16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sofía Barroso asegura que su exmarido, Fernando Palazuelo, descapitalizó su patrimonio y le acusa de dejarla sin 50 millones de euros

El padre de Sofía Palazuelo, la futura Duquesa de Alba, ante la Justicia acusado por su exmujer de apropiación indebida

El Cierre Digital en Fernando Palazuelo.
Fernando Palazuelo. / El suegro del futuro duque de Alba se enfrenta a un juicio complicado.
No corren buenos tiempos para la familia política de Fernando Fitz-James Stuart, el futuro Duque de Alba. Fernando Palazuelo, padre de Sofía Palazuelo, la esposa del Duque de Huéscar, se enfrenta a un complicado juicio que ha supuesto la ruptura de la familia al acusarle su exmujer, Sofía Barroso, de haber despatrimonializado una empresa familiar. La madre de la futura Duquesa de Alba cifra en 50 millones de euros la cantidad en la que supuestamente ha sido perjudicada y descapitalizada.

Cuando en octubre de 2018 Sofía Palazuelo se convertía en la esposa de Fernando Fitz-James Stuart, hijo del Duque de Alba, a todo el mundo le sorprendió que no fuera acompañada al altar por su padre, el empresario Fernando Palazuelo. Se evidenciaba así que la relación entre padre e hija no era la mejor. 

Ahora, Fernando Palazuelo se enfrenta a un horizonte judicial complicado. El empresario se sentará en el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional acusado de apropiación indebida agravada, ya que lleva enfrentando desde hace años contra su exmujer, Sofía Barroso, en un duro contencioso judicial. 

El asunto es que se le acusa de despatrimonializar la sociedad inmobiliaria Arte Express SA en perjuicio de los intereses de la que fue su esposa.  En el año 2008, la sociedad Arte Express S.A estaba participada por Sofía Barroso, que tenía el 51% de las acciones mientras que Fernando Palazuelo poseía el 49% del accionariado y ejercía como Administrador Único. 

Una sociedad familiar 

Sofía Barroso creó Arte Exprés, una especie de tour operator luxury, dedicado a mostrar los enclaves y las colecciones de arte más exquisitas de la isla a visitantes de alto poder adquisitivo.

Fernando Fitz-James Stuart y Sofía Palazuelo.

El matrimonio creó esta empresa cuando llegaron a Baleares en los años ochenta y comenzaron a adquirir propiedades antiguas para rehabilitarlas y después alquilarlas o venderlas. Sin embargo, en 2005 el matrimonio entró en crisis y Palazuelo comenzaba a acumular deudas y problemas. Tras la debacle del mundo inmobiliario en 2008 puso rumbo a Perú donde, por el contrario, el sector vivía un momento dulce. 

En 2012 el matrimonio se separó y comenzaron los problemas. Los hijos mayores del matrimonio, Jaime y Fernando, se fueron a trabajar con su padre a Lima y descubrieron lo que presuntamente había hecho su padre. Así, en 2019, Sofía Barroso decidió judicializar el asunto y acusar a Palazuelo de haberla despojado de 50 millones de euros. 

Tras la declaración de sus hijos en sede judicial, Fernando Palazuelo intentó ganar tiempo y presentó un recurso ante la Audiencia Nacional alegando que los delitos de los que se le acusaba estarían prescritos. Finalmente, el recurso ha sido rechazado y Palazuelo será juzgado. 

La empresa que creó el matrimonio era a su vez socia única de varias entidades mercantiles, como la sociedad domiciliada en Perú llamada Arte Express y Compañía SAC. Según la acusación, Fernando Paluezo utilizó su papel de Administrador Único de Arte Express S.A para traspasar 75.857 acciones procedentes de la mercantil peruana Arte Express Compañía SAC, administrada por Arte Express, a una sociedad en Panamá:  Hestia Group Corp. Así, la empresa española se quedó con sólo una acción. 

El papel de Sofía Palazuelo 

Cuando sus padres se separaron, Sofía tomó partido por su madre hasta tal punto que Fernando Palazuelo no apareció en el enlace ducal de su hija. La relación entre Sofía Barroso y el que fuera su marido tuvo un punto culminante cuando la historiadora del arte acusó al arquitecto y promotor inmobiliario de engañarla precisamente con Arte Exprés.

Fernando Palazuelo es quien más quebraderos de cabezada ha dado en lo mediático a su hija. Cuando se supo del compromiso, comenzaron a saltar a la luz algunos asuntos espinosos para el arquitecto. Por ejemplo, su condena por coacciones a dos inquilinos, estafa en la venta de unos pisos y deudas con Hacienda.

Por el contrario, su relación con su madre es muy cercana. Juntas han puesto en marcha un negocio: Around Art j., empresa dedicada a organizar visitas exclusivas guiadas a museos, galerías de arte, casas históricas... y, lo más curioso, encuentros con artistas o con importantes coleccionistas. 

Sofía Palazuelo se formó en el centro bilingüe American International School de Mallorca. Posteriormente, se trasladó a Madrid para estudiar Marketing y Comunicación en el Colegio de Estudios Internacionales, lugar donde conoció a su futuro marido, Fernando Fitz-James Stuart, con el que inició un noviazgo de cinco años que se oficializó hace dos, en 2016, durante la Feria de Abril de Sevilla.

Se casaron el 7 de octubre de 2018 en el Palacio de Liria, el gran bastión de los Alba, en una ceremonia calificada por algunos como de perfil bajo para el que era el primer gran acontecimiento familiar desde el fallecimiento de la recordada Cayetana de Alba en 2014.

La ceremonia fue oficiada por Ignacio Sánchez Dalp, párroco muy unido a la familia, y entre los asistentes destacó la presencia de la Reina Emérita Doña Sofía. La ceremonia, al contrario de lo que marca la tradición, se ofició en los jardines del palacio y no en la capilla. Dicen que por decisión del Duque de Alba y que esa es la razón por la que la novia, Sofía Palazuelo, se negó a llevar la tradicional tiara de la Casa. Un gesto simbólico pero que dice mucho de una mujer que representa el futuro de la dinastía.

COMPARTIR: