22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El nuevo juicio consideró probado que el acusado golpeó a Víctor Laínez, que llevaba unos tirantes con la bandera de España, hasta causarle la muerte

Rodrigo Lanza condenado a 20 años de cárcel por el "crimen de los tirantes"

Rodrigo Lanza durante el juicio anterior.
Rodrigo Lanza durante el juicio anterior.
El antisistema Rodrigo Lanza ha sido sentenciado a 20 años en la cárcel por asesinato agravado, por matar de una brutal paliza a Víctor Laínez, de 55 años, en el conocido "crimen de los tirantes", de Zaragoza.

El tribunal consideró probado que Lanza mató a ese hombre, Víctor Laínez, porque consideró que era un "facha" cuando se lo cruzó en un bar de Zaragoza.  La semana pasada, el jurado ya emitió el veredicto de culpabilidad en el que determinó que Lanza culpable de asesinato con la agravante de odio ideológico.

Este miércoles la magistrada que ha presidido el tribunal, María José Gil Corredera, ha decidido imponer esta pena al asesino. Finalmente se ha inclinado por imponerle la más baja de las solicitadas por las partes. En concreto, la Fiscalía reclamó para Lanza 20 años de prisión, frente a los 23 solicitados por las acusaciones particular y popular. La magistrada se ha inclinado por imponer la pena a Lanza que solicitaba la Fiscalía.

Lanza ya lleva casi tres años en prisión provisional por este crimen, eso supone que dentro de poco más de 10 años puede salir en libertad si cumple los requisitos. La obtención de la libertad condicional con las dos terceras partes de condena es el mejor de los horizontes penales que contempla la ley española para un reo. El otro es el de dejar la cárcel tras haber cumplido tres cuartas partes de condena, que es la norma más común. En este supuesto, Lanza podría recuperar la libertad dentro de 12 años, ya que las tres cuartas partes de su condena son 15 años, pero hay que descontar los casi tres que lleva en prisión.

Rodrigo Lanza durante el segundo juicio.

Éste ha sido el segundo juicio por el "crimen de los tirantes", porque el primero fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón tras apreciarse diversas anomalías que condujeron a una polémica sentencia en la que Lanza fue condenado por imprudencia homicida, en vez de por asesinato.

Segunda condena en España

Se da la circunstancia de que Rodrigo Lanza es nieto de un alto mando de la dictadura chilena del general Pinochet, el almirante Sergio Huidobro. El Tribunal ha considerado probado que Lanza atacó a su víctima por la espalda, sin darle posibilidad alguna a defenderse. Lo derribó de un fuerte golpe en la base del cráneo y, cuando estaba inmóvil en el suelo, le propinó una brutal retahíla de puñetazos que culminó con una patada en la cabeza. Lanza abandonó a su víctima agonizando, ahogándose en su propia sangre. Quedó en coma irreversible y murió en el hospital.

Rodrigo Lanza ya fue condenado en España en 2009 a cinco años de prisión por haber dejado tetrapléjico a un policía municipal de Barcelona durante unos altercados con okupas ocurridos en 2007, cuando era un veinteañero.  Tras aquella primera condena abandonó Barcelona y se afincó en Zaragoza. Lanza siguió siendo un conocido activista de ultraizquierda y de movimientos okupas y antisistema, según declararon los policías que testificaron en el juicio.

COMPARTIR: