20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Consiguió que un grupo de empresarios baleares apoyasen financieramente la operación, pero a la hora de firmar les dio la espalda y creó otra sociedad

La historia del contrato de Iker Casillas con el Oporto: Piden cuatro años de cárcel al 'Gordo Santos' Márquez, el mediador del fichaje

Santos Márquez.
Santos Márquez.
La Fiscalía ha resuelto mantener la petición cuatro de cárcel para Santos Márquez, el empresario encargado de hacer de mediador en el fichaje de Iker Casilla por el Oporto. Se le acusa de un presunto delito de administración desleal. La relación entre el Gordo Santos y el grupo de empresarios baleares, que le prestaron apoyo económico, iniciada en 2018 ha acabado de forma muy abrupta. Estos estiman que el perjuicio patrimonial causado asciende a 256.500 euros, el importe de la comisión.

La Fiscalía de las Islas Baleares acusa al empresario e intermediario Santos Márquez por un presunto delito de administración desleal. Le acusa de haberse quedado para sí con los beneficios de la mediación en el fichaje del ex portero del Real Madrid con el club portugués del Oporto en 2015. Señala en su escrito de acusación que Santos Márquez habría obtenido este beneficio a pesar de haber suscrito un contrato para crear una sociedad, denominada Mallorca Viva SL, en el año 2008.

En la primera sesión celebrada del juicio en la Sala Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares, el acusado aseguró que en 2012 había vendido sus participaciones y que desde entonces se consideraba desvinculado de su antiguo socio, el empresario mallorquín que le ha denunciado, Jorge Ignacio Sastre Cabrerizo.

Ya en febrero de 2018 el Juzgado número 8 de Palma de Mallorca admitió a trámite una querella contra el agente de futbolistas Santos Márquez por el irregular destino de comisiones millonarias en el fichaje del ex guardameta internacional del Real Madrid por el Oporto. Inicialmente, el ‘Gordo Santos’, como era conocido, consiguió que un grupo de empresarios baleares apoyasen financieramente la operación. 

La querella fue interpuesta por este grupo de empresarios baleares encabezados por Jorge Ignacio Sastre Cabrerizo y la entidad Mallorca Viva S.L, que inicialmente apoyaron la operación, pero, en el momento de la rúbrica, el agente Santos Márquez les dio la espalda y firmó en nombre de otra empresa que nunca estuvo en la operación, la entidad VS Players S.L, con domicilio en Madrid, calle Zazuar. Los querellantes sospechan que esta sociedad sólo fue un instrumento para que el agente se embolsase una importante comisión, cuyo destino final se investiga.

Fue el 25 de noviembre de 2008, en Palma de Mallorca, cuando Jorge Ignacio Sastre Cabrerizo y Santos Márquez suscribieron un contrato en el que, tras manifestar su intención de constituir a partes iguales una sociedad mercantil, se regulaban los términos de las relaciones entre ellos, en su calidad de socios al 50% de la futura sociedad. En virtud de este contrato, Jorge Ignacio Sastre, el aportante, se comprometía (Cláusula Tercera, Fondos de la sociedad), a aportar a la sociedad fondos suficientes para el desarrollo de la actividad de Santos Márquez, el agente. Finalmente, en vez de constituir una nueva sociedad mercantil, se utilizó una ya existente pero inactiva hasta la fecha, Mallorca Viva S.L., de la cual ambos fueron, de acuerdo con lo pactado, socios a partes iguales desde el día de la compraventa de participaciones (25 de noviembre de 2008, según escritura otorgada ante el Notario de Palma, Luís Pareja Cerdó).

Fichaje de Iker Casillas por el Oporto

En septiembre de 2014, Santos Márquez empezó ya actuar para el fichaje de Casillas fuera del Real Madrid, su club por entonces. En un principio, evidenciaba que lo hacía en nombre y representación de la sociedad mercantil Mallorca Viva, S.L.. Así lo hizo en diversas negociaciones, dirigidas a posibilitar una eventual contratación de Iker Casillas, jugador entonces vinculado por contrato profesional con el Real Madrid Club de Fútbol, a otros clubes.

Tras no fructificar su traspaso al Club de Fútbol New York City de la Major League Soccer (MLS), fue en julio de 2015 cuando el jugador fue contratado por el Futebol Clube do Porto (FC Porto), conocido en España como Oporto. En las negociaciones intervino muy activamente el Gordo Santos, como ha confesado el propio agente FIFA, amigo de Florentino Pérez desde el año 1994.

380 Around Marketing, la sociedad pantalla de Carlo Cutropía

El citado agente suscribió el día 2 de julio de 2015 un contrato con la sociedad Futebol Clube do Porto por el que, como contraprestación a los servicios de intermediación y asesoramiento para la incorporación del jugador Iker Casillas Fernández al club durante las temporadas 2015-2016 y 2016-2017, el Clube Do Porto “pagará a 380 Around Marketing una cantidad de 753.000 euros”, especificándose acto seguido un calendario de pagos al que se dio inicio el pasado 30 de septiembre de 2015 (188.250 euros).

Según se indica en la querella, Santos Márquez, mediante persona interpuesta, formalizó días después, el 28 de julio de 2015, un contrato de reconocimiento de deuda y aplazamiento de pago por sus gestiones en el traspaso de Casillas con la sociedad 380 Around Marketing, S.L., representada por Carlo Cutropía, manager del portero internacional. Pero Santos lo hizo actuando en nombre y representación de una entidad constituida ad hoc para la ocasión, VS Players, S.L., cuyas actividades dieron inicio el 16 de julio de 2015 y de cuyo accionariado forma parte Santos Márquez.

En el contrato se afirmaba que la sociedad de nueva creación, VS Players, S.L. había colaborado con el agente en los servicios de intermediación y asesoramiento prestados al club para la incorporación de Iker Casillas, en su calidad de intermediario núm. 255/256 de la Federación portuguesa de futbol y que, como contraprestación por esos servicios, 380 Around Marketing reconocía adeudar a la sociedad un importe de 256.000 euros.

Le pagaron a Santos el teléfono y el dentista

Paralelamente, la mercantil Mallorca Viva S.L., siempre de acuerdo con el contrato suscrito con Santos Márquez, aportó con gran frecuencia fondos suficientes a la sociedad para el desarrollo por parte del agente de su actividad. La cantidad total de fondos aportados fue muy elevada. No dejaron de aportarse fondos hasta el mes de agosto de 2015, inmediatamente después de tener conocimiento los empresarios mallorquines del comportamiento presuntamente ilícito del agente de Casillas.

Por si lo anterior fuera poco, el principal instrumento de trabajo de Santos Márquez, el teléfono móvil, fue contratado por Jorge Ignacio Sastre, domiciliando los pagos en su cuenta personal de Caja Madrid, abonando mensualmente importantes cantidades en la confianza de que el Gordo Santos trabajaba en exclusiva para Mallorca Viva. Esta sociedad incluso le sufragó diversos gastos personales, algunos muy cuantiosos, como las facturas del dentista, la suscripción a Canal Plus o el alquiler de un piso en Madrid.

Casillas luciendo la camiseta del Oporto. 

Según la querella, “Santos Márquez consciente de la envergadura y notoriedad del negocio, y ocultando que tenía su propia sociedad (recién creada para la ocasión), decide ignorar su vínculo contractual con Mallorca Viva S.L. y cometer, en consecuencia, un ilícito que, en esa medida, aisladamente considerado, podría ser adjetivado como «civil».

Pero ahí no concluye su comportamiento jurídicamente relevante y desleal con dicha sociedad: no sólo decide incumplir su contrato e ignorar a Mallorca Viva, sino también, y pese a ello, seguir solicitando aportaciones de fondos y disponiendo de ellos, pues eran el único modo de poder afrontar los gastos asociados a las negociaciones para la contratación del jugador (billetes de avión, hoteles, comidas, y todo ello por espacio de casi un mes).

La autorización para que Santos Márquez iniciase las negociaciones con el FC Porto se produjo el 30 de junio de ese año, admitiendo el Manager del jugador Iker Casillas, en su reconocimiento de deuda a la entidad relacionada con Santos Márquez, que el 2 de julio suscribió un contrato con dicho club por el que recibirá una contraprestación por sus servicios de intermediación y asesoramiento”.

La relación entre el Gordo Santos y el grupo de empresarios baleares, que le prestaron apoyo económico, ha acabado como se observa de forma muy abrupta. Estos estiman que el perjuicio patrimonial causado asciende a 256.500 euros, el importe de la comisión por los servicios de mediación prestados por Santos Márquez en el fichaje de Iker Casillas por el Oporto. Será ahora la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca quien determine si el destino final de esta comisión millonaria fue desviada a una sociedad pantalla creada ex proceso por el intermediario para supuestamente engañar a sus exsocios.

COMPARTIR: