácticas esotéricas

A pesar de que pueden parecer prácticas inofensivas, Luis Santamaría alerta sobre sus posibles riesgos. “El primer riesgo es el de construirse una realidad paralela, quizá por huir del malestar o sufrimiento cotidiano. Esta realidad paralela hace a las personas que caen en estas redes distanciarse de su familia, de sus amigos, de sus relaciones”, advierte.

Adivinación.

El segundo riesgo que Santamaría aprecia es que “muchas personas acaben vinculándose a maestros espirituales y esotéricos, que como prometen un conocimiento y un estatus especial a sus seguidores, que acaban generando dependencia y acaban convirtiéndose en auténticos gurús sectarios”.

“También puede desembocar en algo que es muy curioso pero muy significativo y que cada vez crece más. Son personas que, sin pertenecer estrictamente a un grupo, están viviendo como si fueran de una secta, por el papel que acaba jugando en sus vidas un maestro, su doctrina y las prácticas que les impone”, concluye.

Elcierredigital.com ya ha informado en varias ocasiones sobre los peligros de pertenencia a las sectas. Algunas de ellas utilizaban cursos de meditación y autoconocimiento para atraer adeptos. Cursos que incluso llegan a estar promocionados por los ayuntamientos, como fue el caso de un curso promocionado por el Ayuntamiento de Benidorm que fue finalmente cancelado debido a la noticia de nuestro diario.

COMPARTIR: