10 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los “apostadores profesionales” se multiplican dando consejos en cuentas en Facebook, Twitter o Telegram con el patrocinio de las empresas de juego

Tipsters y redes sociales: los peligrosos métodos para enganchar a los más jóvenes en las apuestas deportivas

Los tipster enganchan a los más jóvenes a las casas de apuesta
Los tipster enganchan a los más jóvenes a las casas de apuesta
La preocupación social sobre el aumento de la ludopatía entre los más jóvenes debido a la proliferación de las casas de apuestas está llevando a que administraciones locales e incluso autonómicas empiecen a controlar o limitar los salones de juego o que haya iniciativas para que la publicidad en televisión solo se muestre en horarios restringidos, pero son las redes sociales el principal riesgo

La pasada semana la Guardia Civil de La Rioja iniciaba una investigación a una joven de la localidad de Cenicero como presunta autora de un delito de estafa tras haber supuestamente utilizado, en 83 ocasiones, las tarjetas de crédito de su madre para apostar en Internet, por un total de 3.300 euros. La investigación se inició a raíz de varias denuncias interpuestas por la víctima ante la Guardia Civil por el uso fraudulento de dos tarjetas de crédito de su propiedad, lo que no imaginaba es que era su propia hija la que realizaba el fraude.

Este es uno de los ejemplos de un drama que se multiplica cada día más, jóvenes enganchados al juego. La Ludopatía crece y lo hace enganchando en edades más tempranas, incluso entre los menores de edad. Todo está llevando a que las administraciones tomen partida, por ejemplo, el Ayuntamiento de Vitoria se ha comprometido con el Gobierno Vasco para incluir “una "limitación de apertura de nuevos locales de apuestas” y reflexionar sobre la necesidad de establecer distancias entre las casas de apuestas y los salones de juego, y en incorporar distancias con centros educativos. También el Gobierno central trabaja en otra iniciativa para limitar la publicidad a los horarios no protegidos. Todas estas iniciativas pueden ayudar a limitar el impacto, pero si no se ponen medidas a la enorme proliferación de publicidad o cuentas en redes sociales difícilmente se podrá parar el impacto entre los más jóvenes.

El peligro de los tipster

 

El mayor riesgo está en el crecimiento en número y seguidores de las cuentas de tipsters. Un tipster es un pronosticador que realiza análisis de distintos eventos deportivos y localiza cuotas con valor en ellos, y lo que es peor las publicita. De hecho, no gana tanto por las apuestas que hace y eso que se considera experto (muchos cuestionan incluso que ganen dinero realmente pro apuestas), su “modelo de negocio” está en compartir sus tips, sus predicciones, a suscriptores, o más comúnmente por recibir patrocinio de las casas de apuestas, a donde precisamente dirigen a sus seguidores.

 

Juan Gayá, uno de los tipster más conocidos de España

El tipster suele estar especializado en un deporte concreto o incluso. En España, los tipsters suelen centrarse en la tríada deportiva: el fútbol, baloncesto y el tenis. Son los deportes que más apuestas reciben y también los más conocidos por los apostantes, y su difusión masiva ha pasado de realizarse en blogs cerrados donde si había suscriptores reales a hacerlo por patrocinio en Telegram, Facebook o especialmente en Twitter. El nivel de especialización es cada vez mayor, incluso los hay centrados en divisiones inferiores como la 2ª división B y la tercera división de fútbol, donde cada vez los escándalos de manipulación de partidos son más manifiestos.

La forma de fomentar el juego es cada vez menos sutil, los hay que para suscribirte a su página obligan a darte de alta a una casa de apuestas o incluso en las webs de estas empresas se entrevistan a los tipsters. La cuestión es captar y lo hacen de manera cruzada.

De momento no hay ninguna limitación, y las redes sociales, que tantas veces censura mensajes o cuentas no hacen nada. Es fácil de entender, la tercera pata ganadora de este negocio son las propias redes que ven como consiguen no solo usuarios, también millones de euros en publicidad.

COMPARTIR: