16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La mujer denuncia su 'abandono' tras declarar en el juicio contra su ex marido, Nabil Benazzou, condenado por pertenencia a organización terrorista

Raquel Alonso, testigo protegida: "Me niegan ahora mi seguridad a pesar de declarar contra una célula yihadista"

Exclusiva
/ Raquel Alonso con su exmarido Nabil Benazzou.
Raquel Alonso, fundadora de ACREAVI, revela en exclusiva a El Cierre Digital su experiencia como testigo protegido durante el proceso judicial contra su ex marido, Nabil Benazzou, condenado por pertenencia a organización terrorista por la Audiencia Nacional. Alonso exige "protección a las instituciones", denuncia el "abandono tras declarar contra una célula yihadista" y reclama a la ministra de Igualdad, Irene Montero, "que se ponga las pilas".

La fundadora de la Asociación Contra el Radicalismo Extremista y Ayuda a Víctimas (ACREAVI), Raquel Alonso, señala su honda preocupación por su propia "integridad física y moral", así como la de su familia. El motivo es que el pasado 13 de junio —aunque estaba previsto para el 16— salió de prisión su exmarido y padre de sus dos hijos, Nabil Benazzou, condenado por la Audiencia Nacional a ocho años de prisión y seis de libertad vigilada por pertenencia a organización terrorista. Benazzou formaba parte de célula de la Brigada Al Ándalus, conocida como la célula de la M-30.  

"Nadie nos ha avisado de que Benazzou abandonaba la institución penitenciaria. Nos enteramos por la prensa. Ninguna institución nos ha comunicado en qué consiste la libertad vigilada impuesta a mi exmarido durante los próximos años, ni se nos ha brindado ningún tipo de protección o medida cautelar ante esta situación reciente donde, a partir de estos momentos, podría suceder cualquier cosa", indica como víctima a elcierredigital.com

"Por ello, lo que más me gustaría recalcar es que, después de tantos años de esfuerzo y lucha por mi familia y otras mujeres que, como yo, sufren la convivencia con alguien que pertenece a una célula yihadista, no quisiera acabar esta historia con un trágico titular. A pesar de que a lo largo de este duro proceso he interpuesto 52 denuncias por amenazas y lesiones, he sido agredida en dos ocasiones en el garaje de mi casa, —en abril de 2021 y septiembre de 2022—, he sufrido tres intentos de homicidio en la carretera y un intento de secuestro de mi hija menor de edad. Además de recibir más amenazas semanas atrás, depositadas en el buzón de mi residencia", explica Raquel en una entrevista telefónica mantenida con elcierredigital.com

Carta de amenaza a Raquel Alonso.

"Recientemente, encontré esta nota en el buzón de mi domicilio", relata Raquel cuando se le pregunta por las amenazas que recibió justo antes de que Benazzou cumpliera condena. Elcierredigital.com ha tenido acceso a la carta mencionada, que fue remitida a la Comisaría General de Información de la Policía Nacional. En ella, se puede leer: "Ya tenemos el día. Allah tiene el poder, caerás y no sola, no dormirás pensando cuándo y dónde, porque caerán muchos. Nuestras armas mataron a cientos y el país se aterrorizará, nadie podrá hacer nada, nadie os protegerá".  

También existe otra carta —que obra en poder de elcierredigital.com—, de la misma índole que la anterior, recabada por la Policía. Esta misiva iba acompañada de un muñeco con sangre y en ella se expresaba: "Tu hija tiene una misión con Allah, nunca te la quedarás, antes morirás". 

Denuncia situación de "abandono institucional"

"Debido a estas circunstancias de alarma", Raquel, ahora más que nunca, quiere poner de manifiesto, "la indefensión y el abandono que sufrimos por parte de las instituciones españolas, las familias que hemos sido testigos de este tipo de células terroristas islámicas que, además, hemos cooperado con la justicia".  

"Ante la situación de vulnerabilidad actual en cuanto a nuestra seguridad se refiere [tras la salida de prisión de Benazzou], desconocemos  las verdaderas intenciones del padre de mis hijos [quien ha perdido su patria potestad por sentencia judicial] a pesar de escribir cartas a la Audiencia Nacional, al Juzgado de Violencia de Género y a la Comisaría General de Información, nadie se hace cargo de mi protección ni del amparo de mis seres queridos", lamenta Raquel.

Aunque asegura que "no piensa rendirse nunca, por sus propios hijos y por la actividad social que desarrolla para ayudar a otras familias víctimas a través de su asociación, durante los últimos años". Mientras tanto, confiesa que se encuentra trabajando en la publicación de su segundo libro sobre este proceso, El enemigo sin rostro, tras el éxito de su primer manuscrito, a raíz de la sentencia condenatoria —emitida por la Audiencia Nacional— contra Benazzou: Casada con el enemigo

Condición de "testigo protegido"

Raquel ha querido expresar a este medio aquello que todavía no ha sido contado sobre su testimonio como testigo: "Existe una circunstancia que nunca había relatado públicamente, pero ante la deriva de los últimos acontecimientos, creo que ha de conocerse. Declaré en la Comisaría General de Información en calidad de testigo protegido. Pero la particularidad de mi declaración, que no he entendido todavía, es que me citaron un mes después de que se dictara sentencia por parte de la Audiencia Nacional. Es decir, la sentencia de este tribunal salió en septiembre de 2016, sin embargo, me llamaron a testificar en octubre de 2016. No entiendo porqué se pusieron en peligro nuestras vidas o para qué era relevante mi testifical cuando el fiscal tuvo claro desde el principio que yo no tenía nada que ver con este caso, al ser la única mujer que declaró en contra de esta célula yihadista".  

Documento de retirada como testigo protegido.

"Me gustaría que se valoren por parte de las instituciones competentes las secuelas psicológicas para mi familia por todos estos episodios acaecidos. Mi exmarido fue detenido en el domicilio por agentes policiales durante una madrugada de 2014, cuando mis hijos también se encontraban en el hogar, por lo que llegaron a temer por mi vida. Incluso, mi hijo agarró una catana para protegerme, al creer, en un principio, que alguien trataba de causarme daño. No sólo detuvieron a Nabil sino a ocho integrantes más por pertenencia a organización terrorista. Un mes después nos dejaron abandonados, por lo que enero de 2020 escribí una carta al fiscal de la Audiencia Nacional y ratifiqué todas las denuncias que había interpuesto, por amenazas y demás altercados, ante la Comisaría General de Información".  

Declarar contra una célula yihadista

Finalmente, en junio de 2020, cuatro años después de testificar contra una célula yihadista, Raquel afirma que "se les otorgó la protección solicitada".  

"Aún así, sufrí agresiones en el garaje de mi propio domicilio bajo la presencia de agentes de la policía en la puerta de casa. También llegué a recoger las amenazas del buzón, cuando es una función policial. No es nada fácil vivir el día a día con escoltas o contra-vigilancia. Pero lo más duro fue cuando recibí un auto judicial, dictado el 27 de noviembre de 2020, para retirarme la citada protección al aparecer un nuevo informe por el proceso de la patria potestad. Las amenazas pasaban de ser proferidas en el ámbito de un procedimiento penal por pertenencia a organización terrorista a la competencia del área de la familia. Las diligencias se archivaron y se remitieron al Juzgado de Violencia de Género, pero jamás se me notificó nada. En base a este largo proceso, considero necesario recuperar la protección que se nos estaba dispensando por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a raíz de la libertad vigilada para Nabil", hace hincapié Raquel ante elcierredigital.com.

Una sentencia pionera en Europa

Sobre la repercusión que pueda tener la sentencia que retiró la patria potestad de sus hijos a Nabil por yihadismo, Raquel expresa su opinión. "La trascendencia de esta sentencia, pionera, dictada por el Juzgado de Familia Número 75 de la Audiencia Provincial de Madrid —en diciembre de 2021, bajo un documento al que ha accedido elcierredigital.com— en la que se acuerda retirar la patria potestad al padre de mis hijos, en concreto en lo que se refiere a mi hija menor —al haber cumplido su hermano la mayoría de edad—, es un auténtico hito histórico para la jurisprudencia y por tanto, para otras familias que se encuentren en una situación parecida".

Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid.

"Es importante señalar que perdí en primera instancia pero, posteriormente, la Audiencia me dio la razón. Además, es la primera vez en Europa que un tribunal alega que el progenitor transmitía a la menor una educación incompatible con la satisfacción de las necesidades afectivas y también, con su derecho a vivir en un entorno libre de violencia, al reconocer adoctrinamiento, radicalización y yihadismo", aclara Raquel, quien recuerda esta resolución judicial "en la que se recalcó que el progenitor les inculcaba a su hijos unos valores basados en la justificación de la violencia, la falta de respeto a los derechos humanos, la justificación de atentados terroristas y, como consecuencia, la muerte de otras personas". 

Raquel también ha querido hablar sobre su asociación y la falta de subvenciones que recibe. "La asociación ACREAVI, es una plataforma apolítica, porque las víctimas estamos al margen de la política, que fue creada contra el radicalismo extremista y para la protección de víctimas indirectas. De hecho, llevo investigando once años sobre este tema y este es el único colectivo en España que cumple esta labor de prevención, pues hay mujeres que conviven con maridos vinculados al yihadismo que tienen miedo de que las maten, al igual que a sus hijos. Tengo que dar la cara, y empatizar con otras víctimas. Pero no recibimos una sola subvención por parte del Estado, es una queja que he escrito muchas veces en Twitter". 

"Desde mi experiencia, le digo a la ministra de Igualdad, Irene Montero, que se ponga las pilas, pues han recibido 20.000 millones de euros en su ministerio y sin embargo, en mi caso, no protegen a una víctima que ha declarado contra una célula terrorista, considerada un peligro para la seguridad nacional, tal como lo definió la policía durante el juicio ante la Audiencia Nacional. Esta circunstancia ha conllevado que tenga que cambiar de domicilio en numerosas ocasiones, acarrear lesiones físicas el resto de mi vida por las palizas recibidas y, por otra parte, quedarme sin trabajo, pues a la exmujer de un yihadista nadie quiere contratarla para no tener problemas. Pero me siento muy apta para impartir talleres y trabajar en este área a raíz de todo el proceso vivido". 

Por último, Raquel respondió en una conversación con elcierredigital.com cómo surge el proceso de captación del yihadismo. "El sumario del caso judicial de Nabil en la Audiencia Nacional consta de 29 tomos de 1000 páginas cada uno, con una sentencia de 300 páginas. He leído estas miles de hojas sumariales en las que descubrí, con horror, sucesos que desconocía por completo. Por ejemplo, a mi hijo les enseñaba vídeos de decapitaciones o se llevaba a mi hija pequeña al cementerio y la dejaba allí sola para evitar las vigilancias policiales, o la dejaba con otras personas cuando iba a la mezquita. No tenía claro si estaba dispuesto a llevar a mis hijos a Siria. Es como la lucha de David contra Goliat, como tener una venda en los ojos, con una sensación de falsa seguridad. Ellos esperan el momento, no son tontos, conozco la ideología yihadista, he convivido con ellos. Incluso tuve que alertar al FBI por otras amenazas recibidas", matiza Raquel. 

"En el caso de Nabil, al no haber convenio con Marruecos, aunque ya no tiene la patria  potestad de los hijos no se le puede retirar la nacionalidad española por haber renunciado a la nacionalidad marroquí. Él era un hombre normal durante los años de matrimonio, con cuatro idiomas, titulaciones universitarias y un cargo directivo en una empresa, procedente de una buena familia a la que conocí. Pero al fallecer su padre en 2011, sufrió un cambio radical al tener un contacto tan directo con la muerte. Es necesario tener en cuenta que la diferencia que establece el Corán entre la muerte y la vida, la condena al infierno, le provocó un click, y se acercó a esta religión, cuando antes no era apenas practicante". 

"Nabil no tiene nada que ver con la persona de la que me enamoré, es como si le hubiesen arrancado el corazón, fueron cuatro años de infierno. Hay mujeres que experimentan tortura psicológica ante estas situaciones. Sinceramente, creo que influye la personalidad de cada uno, si son fáciles de captar o son personas vulnerables. Por otra parte, llegan la edad de los cuarenta y algunos creen que es el tiempo de empezar a rezar lo que no han rezado durante su juventud, sin necesidad de llegar al terrorismo, pero bajo la doctrina de la muerte relatada en el Corán si no cumples con el Islam, que puede llegar a ser terrorífico. Aún así, existen perfiles radicalizados no reversibles de ciertos adoctrinamientos".

COMPARTIR: