05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El exdirector de Instituciones Penitenciarias es ahora un importante promotor inmobiliario y en 2016 se mostró contrario a pactar con Podemos

Las sombras de Pedro Pablo Mansilla, marido de la nueva presidenta de RTVE: Del felipismo a liderar la Operación Chamartín

El Cierre Digital en
/ Pedro Pablo Mansilla y Elena Sánchez.
Elena Sánchez Caballero se ha convertido en presidenta provisional de RTVE gracias al apoyo de los consejeros propuestos por Unidas Podemos, PNV y del propio PSOE, muy cercano a su marido, Pedro Pablo Mansilla, que presidió Instituciones Penitenciarias con Felipe González, estuvo a punto de comprar la nueva sede de la radiotelevisión con Zapatero y hace un lustro volvió a la primera plana por liderar la Operación Chamartín.

Elena Sánchez Caballero se ha convertido en presidenta provisional de RTVE gracias al apoyo principalmente del PSOE, formación que en las cuatro últimas décadas ha estado muy ligada a su marido Pedro Pablo Mansilla

Cabe recordar que este empresario se convirtió en director de Instituciones Penitenciarias bajo el Gobierno de Felipe González, negoció la compra de la nueva sede de RTVE con Zapatero hasta que la crisis se llevó el proyecto por delante, y la pasada legislatura volvió a la primera plana al coliderar la famosa Operación Chamartín. 

Cuarenta años de relación

Mansilla, médico de profesión y estrella de la Federación Socialista Madrileña a principios de los ochenta, se convirtió en director de Alta Inspección del Ministerio de Sanidad en 1984 y en 1990 se convertiría en director general de Instituciones Penitenciarias, hasta que cesó en el cargo en 1994. 

Nada más ascender dentro del Gobierno de Felipe González, en 1990, le tocó torear una polémica por una huelga de hambre de miembros encarcelados del GRAPO: "Es seguro que la decisión de alimentar por la fuerza a los reclusos nos dejará insatisfechos. Cuando las condiciones sanitarias y humanas de las cárceles son en todo el mundo tan precarias, ¿cómo hablar de justicia o de derechos de justicia de la sociedad respecto de los reclusos? ¿Cómo separar la situación de los grapo de esta situación general?", se preguntó. 

63FA9F62-FDE4-4BE9-A0CD-31D934610A20

Pedro Pablo Mansilla.

En 1994 dejó el cargo y El País insinuó presuntas irregularidades para enfado del exalcalde madrileño Juan Barranco, que pidió respeto hacia su compañero: "Un periódico como El País viene obligado por su prestigio a comprobar la veracidad de sus informaciones, sobre todo si éstas afectan a la dignidad de las personas". 

No era la primera vez que la sombra de las irregularidades se posaba sobre Mansilla, acusado de encargar trabajos de carpintería a reclusos para disfrute de su chalet

Negocios

En 1994 abrió varios negocios: Alb 7, inmobiliaria con sede en Pozuelo, y Valley TV, con actividades inmobiliarias y audiovisuales. Poco a poco fue convirtiéndose en un importante promotor inmobiliario, sin descuidar la política. 

En el año 2000 le tocó llorar el asesinato de su exjefe y amigo Ernest Lluch, exministro de Sanidad, y sorprendió a algunos de sus compañeros por unas declaraciones: "No asistiré a manifestación pública alguna, no porque haya participado ya en demasiadas en los últimos meses, sino porque, más allá del desahogo momentáneo de la ira, tengo la sensación de no contribuir con ello lo suficiente en la erradicación de esta lacra moral y social"

Mansilla2

Elena Sánchez Caballero. 

Ocho años después era "elegido a dedo" por Luis Fernández para dirigir una megaoperación urbanística de RTVE para cambiar sus sedes de Prado del Rey o Estudios Buñuel por unos nuevas instalaciones de 100.000 metros cuadrados. Mansilla podría tener intereses en la venta de los terrenos de RTVE en Pozuelo, lo que llevó al PP a protestar por la designación. 

El empresario nunca descuidó sus relaciones con el PSOE gracias a su cargo como vocal en la Fundación José María de Llanos y en 2016 se mostró contrario a un pacto entre Pedro Sánchez y Podemos. 

"El PSOE no debe acordar con Podemos un Gobierno para España por la naturaleza ontológica de cada una de las organizaciones. El PSOE y Podemos son como el agua y el aceite: no compartimos cultura e historia políticas, extracción y composición sociales (nosotros defendemos y representamos las clases trabajadoras, ellos 'la gente' sin matices), métodos, estructuras ni formas de organización, los fines y objetivos son antagónicos, y si me apura diría que hasta soñamos distinto: nosotros con la Unión Europa, y ellos en revoluciones tropicales", aseguró. 

Ese mismo año volvió a la primera plana por coliderar la Operación Chamartín con socios como Jesús Espelosín quien recalificó los terrenos de las Torres KIO. En un artículo publicado en prensa aseguró que la Operación Chamartín era "un ambicioso proyecto para Madrid: una oportunidad de modernización del recinto ferroviario y una ocasión de superar la 'barrera' que supone el entramado de vías férreas para la correcta ordenación de la zona norte de la ciudad". 

COMPARTIR: