22 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La elección de los candidatos por parte de la Dirección Nacional de Ciudadanos ha enfrentado a dos facciones dentro del partido

Guerra en Ciudadanos: la pelea interna en el Comité Autonómico entre los diputados Toni Cantó y Sandra Juliá

Exclusiva Toni Cantó y Sandra Juliá.
Toni Cantó y Sandra Juliá.
El Comité Autonómico de Ciudadanos de la Comunidad Valenciana celebrado el pasado 26 de marzo fue escenario de gran tensión entre algunos de sus miembros, protagonizando la provincia de Castellón el tema central de la polémica y la mayor parte del comité por el enfrentamiento entre un candidato a la Generalitat y la cabeza de lista al Congreso por Castellón, Toni Cantó y Sandra Juliá.

Las diferentes noticias acerca de los candidatos de Ciudadanos, publicadas por elcierredigital.com, así como la protesta realizada por el Coordinador local de la ciudad de Castellón, el exgerente de Marina D´Or, Félix del Pozo, que presentó un candidato alternativo al Ayuntamiento, habrían sido la causa del momento más tenso de la reunión mantenida por el comité autonómico el pasado 26 de marzo. Del Pozo insistió en mostrar su descontento porque la Dirección Nacional no le consultase para formalizar las listas de Castellón al ayuntamiento, imponiendo desde Madrid a Jesús Merino.

Entre otras cuestiones tratadas, Sandra Juliá, diputada nacional por Castellón y número uno de las listas electorales al próximo Congreso, reprochó a Toni Cantó, recién nombrado candidato a la Generalitat, su capacidad para elegir al resto de candidatos, y dijo que “él no era nadie para decir quienes debían formar parte de la lista de Castellón”, lo que evidenció aún más la ruptura entre Ciudadanos de Valencia, representados por Cantó y el partido en Castellón, donde manda Juliá.

Imagen de una reunión anterior del Comité Autonómico. En el centro, Fernando Giner, candidato por Valencia a la alcaldía.  A su derecha, Toni Cantó. A la izquierda, Emilio Argüeso, secretario de organización autonómico. La tercera a la izquierda de Agüeso es Sandra Juliá, junto a ella, a su derecha está Luis Crisol, senador y Secretario de Organización de Alicante.

La diputada nacional estuvo apoyada durante todo el comité por el coordinador local de la provincia y de Vall d’Uxo, Francisco Bataller. Ambos mantuvieron en el Comité que “la agrupación de Castellón al completo se daría de baja de la afiliación al partido si la dirección nacional no les mostraba más respeto”. Esta amenaza no sentó bien a ningún miembro de la cúpula que la consideraron “totalmente fuera de lugar y absolutamente falsa” y señalaron que “conocemos a muchos afiliados de Castellón y su gran compromiso con el partido. No se darían de baja porque lo ordenara alguien que no es capaz de completar la candidatura municipal ni de su población” en clara alusión a Juliá que estaría teniendo problemas en Moncófar para cerrar su lista, así como en muchos municipios de la provincia. 

La diputada nacional y secretaria provincial de organización Sandra Juliá, solo tiene dos afiliados en la localidad de Moncófar, de donde es concejala. Al parecer, Juliá tiene problemas para completar la lista para las elecciones locales. Pero Juliá parece estar acostumbrada a los órdagos con la dirección nacional y local. Al comienzo de la legislatura en 2015, faltó a los dos primeros plenos municipales en Moncófar. Cuando pudo contactar con ella el anterior secretario de organización, Ramón Grau, Sandra Juliá contestó que estaba en Escocia y que dimitiría y entraría el siguiente de la lista Miguel Ángel Sanz, fundador de Ciudadanos en Castellón y coordinador provincial  que había caído en desgracia en el partido.

Con este órdago Sandra Juliá consiguió su propósito defenestrando al anterior secretario de organización Ramón Grau y al coordinador Provincial Miguel Ángel Sanz, consiguiendo ser diputada nacional, a pesar de ser prácticamente una desconocida en la provincia.  Sandrá Juliá puso de manifiesto durante la reunión su apoyo al candidato de Félix del Pozo y culpó de la polémica a la segunda en la lista a les Corts por Valencia, Ruth Merino, a quien reprochó frente al resto de miembros del comité que se hubiera "entrometido en la composición de las listas de Castellón”. Merino, la segunda en la lista de Valencia detrás de Toni Cantó, es hermana del candidato a la Alcaldía de Castellón, Jesús Merino, designado por el aparato del partido. 

Llamó poderosamente la atención que durante el Comité tanto Ruth Merino como el propio Toni Cantó guardasen silencio. Es evidente el alejamiento entre ambas facciones, hasta el extremo que Eduardo del Pozo, hijo de Félix, coordinador local, habría decidido no hacer campaña como tercer candidato a les Corts por Castellón.

La caja de los truenos se abrió el 14 de marzo, cuando Ciudadanos publicó su lista para las elecciones autonómicas en la Comunidad Valenciana. La actual portavoz en la provincia de Castellón, la diputada autonómica Mercedes Ventura, repetirá como número uno, detrás de ella irá Cristina Gabarda, el mencionado Eduardo del Pozo, Vicente Fernández y David Luis López.

Además de la lista autonómica por Castellón se presentaron las listas por Valencia y la lista a las municipales por Castellón, con Jesús Merino al frente, apoyado por Toni Cantó y por la Secretaría de Acción Institucional del partido, dirigida por José María Espejo-Saavedra. La presentación de Merino como candidato provocó que Ciudadanos de Castellón se dividiera en dos facciones. ¿Por qué? Por una parte, los partidarios de Toni Cantó, que apoyados por Madrid querían a Merino y por otra parte, la junta local de Castellón propuso a otro candidato, el médico Alejandro Marín Buck, que tenía el apoyo mayoritario de los militantes castellonenses y por tanto de Félix del Pozo y Sandra Juliá, diputada nacional. Perdieron los segundos.

El pasado miércoles la Junta Local denunció públicamente que la elección de otro candidato que no fuese Marín Buck iba contra los propios estatutos de Ciudadanos, que establece que solo el comité de candidaturas autonómico puede proponer candidatos a la dirección nacional.

Igea declara voluntariamente en Valladolid ante la Fiscal

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de Castilla y León, Francisco Igea, entregó el jueves 28 de marzo parte de la documentación requerida por la Fiscalía de Valladolid sobre el proceso de primarias celebrado por su formación.

Poco antes de las diez de la mañana, el que fue diputado nacional por Valladolid y actual candidato a la presidencia de la Junta de Castilla y León acudió al Palacio de Justicia, sede de la Diputación Provincial, donde se entrevistó con la Fiscal Jefe, Soledad Martín Nájera, a petición propia. Igea manifestó su "absoluta disposición a colaborar con la Justicia" porque "nadie está más interesado que el propio partido y este candidato en la resolución de lo ocurrido".

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta, que fue restituido por el partido tras pedir el recuento de votos, en detrimento de la inicialmente ganadora del proceso, la expopular y expresidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, tras detectarse irregularidades en la emisión telemática de 82 votos en favor de esta última, declinó pronunciarse sobre la posible autoría e incluso abrió la posibilidad de que no fuera alguien del propio partido.

Una denuncia anónima presentada en la Fiscalía de Valladolid activó la investigación. Sobre este asunto, Igea declaró que "yo nunca en mi vida he firmado un anónimo, cualquiera que me conozca sabe que no haría una cosa así".

Durante el encuentro con la máxima responsable de la Fiscalía de Valladolid, que ha ordenado la incoación de diligencias para depurar posibles responsabilidades penales por lo ocurrido, Igea entregó a su interlocutora parte de la documentación requerida, entre ella las actas de la Comisión de Garantías y el sistema de voto empleado.

La crisis interna en Ciudadanos de Castilla y León se saldó con la dimisión de Pablo Yáñez, hasta entonces secretario de Comunicación de la formación en Castilla y León. Preguntado sobre un viaje de Yáñez a Argentina, Igea respondió que le parecía que se habia ido "demasiado cerca".

COMPARTIR: