25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Pasan frío, no pueden apenas lavarse, tienen que conformarse con la comida de la prisión y además se encuentran aislados del exterior

La vida en prisión de la famosa pareja de narcos Emma Coronel y el 'Chapo Guzmán'

Imagen de el Chapo Guzmán y Emma Coronel
Imagen de el Chapo Guzmán y Emma Coronel
Desde que ingresaron en prisión, la vida del Chapo Guzmán y su esposa Emma Coronel Aispuro cambió por completo. Han pasado de tener una vida con todo tipo de lujos a una vida en condiciones austeras, en la que pasan frío, no pueden apenas lavarse, tienen que conformarse con la comida de la prisión y además se encuentran aislados, sin poder tener apenas contacto con sus seres queridos.

Ha cambiado mucho la situación de la pareja que se casó en 2007, en la sierra de Canelas, Durango (México), donde Joaquín Guzmán Loera se escondía de la justicia. El Chapo ha pasado la mayor parte de su carrera criminal huyendo de la justicia y  Emma Coronel no ha sido la única que ha estado en su compañía, pero nunca ha habido dudas de que los beneficios por el tráfico de drogas les han sido provechosos.

Ambos siempre presumían de ropa de marca, coches deportivos de alta gama, armas personalizadas con incrustaciones de diamantes o bañadas en oro, fiestas de cumpleaños carísimas para sus hijas y alguna que otra excentricidad de la llamada narcocultura.

Incluso el nombre de Joaquín Guzmán Loera apareció en las listas de la revista Forbes en 2009, 2012 y 2013 como billonario y, en el puesto 701 de los hombres más poderosos del mundo por su fortuna. Se decía que el Chapo regalaba relojes Rolex y coches de alta gama a sus empleados, mandaba pavimentar vías, electrificar comunidades o mejorar escuelas, como un filántropo de recursos inagotables.

Sin embargo, ahora la vida de los dos no es como ellos desearían que fuese. Los días de Emma Coronel transcurren en una celda muy pequeña, sin acceso a patios exteriores donde poder respirar aire fresco. Tiene las visitas limitadas a un pequeño salón donde puede hacer llamadas a sus familiares más cercanos y abogados. Se ducha una vez cada cuatro días y ve una hora la televisión. Pasa las noches arropada con una manta muy fina y con las luces dándole en la cara todo el tiempo.

Alexandria Detention Center Visitation | Mail | Phone | Alexandria, VA

Imagen de la prisión de Alexandria, donde se encuentra Emma Coronel.

Según contó su abogada, Mariel Colón Miró, en una entrevista televisiva, debe tomar el agua del grifo, algo que al principio le causó náuseas, por el sabor tan repugnante. A pesar de que ha podido llamar a sus gemelas en dos ocasiones y eso ha hecho que se anime un poco, el futuro de la esposa del "Chapo" se vislumbra complicado, ya que podría cooperar con las autoridades y exponerse a represalias, o no delatar a nadie y ser condenada a diez años de cárcel como mínimo.

Mientras tanto, el Chapo Guzmán cumple una cadena perpetua en la cárcel de máxima seguridad ADX Florence y no está contento con el aislamiento extremo al que está sometido.

Según narró el periodista estadounidense Nate Gartrell, en un reportaje publicado en Vlad Tv hace pocos días. “Está prácticamente sentado, inactivo en su celda, rodeado por las mismas cuatro paredes, en un ambiente lúgubre y deshumanizador”.

Al narco se le niega el contacto humano, las visitas legales y las visitas familiares según los documentos legales. Su defensa ha denunciado condiciones de prisión crueles e inhumanas, que considera tortura física y mental.

El Chapo facing life in infamous prison dubbed 'worse than Guantanamo' |  World News | Sky News

Imagen del Chapo y de la prisión de máxima seguridad ADX Florence, en la que se encuentra.

Entre otras quejas, los abogados dicen que los guardias le hablan en inglés, le niegan el acceso a programas de aprendizaje en español, y solo recibe dos llamadas al mes de 15 minutos de su hermana, sus hijas gemelas y su madre. También alegan que no tiene comida adecuada, le niegan los medios para limpiar su celda, además de que ha desarrollado hongos en los pies, ya que todos los presos utilizan el mismo cortauñas.

La pareja sufre las mismas circunstancias que el resto de reclusos, sin tener ningún privilegio ante los demás. El glamour de la pareja de narcos se ha diluido de manera total. Lejos quedan aquellas fiestas en Puente Grande, Jalisco, donde el capo pudo introducir servidoras sexuales, bebidas alcohólicas, comida de restaurantes o dulces, entre otras comodidades, gracias a la corrupción de los funcionarios mexicanos. Lejos quedan también los TikToks y las historias de Instagram en las que Emma Coronel presumía  de sus Ferraris, fiestas y habitaciones de hotel lujosas.

COMPARTIR: