21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fue el 'compiyogui' de Letizia y yerno de Villar Mir quien conoció al caraqueño estudiando un máster en Estados Unidos y se lo presentó al hoy monarca

Las conexiones veraniegas entre Felipe VI, el empresario venezolano Lorenzo Mendoza y Javier López Madrid

La Reina Letizia y Javier López Madrid en un montaje fotográfico.
La Reina Letizia y Javier López Madrid en un montaje fotográfico.
Tras el scoop de elcierredigital.com sobre el anfitrión de los Reyes de España en sus vacaciones privadas, el magnate venezolano Lorenzo Mendoza, ahora nos centramos en el hombre que hizo de introductor entre el caraqueño y el hoy monarca. Se trata de Javier López Madrid, íntimo amigo del Rey, compiyogui de Letizia Ortiz y yerno del empresario Juan Miguel Villar Mir,que ha protagonizado algunos de los escándalos que más daño han hecho a la corona española desde la llegada de Felipe VI al trono.

Lorenzo Alejandro Mendoza Giménez nació en Caracas el 5 de octubre de 1965, ha sido otro año más el anfitrión en el Mar Caribe de las vacaciones privadas del monarca español Felipe VI, como también lo ha sido otros estíos anteriores y, en ellos, en compañía de Letizia Ortiz.

Se trata de un ingeniero industrial de carrera con máster en Estados Unidos. Uno de los mayores empresarios y millonarios de la Venezuela actual, perseguido tanto por Hugo Chávez como por Nicolás Maduro. Actualmente preside la multinacional Empresas Polar, la más grande del país dedicada al sector alimentario y con extensiones en Colombia, Italia y Estados Unidos. Tiene una fortuna de 1.500 millones de dólares, según Forbes, siendo sólo superado por miembros del gobierno de Nicolás Maduro.

El empresario estudió en la Universidad de Fordham en Nueva York y después de graduarse se centró en la administración de la empresa familiar tras la muerte de su padre Lorenzo Mendoza Quintero. En 1993, estudió una maestría en la Escuela de Administración Sloan MIT. Fue durante esos estudios cuando conoció al empresario español Javier López Madrid, muy amigo de doña Letizia (el famoso compiyogui), yerno del constructor Juan Miguel Villar Mir y vinculado a la red del ex comisario José Manuel Villarejo.

Javier López Madrid es amigo de Felipe VI desde los años noventa, cuando era príncipe de España y siempre ha estado presente en su círculo más íntimo, que luego amplió al de su mujer Letizia Ortiz. Fue precisamente López Madrid el encargado de presentar al magnate venezolano al actual monarca.

El empresario venezolano Lorenzo Mendoza. 

Lorenzo Mendoza ha compartido varias jornadas lúdicas con los dos matrimonios españoles. Tanto con la pareja formada por Javier López Madrid y Sivia Villar Mir como con el matrimonio real español. La más sonada ocurrió semanas antes de que los actuales Reyes se casaran en el año 2004. Fue entonces cuando, por culpa de un incidente que tuvo Doña Letizia en el aeropuerto de Miami, se supo que los entonces príncipes de España habían viajado a Nassau (Bahamas) junto a Javier López Madrid y su esposa, Silvia Villar Mir, la hija del dueño de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, gran amigo del Rey Emérito Juan Carlos de Borbón.

Este peculiar encuentro en el Caribe se produjo gracias a la cobertura logística que les había facilitado el empresario venezolano, con avión, casa e intendencia. Sin falta alguna. Tanto que a Letizia Ortiz le llevaban las piñas al barco en altamar en un helicóptero par hacerse sus piñas coladas, una bebida que le fascina. Desde ese día, fue este peculiar empresario español quien propició que la amistad entre el hoy Rey de España y el magnate venezolano se consolidara.

El introductor

Javier López Madrid, yerno de Juan Miguel Villar Mir, propietario de la constructora OHL, ha estado implicado en varias polémicas y casos judiciales. Desde una acusación de acoso realizada por la dermatóloga Elisa Pinto hasta su vinculación en la trama Púnica. Fue el descubrimiento de los investigadores del caso Púnica lo que le llevó con más asiduidad a las páginas de los periódicos. Un apunte en la agenda del empresario donde se refería al ex ministro de Justicia del PP,  Rafael Catalá, como presunto intermediario de una reunión para favorecer a la empresa Vimac en la concesión de contratos de construcción de la línea del AVE a Galicia lo que hizo saltar la mecha.

Pero en relación a la Casa Real, el momento más peligroso protagonizado por este singular empresario tuvo lugar a finales de 2018. Fue entonces cuando el polémico ex comisario José´Miguel Villarejo amenazó veladamente con hacer públicos mensajes entre la Reina Letizia y el yerno de Villar Mir, para el que supuestamente trabajó en muchas ocasiones.

El Gobierno del PSOE reaccionó rápidamente creando una comisión especial. Este grupo de trabajo estuvo encabezado por Pedro Sánchez, presidente del gobierno, junto a Carmen Calvo, vicepresidenta, Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior y Félix Sanz Roldán, entonces jefe supremo del CNI.

El ex comisario Villarejo llegando a los juzgados. 

La periodista Ana Romero cuenta en su libro El rey ante el espejo una parte de este episodio de las grabaciones entre la reina Letizia Ortiz y el empresario López Madrid, que se hicieron amigos cuando el rey Felipe VI los presentó en 2002. En marzo de 2016, con motivo del escándalo de las tarjetas black de Bankia, ya se filtraron unos mensajes entre la Reina y el ex consejero López Madrid, que se habrían producido dos años antes.

La amistad del monarca español y López Madrid proviene de cuando coincidieron en un safari en Kenia a finales de los años 90. La relación de López Madrid, ahora presuntamente alejado de todos los círculos reales, fue muy estrecha llegando ser el padrino de Irene, la hija menor de la infanta Cristina de Borbón con Iñaki Urdangarín.

Reyes Felipe VI y Letizia Ortiz. 

 

Fue el escándalo de las tarjetas black lo que desveló que López Madrid figuraba en la lista de 86 directivos de la antigua Cajamadrid que utilizaron la tarjeta de la entidad, rescatada con dinero público, para efectuar gastos personales. En su caso, fueron 34.807 euros, que devolvió inmediatamente cuando estalló el escándalo.

El 15 de octubre de 2014, el teléfono móvil del empresario registró el siguiente mensaje de su contacto "Ltzia": “Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier. Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compiyogui (miss you!!!)”. La reina y López Madrid coincidían en clases de yoga.

Más problemas con la justicia

La constructora OHL está siendo actualmente investigada en varios casos de corrupción, como las tramas Gurtel, Lezo, Púnica y Bankia. Además, López Madrid fue señalado como cliente de Villarejo. De hecho, el excomisario, que está en prisión, fue señalado por la doctora Elisa Pinto como el hombre que la apuñaló en una calle de Madrid, mientras le decía: “López Madrid quiere que cierres la boca”.

La dermatóloga Elisa Pinto. 

Villarejo siempre ha negado ser el agresor de la doctora, aunque sí reconoció haber coincidido con López Madrid: “Era muy pesado, pero lo aguanté por si había riesgo para la Casa Real”, afirmó el excomisario ante la jueza instructora del caso que lo interrogó.

Villarejo tiene prohibido acercarse a menos de 500 metros de la doctora Elisa Pinto, quien reconoció a este mando policial como el responsable del apuñalamiento que sufrió en la calle el 10 de abril de 2014, presuntamente por orden del empresario López Madrid para quien el excomisario trabajaba según la denuncia interpuesta.

Fue en marzo de 2014 cuando la doctora Pinto denunció al empresario por presunto acoso sexual, amenazas y agresión. Un caso que empezó a instruir la magistrada, Belén Sánchez, titular del Juzgado número 39 de Madrid, que fue quien dictó en junio de 2017 una orden de alejamiento contra el excomisario José Manuel Villarejo Pérez, que desde noviembre de 2017 está en prisión preventiva por orden del Juzgado número 6 de la Audiencia Nacional debido a su presunta implicación en el llamado “caso Tándem”.

 Hoy, Jose Manuel Villarejo también está acusado de blanqueo de capitales, organización criminal y cohecho. “El compiyogui” como le conocen en los círculos reales fue condenado a seis meses de prisión por el caso de las tarjetas black de Cajamadrid., El mismo que ha servido de introductor de Felipe VI con quien hoy es su gran y perfecto anfitrión en sus vacaciones privadas en el Mar Caribe.

 

COMPARTIR: