06 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Se produjeron un total de 10 impactos violentos en los que la piqueta perforó la superficie del tapón"

Un informe sostiene que Julen murió de varios golpes en la cabeza durante las primeras labores de rescate en Totalán

Pozo donde cayó el pequeño Julen.
Pozo donde cayó el pequeño Julen.
El informe elaborado por las defensas de David Serrano, propietario de la finca donde estaba el pozo al que cayó el pequeño Julen, puede dar un giro definitivo a la investigación. Las 16 páginas del documento presentado hoy en el juzgado de Instrucción número 9 de Málaga culpan de la muerte del pequeño a los golpes de la piqueta que intentaba quitar el tapón de arena que tapaba al pequeño.

"Este informe ha podido acreditar que se produjeron un total de 10 impactos violentos en los que la piqueta perforó la superficie del tapón pudiéndose establecer que las cuatro últimas penetraron al menos 35 cm en su interior, distancia superior a la que se encontraba la cabeza del menor, con una fuerza de 50 kg en punta" es una de las seis conclusiones que establece el informe de 16 folios elaborado por las defensas de David Serrano y presentado al Juzgado como prueba para la petición de nuevas diligencias.

Portada del informe presentado hoy.

"El hecho de que tras extraer la piqueta por última vez, en torno a las 21.00 del día del incidente, se recogiesen de su extremo 8 pelos pertenecientes al menor, 3 de ellos con raíz telógena, nos lleva a preguntarnos ¿qué otra tesis alternativa a la del impacto directo contra la cabeza del menor puede llegar a explicar la presencia de esos restos biológicos en la punta de la piqueta?". El informe fue firmado por Jesús María Flores Vila, arquitecto colegiado número 1.082. Flores Vila trabaja junto a su hermano Antonio en el bufete Lawbird Legal que representa los intereses de David Serrano, único imputado por homicidio imprudente en este caso.

Imágenes de la bolsa de gusanitos encontrada dentro del pozo.

En otra de las conclusiones se dice que "las actuaciones con la piqueta, 10 impactos en total, entre las 17.30 y las 21.00 horas del día del incidente es lo único que físicamente pudo producir las heridas en la cabeza y cráneo del menor Julen Roselló". El documento añade que los operarios de la cámara robotizada Pepe Nuñez fueron quienes introdujeron esta lanza de un metro de longitud, "fabricada artesanalmente a partir de una barra de acero corrugado de 25 mm de diámetro con un extremo acabado en punta". La lanza pesaría aproximadamente 8 kilos y fue empleada por primera vez a las 17.30 horas del domingo, el mismo día que Julen cayó al pozo, el 13 de enero pasado.

Según el informe de Jesús María Flores, el pequeño Julen habría sobrevivido a la caída "al menos 30 segundos", porque los testigos lo escucharon llorar. El informe recoge un esquema sobre la posición en que habría quedado el menor e incluso destaca que cuando se intentó hacer el agujero dejaron las manos del niño al descubierto en alguna ocasión.

El documento destaca que la muerte del menor se produjo como consecuencia de un traumatismo cráneo encefálico severo "que afectó a la zona temporal y fronto-temporal, el mismo 13/01/2019". El informe destaca también que en el minuto 19 de las grabaciones del rescate que existen, "el dispositivo se desplaza hacia el centro del tapón dejando al descubierto, al cabo de dos o tres pasadas, la presencia de otro material, distinto e inmutable a la acción del aire como en el caso anterior, pero de diferente naturaleza. Tras el análisis pormenorizado de las imágenes, mi equipo y yo hemos podido concluir que, con una probabilidad rayana en la certeza, lo que mostrarían las imágenes son las manos del menor Julen Roselló, asomando por entre la ropa que se le enrollo a modo de "rosco" en torno a la cabeza, brazos y manos, al caer por el sondeo de 73 m de profundidad".

Ésta es la piqueta que habría acabado con la vida del pequeño Julen.

El informe definitivo de la autopsia del pequeño Julen todavía no ha sido concluido. Tal y como advertimos hace unos días en elcierredigital.com estas nuevas pruebas pueden dar un giro importante al caso.

Por otra parte también declararon hoy en el juzgado número 9 de Málaga los senderistas que llamaron a los servicios de emergencia tras escuchar los gritos de los familiares que se agolpaban en torno al pozo. Los senderistas han declarado que no vieron bloques de hormigón cerca del pozo, tal y como mantiene David Serrano, dueño de la finca de Totalán.

 

COMPARTIR: