21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El país galo ha ejercido a lo largo de la historia de potencia tradicionalmente protectora de los intereses de Rabat sin mirar a España

Francia se alía con Marruecos contra Sánchez: La ONG France Libertés recoge supuestas torturas del Frente Polisario

Crece la crisis entre España y Marruecos. En los últimos días, el Ministerio de Exteriores marroquí admitía que esta versaba sobre el Sáhara Occidental. Mientras, en nuestro país, la Audiencia Nacional rechaza imponer medidas cautelares al líder del Frente Polisario, quien esta madrugada abandonaba España tras no poder probarse los delitos que se le acusaban. No obstante, una ONG de Francia, uno de los principales aliados del Reino Alauí, sí recoge testimonios de torturas.

La tensionada relación diplomática entre Marruecos y España no hace más que agravarse con el paso de los días. El lunes, el Ministerio de Exteriores marroquí emitía un comunicado en el que admitía que la crisis entre los dos países vecinos tenía su origen en la cuestión del Sáhara Occidental. Para mayor afrenta, ayer mismo Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, comparecía ante la Audiencia Nacional para responder por dos denuncias en las que se le acusa de "detención ilegal, torturas y lesa humanidad", y por "genocidio, asesinato, terrorismo, torturas y desapariciones", esta última presentada por la asociación ASADEDH, ante los supuestos ataques sufridos "por los prisioneros de guerra" y por ciudadanos saharauis, "especialmente por los de origen español, en manos del Frente Polisario".

No obstante, la Audiencia ha rechazado imponer medidas cautelares contra el líder del Frente Polisario, que ha negado ante el juez Santiago Pedraz que hubiese cometido violaciones de los Derechos Humanos y que ha finalizado su intervención, a través de videoconferencia, aduciendo que el motivo de esta querella es "absolutamente político" y trata "de minar la dignidad y la credibilidad del pueblo saharaui y su lucha en el camino hacia la autodeterminación".

Al no pesar sobre él medida cautelar alguna, Ghali ha podido abandonar España sin trabas. Lo ha hecho esta madrugada, poco después de pedir el alta voluntaria en el Hospital San Pedro de Logroño donde ha permanecido ingresado un mes y medio para ser tratado de la Covid-19.

Según adelantaba RTVE, el Frente Polisario negoció con el Gobierno de Pedro Sánchez el aterrizaje en la capital navarra de una aeronave argelina con una delegación diplomática para trasladar a Ghali, después de que por la mañana le fuera denegado el acceso al espacio aéreo español a otro avión militar argelino que volaba a Logroño para recoger al líder saharaui. "El aeropuerto no tenía los dispositivos necesarios para aceptar el vuelo", explicó el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en la televisión pública, razón por la cual se vio obligado a dar la vuelta cuando ya sobrevolaba territorio español. 

La comitiva de Ghali llegando al aeropuerto de Pamplona. 

El abogado de Brahim Ghali, el letrado y profesor de Derecho Penal, Manuel Ollé Sesé, un reconocido y prestigioso experto en temas penales internacionales de gran calibre, ha defendido que son "absolutamente falsos los hechos que han sido objeto de acusación", ya que Ghali "no tenía ningún tipo de responsabilidad ni de acción" en las conductas que se le imputan. En este sentido, el magistrado Pedraz ha apuntado a que "el informe de la acusación (...) no ha suministrado elementos siquiera indiciarios que avalen la existencia de motivos bastantes para creerle responsable de delito alguno".

No obstante, según recoge literalmente la querella interpuesta por la asociación ASADEDH ante la Audiencia Nacional, la ONG francesa France Libertés sí ha establecido un duro catálogo de torturas realizadas supuestamente por miembros del Frente Polisario a sus disidentes y prisioneros, que a menudo contaban con la asistencia de presuntos integrantes de los servicios de inteligencia de Argelia.

Cabe señalar que en la relación entre Marruecos, Francia y España, el país galo siempre ha ejercido como potencia tradicionalmente protectora de los intereses de Rabat. Sin ir más lejos, hace unos días, el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, describió Marruecos como un “socio esencial de Francia” y “crucial” de la UE, y habló de “una relación bastante complicada entre España y Marruecos”.

Existan intereses de por medio o no, France Libertés cuenta en sus informes presentados ante la Audiencia Nacional por ASADEDH datos concretos sobre catorce casos de asesinados documentados, más de una decena de testimonios de crímenes del Frente Polisario que el juez Pedraz cree infundados y algunos de los cuales recogemos a continuación. 

Chej Slama

"Trajeron atado ante ellas a un hombre completamente demacrado (Chej Slama) y con signos evidentes de una tortura atroz, casi desfigurado, que su madre identificó como a su padre entre desconsolados llantos. Al frente de la comitiva que traía a su padre venía como jefe de la misma el querellado Sid Mohamed Batal. Éste último se para ante ellas y con un gran palo golpea sin mediar palabra a su padre con una gran fuerza en la boca de manera reiterada hasta hacerle sangrar y desprenderse la mayor parte de los dientes de su boca mientras guardias armados le sujetan y doblegan. Es entonces cuando Batal ordena a gritos 'llevad a este puerco de aquí'. Desde ese momento y durante un tiempo pasean a la familia por todos los campamentos del FP repitiendo los hechos de manera más violenta si cabe cada vez […] Su padre desaparece y comienza un nuevo calvario para ella y su madre. Al cabo de durísimos años de represión y maltrato físico y moral, en el año 1986 el Frente Polisario ordena liberar de un encarcelamiento ilegal en la prisión de Rachid (Tindouf) al padre de la querellante y es “destinado” como maestro al Colegio 12 de Octubre en el que se encuentra la Srta. Maoulainie. Cuando ve a su padre desde lejos le ve destruido físicamente, inválido e incapaz ni tan siquiera de andar por sus medios, postrado, desdentado, con la cara marcada, con quemaduras… Al poco tiempo su padre falleció debido a su régimen de vida y a las gravísimas secuelas que arrastraba por las torturas sufridas y los años de encarcelamiento en condiciones inhumanas, y ante la falta de asistencia médica que hubiere requerido".

 Hosein Baida Abdelaziz

Hosein Baida Abdelaziz, de nacionalidad española y con DNI, nacido el catorce de agosto 1958 en El Aaiún (aún provincia española del Sahara Occidental), hace el siguiente relato: “Me incorpore a las filas del Frente Polisario y los campamentos de Tindouf (Argelia) en 1975. La fecha de mi detención y posterior encarcelamiento fue el día 20 de agosto de 1979, que se prolongó hasta el día nueve de mayo de 1985. Hasta el momento no se cuál fue mi delito, solo el tener diferencias de opinión con la dirección del Polisario o denunciar las múltiples injusticias que a diario se cometían en los mencionados campamentos de refugiados. Estuve en una celda individual que a penas media 1,20 de largo y un metro de ancho subterráneo y en condiciones totalmente inhumanas. Fui tratado salvajemente, y emplearon todo tipo de torturas físicas y psicológicas hasta llegar a perder la conciencia, y de las que aún conservo graves secuelas".

Brahim Ghali. 

"Durante mi estancia en esta prisión secreta debo constatar que he podido reconocer a los siguientes torturadores: Brahim Ghali, que en esa fecha era ministro de Defensa y actualmente Representante del Polisario en España.

Dahi Aguai

Fecha de nacimiento el día 1 de Enero de 1954 en El Aaiún (Sahara Español), con documento de residencia español. “Me incorporé a las filas del Frente Polisario en diciembre de 1973, fui encarcelado en octubre de 1974 hasta 1980. Al abandonar el territorio español inmediatamente nos acusaron de pertenecer a los Servicios Secretos de Marruecos. Todo esto era para convencer a la sociedad saharaui que reside en los Campamentos de Tindouf (Argelia), de que éramos infiltrados con otros objetivos ajenos a la causa. Los métodos de tortura que emplearon fueron métodos inhumanos y salvajes. Yo desde aquí acuso al Comité ejecutivo del Polisario y a los oficiales argelinos que participaron en las sesiones de torturas".

Ahmed Jer

En el caso de Ahmed Jer, exmilitante del Frente Polisario se puede leer:  “Durante su cautiverio permaneció solo en una celda y salía dos veces para comer únicamente cada día. Frecuentemente se encontraba esposado o amarrado y con los ojos vendados (siempre que había operaciones militares y crispación en la población refugiada). Se le dice que morirá en la cárcel y pierde la esperanza de volver a ser libre. Ve asesinatos, fusilamientos, palizas, torturas… En  1975, es testigo directo del fusilamiento del joven activista  Tahouri. El verdugo jefe de Cárcel de Rueda era Salem Robeiaa”.

“Puede ver como la esposa de Abselam El Busafawi en el año 1980 es asesinada y enterrada. La orden y ejecución fue responsabilidad de Halil Ahmed y Mohamed Salem “Salazar”. En 1981 le vendan los ojos y le acusan de traidor: confiesa que todo es verdad por sus presiones y torturas. Su primo Handi Ali Salem está presente y dice que es falso y que ha confesado solo por las torturas. Le mandan callar. Sacan de allí a Ahmed Jer y oye como golpean y matan a su primo en ese preciso momento. Todo ello en la Cárcel de Rachid. Fue triste y obligado testigo de muchas violaciones de derechos humanos, asesinatos, cárceles ilegales, torturas durante su prisión. Los interrogatorios siempre fueron dirigidos por oficiales argelinos o estando presente alguno de ellos”.

Ched Mohamed Fadel Larosi 

“Fundador en 1973 del Frente Polisario en El Aaiún. En enero de 1976 es encarcelado en Güerbt e Boila sin darle explicaciones, solo le acusan de querer matar un dirigente del Frente […] Es torturado: palizas, cortes en el cuerpo, agua helada e hirviendo, electricidad, atado, colgado, ojos cerrados día y noche para que pierda la conciencia del tiempo, aplicación de tornos en la cabeza para aplastarla entre dos tablas, y es testigo directo de los asesinatos de Hammdi Alisalem, Deg-Brahim Abdalahe-Klay, Mulay Lahsen Brahin Abdelahe, Medí-Azaman Sued, Salem Barka Hammumed, Abdel Latif, y otros muchos cuyos nombres no recuerda o no llegó a conocer.”

Ahmed Ould Ahmed Aiche

“Fue torturado en la cárcel constantemente, ve cómo mueren muchos compañeros en la cárcel. Cicatrices de hierros al rojo, cigarros, cortes, golpes, señales en la cara por venda en los ojos continuamente, cortes y pinchazos que llenan de agua con sal. Cuerpo lleno de señales, cortes, colgados,… amarrados y atados muchos días completos y noches,… celdas ínfimas encajonados todo el tiempo. Son quienes le torturan directamente los siguientes: Brahim Gali."

La comitiva de Ghali llegando al aeropuerto de Pamplona.

"Ve como asesinan ante él a: Teghre Ould Babah, Ahmed val Ould Behahe, Abdlaziz Ould Haidala, Bouna Ould Alem".

"En 1990 le conceden la amnistía y un mes de permiso para ir a Mauritania para visitar a su familia. Va a la embajada marroquí en Mauritania y huye a Rabat para volver al Sahara Occidental. Siempre estaba presente en las sesiones de tortura y era especialmente sádico Mohamed Salem Ould Senoussi, Salazar, de la tribu Tejekawet de Argelia, original de Tindouf, un antiguo maestro en Argelia del Ministerio de Educación antes de ser un eficaz torturador”.

Zuemi Rabiaa

“Forma parte del polisario y va al frente a luchar contra Marruecos acompañando a varias amigas. Es encarcelada en 1982 por querer abandonar. En la primavera de 1984 enferma en la cárcel y, sin tratamiento médico, se le anuncia que morirá  […] Ve cómo pegan a otras mujeres y cómo las castigan por no obedecer a sus maridos. Oficiales Argelinos pegaban a la gente y ayudaban a dominar la situación en las manifestaciones del 87 en los campamentos que reivindicaban la paz y la vuelta a los hogares. Se casa con Ahmed Mahmud Sidi Jabi en el 85. Su esposo desaparece en Febrero del 90, cuando van a Tindouf a comprar víveres: le traen tras dos meses sus efectos personales sin dar explicaciones y le ordenan estar de luto cuatro meses y diez días”.

Ayad Larguani

“Combatiente del FP desde agosto de 1978, cuando acude al campamento de Dakhla desde Francia por idealismo. Encarcelado en mayo de 1980, no le gusta lo que ve: falta de democracia, pide que le devuelvan sus papeles de residente en Francia. Se lo niegan. Sale de la cárcel en 1995. Palizas, torturas, siempre vendados los ojos, amarradas las manos. Viviendo sin luz, entre excrementos. Dormían esposados. Tiene Secuelas físicas y psíquicas. Cinco años sin salir de la celda ni ver la luz. Después, media hora al día sentado en el sol. Incomunicados siempre. Oye torturas, gritos… Solo conoce el nombre de uno de sus torturadores: Babeit, Bachir”.

Aguhilina Hirach

“Esposa de un desaparecido, Moled Ramdan. Vivían en el desierto Wad Araa en 1977, eran pastores de camellos. Llegó gente que se identificaron del FP y les acusaron de traidores a la causa, amarraron al marido, la mutilaron a ella (manos y piernas con culatas del fusil y perdió la vista) y robaron cincuenta camellos. Quedó con cuatro niños pequeños y sin rebaño. Los atacantes mantuvieron actuar bajo mandato del dirigente del Frente Polisario en la zona Mohamed Lakire Bouhali”.

 Ara Sallam el Meras

“Hija de una asesinada por el Frente Polisario. Viajaba con una caravana hacia El Aaiún. El Frente Polisario paró la caravana y llamó a la madre a unirse al Frente. Ella se negó y le dispararon y lanzaron una granada. Mandaba el comando atacante el antiguo Responsable Ministro de Defensa en la época del FP y jefe de esa región bajo su mando: Brahim Ghali".

COMPARTIR: