22 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

No parece estar dispuesta a hacerlo a cualquier precio: aseguran que ha pedido un millón de euros por un pack televisivo

Los problemas financieros de Isabel Pantoja con Hacienda la obligan a negociar con las televisiones

Isabel Pantoja.
Isabel Pantoja.
El semanario Lecturas da por seguro la contratación de Isabel Pantoja como futura concursante de 'Supervivientes', en Mediaset, pero entre los planes de la tonadillera no figura viajar al reality, según sus allegados. La artista necesita dinero urgentemente, pero no está dispuesta a todo y ha decidido que el papel mediático familiar recaiga en sus hijos. Sobre todo, en Kiko Rivera. Para Isabel el principal problema es la salud de su madre Ana y no está dispuesta a dejarla sola.

Un total de 80.000 euros semanales es la cantidad que, según la revista Semana, haría a Isabel Pantoja salir de su reclusión voluntaria para volver a los focos públicos. Otros indican y aseguran que ha pedido un millón de euros por un pack televisivo con la cadena Mediaset. El entorno de la tonadillera lo niega, ya que no estaría dispuesta a embarcarse en una aventura que supondría estar fuera de casa casi tres meses, en el mejor de los casos. La salud de Doña Ana Pantoja, la madre de la folclórica, no está pasando por su mejor momento y la artista no quiere separarse de ella, después de los casi dos años que estuvo en la cárcel sin verla. Algo que lleva muy mal y dentro de sí Isabel.

No es la primera vez que suenan los cantos de sirena de Mediaset para convencer a Pantoja para pasearse por sus platós, enterrando el hacha de guerra con la cadena televisiva y solventar así sus problemas con Hacienda. Isabel Pantoja estaría negociando con Tele 5 un pack por un millón de euros que incluiría además de Supervivientes alguna gala y apariciones en Sálvame, cifra sensiblemente superior al precio del pack de su hijo Kiko, que en su día sobrepasó los 120.000 euros.

Isabel estaría dispuesta a incluir en la negociación su presencia en Gran Hermano siempre y cuando Kiko ganara este popular concurso, condición impuesta por la tonadillera toda vez que la ausencia de notarios haría más factible el triunfo de Kiko, al no contabilizar oficialmente los votos como la propia cadena televisiva ha reconocido. A su favor cuenta con el deseo de la cadena, que ve en ello una gran audiencia, para armar en su plató el esperado y deseado reencuentro público de Chabelita, Kiko y la Pantoja.

Precisamente, Isabel es, junto con su tocaya Isabel Preysler y Carmen Cervera, uno de los pocos nombres que pueden permitirse el lujo de pedir a las revistas del corazón y a las televisiones una cantidad supermillonaria si quieren dar una exclusiva sobre ella. ¿Pero por qué quizá Isabel Pantoja no esté dispuesta a volver a televisión sabedora de que esto resolvería sus graves problemas económicos?

Fuentes del entorno de la artista aseguran a elcierredigital.com que “Isabel considera su exposición en el popular reality show una humillación” y que “aunque el dinero le viene bien, cree que puede sacar el dinero por otro lado".  No piensa que con el paso del tiempo la deuda que mantiene con el Fisco (de cerca de dos millones de euros) aumente.

Los contactos entre Isabel Pantoja y Mediaset han sido constantes en los últimos tiempos. Hace meses estuvo a punto de llegarse a un acuerdo de colaboración de la artista como jurado de Factor X.  Sin embargo, no llegaron a un acuerdo final por el tema económico. La folclórica quería más dinero, eso sí, sin conceder una entrevista a Bertín Osborne para hablar a ‘tumba abierta’ de su vida, como proponía la cadena de Vasile.

Kiko Rivera, la actual salvaguardia económica de Isabel Pantoja. 

Profesionalmente la cantante está en stand by. Su gira musical se ha interrumpido, igual que la grabación de su disco y de su serie autobiográfica para Netflix México. Las ofertas siguen para la artista sevillana y de hecho cuenta con un proyecto cinematográfico sobre la mesa basado en una idea de Rafael Azcona ni más ni menos. También su buen amigo José Luis Moreno le ha ofrecido un espectáculo teatral a todo lujo.

Sin embargo, la viuda de Paquirri hace caso omiso a estas ofertas económicas. Solo quiere trabajos rápidos y que estén bien pagados para poder saldar sus deudas e instalarse en México. Por este motivo, para no quemar su imagen tontamente, son los hijos de Isabel, especialmente Kiko Rivera, los que enarbolan el pendón mediático y con capacidad de facturar de la familia.

Kiko Rivera, la salvación de la familia

Por este motivo, Kiko Rivera ha decidido volver a moverse en el mercado del corazón y los programas televisivos, ya que es el miembro de la familia que más se cotiza después de la tonadillera. Hasta ahora, la trayectoria del hijo de Isabel Pantoja en los shows televisivos se ha caracterizado por no terminar ninguna participación abandonando los concursos después de pocas semanas como ocurrió en Supervivientes Gran Hermano VIP. 

Su objetivo en esta ocasión era durar lo máximo posible debido a que se embolsa 40.000 euros por cada semana que se mantenga en el programa y lo ha conseguido. No hay que olvidar que Kiko Rivera percibió en torno a 135.000 euros en un paquete la última vez que facturó para Mediaset sus intervenciones en la "cadena amiga".

Muchos analistas televisivos consultados por elcierredigital.com restan espontaneidad a la confesión de sus problemas de adicción, ya que consideran que es una estrategia para seguir generando interés dentro del concurso. Además, cuenta con la principal baza de su mujer Irene Rosales, madre de sus dos hijos pequeños, que está resultando una revelación televisiva y que se perfila como nuevo nombre del clan para cotizar en el mundo del espectáculo.

Personas del entorno de Isabel Pantoja, aseguran que la tonadillera está feliz tras la confesión de su hijo. Una salida del armario de las adicciones que tienen un precio de 40.000 euros. Así las cosas, la folclórica es ahora el gran apoyo de su hijo y su nuera. De hecho, no se descarta que pueda intervenir telefónicamente en algún momento del concurso si Kiko sigue en la casa de Guadalix de la Sierra. Una actitud completamente distinta a la que mantuvo durante la participación de su hija Chabelita Pantoja en Gran Hermano VIP a la que llegó a criticar en una llamada telefónica en el programa Sálvame.

Cuentan sus allegados que Isabel Pantoja ha tomado la decisión de mantenerse en un segundo plano mediático mientras su hijo Kiko y su nuera se convierten en los bastiones mediáticos del clan para poner al día sus cuentas con el Fisco. Muchos creen que la artista estaría esperando el momento en el que sus cuentas queden saldadas para resurgir de sus cuarteles de invierno, especialmente en Latinoamerica, donde tiene un público fiel. Hasta que ese momento llegue, Kiko Rivera centra todas las miradas para así salvar el gran bastión familiar: la finca Cantora. Pero nadie descarta tampoco la vuelta de Isabel a la pequeña pantalla. Y un millón de euros es el precio.

Las deudas con Hacienda

Con esta posible aparición mediática, la cantante intenta salvar a toda costa su patrimonioLa Hacienda Pública española tiene en aval por valor de 1,1 millón de euros sobre la finca Cantora, como medida cautelar sobre la inspección fiscal que tiene abierta Isabel Pantoja por valor de 1,8 millones de euros, más los intereses correspondientes de demora. La finca está actualmente tasada para subasta pública en 4,3 millones de euros.

Finca 'Cantora'. 

Además, sobre ella pesa un embargo preventivo por parte del Estado español por valor de 202.294 euros, más los intereses y costas correspondientes, fruto de sus infracciones fiscales cometidas en los impuestos del IRPF de los años 2007, 2008 y 2011.

Fue el 3 de enero de 2014 cuando la Dependencia regional de Recaudación de la Agencia Tributaria, Delegación Especial de Madrid (expediente R288521400017), le embargó su parte de la finca Cantora por esos más de 200.000 euros. Se trata de una finca de 370 hectáreas, situada entre los términos municipales de Medina Sidonia y Béjer (Cádiz), que tiene también una hipoteca inmobiliaria de la Caja y Monte de Piedad de Córdoba por valor de 2.700.000 euros de principal. Una heredad situada en la conocida Ruta del Toro, que tanto gustaba a su propietario Francisco Rivera Paquirri.

La cantante tiene abierta una liquidación paralela por parte de la Agencia Tributaria por ese importe de 1,8 millones de euros. No obstante, la tonadillera, además de firmar un acta de disconformidad contra esta liquidación paralela, ha interpuesto un procedimiento administrativo ante el Tribunal económico competente por no estar de acuerdo con lo que le piden los inspectores de Hacienda.

Con esta medida, Isabel Pantoja pretende que la sanción y el pago quede paralizado hasta que se determine una solución judicial por el Tribunal económico. Pero Hacienda ya ha hipotecado a su favor las propiedades de la tonadillera. 

Así, sobre la finca Cantora, de 370 hectáreas, de la que Isabel Pantoja es propietaria en un 52,40%, estando el resto (47,60%) en manos de su hijo Francisco Rivera Pantoja, se realizó el 13 de marzo de 2015 una hipoteca a favor de la Hacienda Pública española por valor de 1,1 millón de euros, que responden a un principal de 758,620 euros, que es el importe de la obligación a la que se refiere el acto impugnado con Hacienda, otros 151.724 euros de recargo y 189.655 euros de intereses de demora, que ahora se han incrementado porque los días van pasando.

Isabel Pantoja. 

Pero aquí no acaba el calvario de infracciones para el clan Pantoja. Kiko Rivera, también tiene embargado un apartamento de 90 metros cuadrados y una plaza de garaje en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes, en la calle de Marie Curie. Kiko Rivera compró esta vivienda en septiembre del año 2009 y ya tiene un expediente de apremio por parte de la Agencia Estatal Tributaria por valor de 215.000 euros, más los intereses de demora. Un clan, los Pantoja, bajo la lupa de Hacienda.

COMPARTIR: