27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los colectivos de damnificados exigen una reunión con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, para hacerle llegar su descontento

Proyecto Ágata: El millonario plan de energía eólica que indigna a los vecinos de Ávila

Aerogeneradores en España
Aerogeneradores en España
El pasado mes de mayo, el Gobierno de Ávila anunció el proyecto Ágata, un plan de energía eólica que consiste en la instalación de diecinueve aerogeneradores cerca de la urbanización de Las Damas, en Peguerinos. Dos meses después, los vecinos de la zona, apoyados por personas de toda España que sufren las consecuencias de estos aparatos y por una gran cantidad de asociaciones defensoras del medioambiente, han mostrado su indignación por el daño que provocarán estas instalaciones.

A lo largo de los últimos años, la búsqueda de fuentes de energía renovables se ha convertido en uno de los principales objetivos de muchos países y empresas suministradoras de electricidad. La principal ventaja de este tipo de energía es que está producida por recursos naturales como el viento, la luz del sol o las corrientes de agua, fuentes que, al contrario que el carbón, el petróleo o el gas natural, nunca se agotarán.

Uno de los ejemplos que más éxito ha tenido en nuestro país es el de la energía eólica. Este tipo de energía se obtiene gracias a una serie de aerogeneradores que, al ser movidos por la fuerza del viento, logran activar una turbina y consiguen transformar ese movimiento en energía eléctrica.

La característica que más llama la atención al observar uno de estos aerogeneradores es su altura, ya que, en total, superan los 230 metros de longitud, por lo que, elegir un lugar en el que posicionarlos es una tarea muy complicada. La ubicación seleccionada debe estar lo suficientemente alejada de los complejos residenciales y no suponer un riesgo para el desarrollo de la fauna y la flora que habita en ella, aunque, tal y como ha sucedido en el municipio de Peguerinos, Ávila, hay ocasiones en las que estos proyectos no cumplen ninguna de estas dos condiciones.

Un operario subido un gran aerogenerador.

El Gobierno de Ávila anunció hace unos meses la aprobación del proyecto Ágata, un plan millonario que pretende instalar diecinueve aerogeneradores en las inmediaciones de la urbanización Las Damas, en Peguerinos. Según este proyecto, la energía generada por estos generadores será evacuada a través de una línea aérea de alta tensión de más de 33 kilómetros de longitud que atravesará la Sierra Oeste de Guadarrama y afectará a zonas como El Escorial, Galapagar, Colmenarejo o Santa María de la Alameda.

Tal y como ha explicado a Elcierredigital.com Eva Aladro, portavoz de los vecinos afectados, la instalación eólica se quiere situar demasiado cerca de la urbanización Las Damas, de forma que incluso un aerogenerador estará solo a 400 metros de uno de los chalés. La primera consecuencia de esta decisión es la molestia que causará a los habitantes de la urbanización, pues estas estructuras “generan ruido de baja frecuencia que, en un principio, no parece muy molesto pero si se tiene que escuchar durante todo el día, se convierte en una pesadilla”.

Pero el proyecto Ágata, en palabras de Aladro, “no solo molestará a los vecinos, sino que destrozará el paisaje, la fauna y la flora de todo el territorio”. Según un estudio realizado por la ONG SEO Birdlife, los más de 18.000 generadores que funcionan en nuestro país causan la muerte de entre seis y 18 millones de animales voladores cada año, algo que afecta a las migraciones de toda Europa y que provoca un aumento de insectos por falta de sus depredadores naturales. Por otra parte, el transporte de estos grandes generadores por las estrechas carreteras de la zona también provocará un grave daño al ecosistema en el que habitan una gran cantidad de mamíferos.

Aves muertas cerca de aerogeneradores.

Por todas estas razones, los vecinos de la zona harán entrega de una carta al Ministerio de Transición Ecológica mostrando su indignación y solicitarán una entrevista con la ministra Teresa Rivera y con los secretarios de Estado de Energía y de Medio Ambiente Sara Aagesen y Hugo Morán para trasladarles la gran preocupación ciudadana por la puesta en marcha del proyecto.

Estos intranquilos vecinos han encontrado no pocos apoyos. La recogida de firmas que impulsaron desde la plataforma Change.org resultó todo un éxito, teniendo gran acogida entre numerosos ciudadanos del norte de España, muy afectados por estas estructuras, y varias asociaciones defensoras del medioambiente como Ecologistas en Acción o el Observatorio para la Protección del Patrimonio de la Sierra de Guadarrama, que decidieron apoyar su causa.

Mediante estas acciones, no solo buscan una solución para el presente sino también para el futuro ya que, tal y como ha explicado Eva Aladro, los aerogeneradores tienen una vida útil de unos 30 años pero las empresas que deben colocarlos “no se comprometen a retirarlos cuando dejen de funcionar”, una situación que provocará que el territorio pase a ser “un vertedero lleno de estos aparatos” que hará aún más daño al medioambiente y al gran ecosistema que existe en nuestro país.

COMPARTIR: