09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Mirela Stoian llamó para denunciar el robo de su moto en Almuñécar y fue detenida al ser equívocamente considerada una fugitiva de la justicia

La mujer que estuvo seis días en la cárcel por un error: "Pasé mucho miedo y agobio"

El Cierre Digital en Mirela Stoian y el centro penitenciario de Albolote
Mirela Stoian y el centro penitenciario de Albolote
Mirela Stoian llamó para denunciar un robo y una patrulla de la Guardia Civil de Almuñécar acudió a su domicilio para detenerla. Según la Guardia Civil, Mirela contaba con un auto de busca y captura e ingreso en prisión desde los juzgados de Palma de Mallorca. La mujer en ningún momento estuvo en Palma, por lo que se le atribuyó un delito que ella nunca había cometido. "Durante el tiempo que estuvo en la cárcel pasó días de mucho miedo y agobio", confirma su abogada a elcierredigital.com.

El pasado mes de agosto Mirela Stoian, ciudadana rumana que reside en Granada, llamó al cuartel de la Guardia Civil de Almuñécar para denunciar el robo de su moto. Pocos minutos después, una patrulla se acercó a su casa para comunicarle que estaba detenida. La mujer de 38 años terminó siendo encarcelada durante seis días al ser equívocamente considerada una fugitiva de la justicia. La mujer ha declarado que lleva 20 años residiendo en España pero que nunca ha salido de Almuñécar.

Elcierredigital.com se ha puesto en contacto con su abogada, Mercedes Fernández, que ha explicado que aunque ahora Mirela "está más tranquila", "lo ha pasado muy mal". "Durante el tiempo que estuve en la cárcel pasé días de mucho miedo y agobio", afirma su abogada que le comentó.

Pese a que la mujer no cuenta con antecedentes penales, la Guardia Civil le confundió con una delincuente que contaba con una orden de busca y captura al haber aprovechado un permiso penitenciario en Palma de Mallorca para huir. Mirela negó en todo momento ser esa persona, pese a lo cual fue trasladada a prisión.

Para poder probar que Mirela no era la fugitiva su abogada, Mercedes Fernández, contactó con el letrado que defendió a la prófuga de Palma de Mallorca. El letrado corroboró que la acusación a Mirela se trataba de un error judicial, porque ella no había sido su clienta.

Ante la posibilidad de verse encerrada en prisión, Mirela ha declarado: "pensaba que iba a cumplir una condena que no era la mía. Eso es insoportable, sin saber nada ni poder comunicarme con nadie".

Una mujer pasa seis días en la cárcel por error al ir a denunciar un robo  en Granada:

Mirela Stoian.

Pese a esto, los escritos de urgencia de ambos letrados fueron desestimados y Mirela ingresó en el centro penitenciario de Albolote, e incluso el mismo director de la prisión trató de intervenir al ver que Mirela no había cometido ese delito, pero no fue suficiente. La situación finalmente cambió cuando a la mujer le tomaron las huellas dactilares y certificaron que no coincidían con las de la fugada.

La lucha por hacer justicia de Mercedes Fernández

Mercedes Fernández, abogada de Mirela, afirma a elcieredigital.com que “Mirela ya está más tranquila, pero lo sigue pasando mal y lo ha pasado muy mal, tiene una niña de 15 años que ha tenido que aguantar infinidad de preguntas sobre por qué su madre estaba en la cárcel".

La letrada relata que “el día 17 de agosto me llaman y me dicen que tenía que asistir a un detenido en una requisitoria procesal, que consiste en dar cumplimiento a algo que dice otro juzgado. Cuando llegué al cuartel de la Guardia Civil me comentaron que se había dictado un auto de busca y captura e ingreso en prisión por el Juzgado de lo Penal nº 8 de Palma de Mallorca. En ese auto constaban los datos de Mirela, por lo que tuvo que pasar a disposición judicial. Pese a esto, en todo momento creí a Mirela y luché porque se pudiese aclarar que ella no era la fugitiva. Llamé al compañero que llevó el caso de la fugitiva y me comentó que se estaban llevando a una persona errónea, ya que su cliente en un permiso penitenciario se dio a la fuga”.

Juzgados de Palma: Ministerio aplaza un mes el cese

Juzgados de Palma de Mallorca

Tras varios intentos por parte de su abogada, la situación de Mirela fue atendida por la justicia y la jueza de Palma explicó que se trataba de un error informático. Por ende, la jueza pidió perdón y solicitó que Mirela fuese puesta en libertad. El error consistió en que en el encabezamiento de la sentencia por robo que condujo a prisión a la mujer en busca y captura, figuraban los datos de Mirela en lugar de los de la verdadera enjuiciada y encausada, que sí constaban en el cuerpo del fallo.

“Vi tal injusticia y lentitud en el caso, que estuve a punto de presenciarme en Mallorca para poder acelerar los trámites, porque una persona estaba injustamente encerrada en prisión. Por suerte, tras varios días luchando e insistiendo, Mirela terminó saliendo de prisión seis días después. Se puso una reclamación patrimonial previa a la vía judicial, ante el Ministerio de Justicia, pero tenemos que esperar los seis meses que se exigen en la ley. Si en seis meses no obtenemos contestación acudiremos a la vía judicial”, concluye Mercedes Fernández.

COMPARTIR: