14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El condenado por estafa mandó una carta al programa Cuatro al Dia, antes de salir de la cárcel de Lleida este martes

Fernando Blanco, padre de Nadia: "Yo voy a seguir igual y volveré a pedir ayuda al que quiera y crea"

Los padres de Nadia y su hija.
Los padres de Nadia y su hija.
Fernando Blanco, condenado a cinco años de prisión por estafa, al haber utilizado la enfermedad rara que padecía su hija Nadia para enriquecerse a través de las donaciones recibidas para tratamientos que no se llevaban a cabo, salió este martes de la prisión de Ponent (Lleida). Pero antes había dirigido una carta al programa Cuatro al Dia advirtiendo de sus intenciones. Un manifiesto de cinco folios donde deja muy claras sus intenciones y su mensaje de que volvería a hacer lo mismo.

"Yo voy a seguir igual y volveré a pedir ayuda al que quiera y crea y seguiré con mis charlas, para que la gente vea como se les engaña y manipula". Así se despide en un carta de cinco folios Fernando Blanco, padre de la niña Nadia, condenado a cinco años de cárcel por estafa continuada, que fue enviada el pasado 24 de marzo a la redacción del programa Cuatro al Día. Lejos de arrepentirse, en la carta Blanco se presenta como víctima y dice que volverá a insistir en "pedir ayuda".

Página primera de la carta enviada por Blanco a Cuatro al Día.

"Te pido que me digas cómo vas a tratar lo que te cuente, para mi es muy importante saberlo porque en toda esta pesadilla he podido conocer lo peor del ser humano y también algo de lo mejor, pero sí lo peor de lo peor de una profesión como es la de periodista o de los que dicen ser periodistas", escribe Blanco en relación al trato recibido por los medios de comunicación sobre su caso. Se queja también el condenado por estafa, no en sentencia firme, que "nadie vió o se dió cuenta de la campaña de acoso y derribo contra no solo yo, sino mi familia, diariamente en TV, radios, incluso especiales".

Última página de la carta.

Blanco vuelve a usar la enfermedad de su hija como herramienta exculpatoria en la carta: "No existe en España un tratamiento conocido, pues lo que sea...será culpa de ellos y es que nadie ha visto o no han querido ver que ya en el año 2009 se hablaba de los tratamientos de mutación genética" y dice que lo que va a hacer "es vender el estudio que le están haciendo a mi bebita a alguna de las farmacéuticas que ya hace años me lo pidieron, pero fíjate qué casualidad que eso ni se nombra. Encima, la documentación que el forense sí vio y la puso en el primer informe ahora resulta que tampoco existe. Es que ni una película americana".

Sentencia no firme

Fernando Blanco salió este martes de la prisión de Lleida, ya que su sentencia por estafa no es firme y ya había cumplido su parte máxima en prisión preventiva. El abogado de Blanco, David Peña Nofuentes, insistió a la salida de la cárcel de Ponent que su cliente es inocente y que va a recurrir al Tribunal Supremo la sentencia que todavía no es firme. 

Fernando Blanco, el padre de Nadia dejó la cárcel porque ha cumplido la mitad de su condena. Al no ser una condena con sentencia firme tiene por tanto derecho a la libertad, al haber cumplido ya el máximo permitido en prisión. El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) confirmó hace unos días la pena de cárcel, pero ordenó que se modificara parte de la sentencia inicial con una individualización de los perjudicados por la estafa a quienes se tienen que indemnizar y concretar las cantidades. Ésta es la parte que no es firme todavía.

Fernando Blanco, padre de Nadia.

Sin embargo, la Audiencia de Lleida ha establecido la retirada de su pasaporte del padre de Nadia y su prohibición de abandonar España, así como la obligación de comparecencias quincenales ante la autoridad judicial.

Nadia padece una enfermedad considerada rara, la tricotiodistrofia, pero no hay riesgos para su vida. Sus padres, Fernando Blanco Botana y Margarita Garau Ramis, usaron la dolencia de la niña como engaño para captar dinero en concepto de donaciones. La sentencia dictada en noviembre de 2018 por la Sección Primera de la Audiencia de Lleida condenó por estafa continuada agravada a los progenitores. Al padre, los magistrados le impusieron cinco años de prisión y a la madre se le condenó a tres años y seis meses de cárcel. El Tribunal consideró que ambos se enriquecieron en 402.232,65 euros usando la enfermedad de su hija.

COMPARTIR: