16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El viernes 24-O Pekín anunció medidas drásticas contra estas divisas digitales para salvaguardar y mantener "el orden económico, financiero y social"

Las dificultades de China para controlar las criptomonedas tras declarar su prohibición

Bitcoin.
Bitcoin.
La decisión de China de prohibir las operaciones con criptomonedas tras declararlas "ilegales y delictivas" con el fin de salvaguardar y mantener "el orden económico, financiero y social", mantuvo en vilo el pasado viernes a los inversores de este tipo de divisas digitales que vieron cómo sus valores experimentaron pequeñas caídas. Pese a la intención del país asiático, expertos señalan que la tarea para controlar estos activos, dada su naturaleza, será titánica.

La cotización de Bitcoin en los mercados internacionales resiste con tradicionales altibajos, inherentes a su volatilidad, al cerco de China, que en la tarde del viernes declaraba "ilegal y delictiva" toda actividad vinculada con las criptomonedas, incluyendo las transacciones, el minado y su publicidad. 

En concreto, el Banco Popular de China y otras nueve instituciones gubernamentales del país asiático -entre ellas, el regulador de internet o el ministerio encargado de las labores de inteligencia- zanjaban en un comunicado que  "las monedas virtuales con características tales como no ser emitidas por una autoridad monetaria, utilizar criptografía, cuentas distribuidas o tecnología similar, y existir en forma digital, como el Bitcoin y el Ether, incluidas las llamadas monedas estables como el TEDA, no tienen el mismo estatus legal que la moneda de curso legal y no pueden circular en el mercado como moneda".

De este modo, aducían que el lavado de dinero, la recaudación ilegal de fondos, el fraude o los esquemas piramidales "ponen en grave peligro" las propiedades de los ciudadanos y que, en consecuencia, el Gobierno "tomará medidas drásticas" para salvaguardar y mantener "el orden económico, financiero y social". 

Xi Jinping. 

Pekín lanza con esta decisión un órdago a los principales focos que escapan a su férreo control y las criptomonedas, privadas y desreguladas, suponen una descentralización del capital que escapa a su propia autoridad monetaria. 

No obstante, tal y como indican expertos en la materia a elcierredigital.com, incluso a pesar de que los operadores extranjeros restringen ya sus servicios a los usuarios chinos, "las autoridades del país asiático tienen por delante una titánica labor, porque este tipo de divisas digitales nacen, precisamente, de buscar la independencia y el anonimato". 

El control en España

El pasado mes de mayo, el Congreso de los Diputados aprobaba la Ley de Medidas y Prevención contra el Fraude Fiscal, una norma con la que el fisco aumenta la vigilancia sobre determinados activos, entre ellos las criptomonedas. Por un lado, se introduce una obligación de suministro de información sobre los saldos que mantienen los titulares de monedas virtuales, a cargo de quienes proporcionen servicios en nombre de terceros para salvaguardar claves criptográficas privadas que posibilitan la tenencia y utilización de esas monedas, incluidos los proveedores de servicios de cambio de las citadas monedas si también prestan ese servicio de tenencia. Además, se establece la obligación de suministrar información acerca de las operaciones sobre monedas virtuales (adquisición, transmisión, permuta, transferencia, cobros y pagos) en las que intervengan. 

No obstante, un inversor anónimo, indica a elcierredigital.com que "es posible sacar las criptomonedas a una billetera fría, una especie de pendrive de altísimo cifrado en el que puedes transportar tu criptomoneda y, teniendo las claves pública y privada, puedes dar la vuelta al mundo con mucho dinero sin que Hacienda se entere, porque solo dispone de lo que hagas dentro del Exchange originario. Por lo tanto, también puedes hacer una nueva transferencia en un paraíso fiscal". 

COMPARTIR: