22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Consejero del PP, Carlos Izquierdo, ha firmado la orden 1283-2018 de 15 de octubre que deniega el Proyecto de Alcance Regional (PAR)

La Comunidad de Madrid desestima finalmente el proyecto de un segundo aeropuerto en Casarrubios del Monte, que el propio Pedro Sánchez bendijo en persona en el año 2016

El proyecto del nuevo aeropuerto de Casarrubios del Monte (Toledo-Madrid) choca con sus primeros obstáculos, algunos de enorme envergadura, como haber sido desestimado por la Comunidad de Madrid por no tener competencias. Otros también llamativos, como la oposición de sus vecinos que ya han presentado alegaciones ante Aviación Civil. Todo esto a pesar del apoyo reconocido del propio presidente del Gobierno Pedro Sánchez, que lo visitó personalmente en 2016

Tal y como adelantó El Cierre Digital en exclusiva la Comunidad de Madrid ha desestimado finalmente el proyecto del Aeropuerto de Casarrubios del Monte al carecer de competencias. El Consejero de Medio Ambiente, Carlos Izquierdo, ha firmado la orden 1283-2018 de 15 de octubre que desestima el Proyecto de Alcance Regional (PAR) presentado por Air City Madrid para la construcción de un aeropuerto comercial por carecer la Comunidad Autónoma de competencias para este tipo de infraestructuras de pasajeros.

El planteamiento para la construcción de un segundo aeropuerto en Madrid, situado en Casarrubios del Monte (Toledo), ocuparía un 30% del terreno en esta localidad de Castilla-La Mancha y un 70% en Madrid, en los términos municipales de Navalcarnero y El Álamo. De hecho, la mayor parte de la ampliación de la instalación (que opera actualmente como pequeño aeródromo), se ejecutaría en la Comunidad que preside el popular Ángel Garrido, de ahí el especial interés porque esta instalación fuese declarada como Proyecto de Alcance Regional.

Ante este propósito la normativa de la Comunidad de Madrid deja claro que no puede regular este tipo de instalaciones. En concreto, el artículo 1 de la Ley 3/2010, de 22 de junio, de Instalaciones Aeronáuticas de la Comunidad de Madrid, señala que la citada Ley es de aplicación en los “aeródromos, helipuertos y aeropuertos de la Comunidad de Madrid que no son militares, no tienen la calificación estatal de interés general ni desarrollan actividades comerciales”, considerando entre las actividades comerciales “las que se realicen en virtud de contrato de transporte de pasajeros, que supone el pago de billete de pasaje”. Al no poder conseguir la declaración de Proyecto de Alcance Regional, no podrá considerarse como de utilidad pública y los promotores tampoco podrán adquirir los terrenos a través de la expropiación que realizaría la propia Comunidad de Madrid, con su posterior pago.

La verdadera historia de Air City Madrid Sur

El Cierre Digital se ha puesto en contacto con fuentes cercanas a la empresa Air City Madrid Sur SL, quienes señalan que el interés del gran promotor del Aeropuerto de Casarrubios, Javier Ruedas, se debe a su pasión por la aeronáutica y ser precisamente piloto con base en este aeródromo desde el año 2000. Por todo ello creó su propia sociedad, GAMT AirportDevelopment, hoy una de las accionistas del proyecto Air City Madrid en el año 2012, cuando aún ocupaba el puesto público de Gerente de la Empresa Municipal de la Vivienda de Toledo y cuando el actual presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, era alcalde de la Ciudad Imperial.

 

Javier Ruedas (Foto de Archivo)

Javier Ruedas Carvajal, actual consejero delegado de Air City Madrid Sur, es sin duda la cara más visible del proyecto. Su experiencia en la empresa privada es más bien limitada. Pero aún son más sorprendente sus vínculos con el actual presidente de la Junta de Comunidades, el socialista Emiliano García Page, del que fue jefe de gabinete. Y como no, su más que estrecha relación con José Bono. No hay que olvidar que Ruedas manejó la publicidad institucional de Castilla-La Mancha durante 11 años.

Este experto en comunicación, ahora reconvertido en empresario del negocio de la aviación, nació en 1972. Estudió comunicación en la Universidad Antonio de Nebrija y, recién licenciado, en 1995 con tan solo 23 años, ocupó el cargo de Jefe de Publicidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, uno de los puestos más relevantes dentro del Gobierno Regional. Allí manejaba uno de las partidas presupuestarias más influyentes. El poder que ostentó durante esos años fue enorme entre los medios de información locales y también muchos nacionales, que le conocen perfectamente. Durante más de diez años fue quién decidió, en gran medida, la distribución de la publicidad institucional a su libre albedrío y al de su jefe Pepe Bono. Fueron tres campañas electorales siendo la mano derecha del todopoderoso presidente de la Junta de Castilla-La Mancha.

Javier Ruedas mantuvo su cargo hasta dos años después de la salida de Bono del Gobierno Regional, ya que fue nombrado ministro de Defensa en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero entre los años 2004 y 2006. Justamente en ese año dio el salto junto al pupilo de Bono y su otro yo, Emiliano García Page. El entonces vicepresidente segundo de la Castilla-La Mancha en el Gobierno socialista de José María Barreda, preparaba su asalto a la alcaldía de Toledo y Javier Ruedas se convirtió de facto en su gran valedor e ideólogo. Esto le llevó a ser su jefe de Gabinete en la alcaldía de la ciudad de Toledo hasta el año 2011. Su siguiente cargo no le alejó de la sombra de García Page. Ocupó el puesto de gerente de una de las entidades públicas más importantes de la ciudad imperial, la Empresa Municipal de la Vivienda de Toledo hasta el 2014.

Pero su pasión por la aviación le hacía acudir con frecuencia al Aeródromo de Casarrubios del Monte. Fue allí cuando conoció y se hizo amigo de Ignacio Elduayen, miembro de la familia propietaria de las actuales instalaciones y con el que firmó un acuerdo de opción de compra de los citados terrenos. Siempre obsesionado con este proyecto aeronáutico-especulativo, al fracasar el proyecto de construcción de otro aeropuerto en el cercano municipio de El Álamo auspiciado por Ignacio González y el PP madrileño, fue cuando constituyó la sociedad Air City Madrid. Así convenció a la familia Elduayen para formar parte del proyecto.

Lo primero que hizo ante la falta de recursos financieros fue buscar apoyo y músculo financiero. Y lo obtuvo fundamentalmente del ex presidente de Vueling y ex ministro del PP, Josep Piqué, que entró en la sociedad con un 33% del accionariado a través de su más que singular consultora Pasipahe; y con otro 33 por ciento, lo hizo la sociedad EuropeanFlyers, que opera en el aeródromo de Cuatro Vientos, y que ya estuvo implicada en el fracasado proyecto del aeropuerto de Ciudad Real. Javier Ruedas y su consultora GAMT AirportDevelopment se quedaban con el restante 33 por ciento.

La primera decisión que se tomó para evitar suspicacias fue nombrar al ex ministro del PP, Josep Piqué, como presidente de la compañía Air City Madrid. Pero hubo un problema que solucionar. Cuando Piqué fue nombrado consejero de AENA (la intención inicial del anterior ministro de Fomento del PP, Íñigo de la Serna, era hacerle presidente) se vió obligado a abandonar la presidencia ante las presiones sociales y el qué dirán. Aunque, en cambio, no abandonó su importante participación dentro de la empresa constructora del nuevo aeropuerto.

Josep Piqué (Cordon Press)

Inmediatamente hubo que buscar un recambio que tuviera el beneplácito del poder y, por ello, se buscó a una persona próxima al poder socialista y de reconocido prestigio. Así se escogió al multiempresario y con raíces en Castilla-La Mancha, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, su actual presidente al que se le adjudicó un 5% de las acciones, a través de una empresa de la que también es copartícipe su mujer Pilar Solís-Beaumont y Martínez-Campos. Al repartir este porcentaje con el multicultural Marañón y Bertrán de Lis los otros tres accionistas redujeron su participación hasta un 31,6% cada uno.

Según fuentes directas de Air City Madrid Sur SL consultadas por El Cierre Digital, “el proyecto no tiene que ver nada con el poder socialista ni con la relación sempiterna de Ruedas con Bono, Page y Pedro Sánchez. Son cosas distintas”. Incluso, afirman que Ruedas llegó a ser denostado por Page por irse con Sánchez como asesor en su campaña a ser el jefe del PSOE y que solo es un deseo personal “de hace ya muchos años de tener un aeropuerto”. Sin embargo, esto choca frontalmente con lo declarado por uno de los máximos propulsores del proyecto de Air City Madrid, Ignacio Elduayen. En una entrevista publicada por el diario La Información relata como en el invierno de 2016 recibió la visita del hoy presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Por aquel entonces Javier Ruedas asesoraba a Sánchez en su campaña para lograr la secretaría general del PSOE. "Comió con nosotros, le enseñamos el proyecto, nuestras ideas…", ha narrado Ignacio Elduayen.

También ha señalado que desde hace dos meses el Ministerio de Fomento y Aviación Civil tienen sobre la mesa el proyecto que creen que será exitoso porque "estamos al lado de una gran ciudad, a menos de media hora en coche de Madrid y a 30 kilómetros del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, que al ritmo de crecimiento actual, estará saturado en tres o cuatro años”. Algo que desmienten expertos vinculados con el Aeropuerto de Barajas que consideran que este nuevo aeropuerto “no tiene sentido comercial ni operativo”.

Otro problema: Los vecinos contra el aeropuerto

A los trámites administrativos y la denegación de Proyecto de Alcance Regional por parte de la Comunidad de Madrid, hay que sumar otro problema: la oposición de sus vecinos. El Grupo Independiente de Calypo Fado y Casarrubios del Monte ha presentado alegaciones al citado proyecto ante la Dirección General de Aviación Civil en las que pide que se le tenga como parte interesada. Para ello ha pedido a Aviación Civil que se le facilite “copia de la documentación del expediente en tramitación”, porque de acuerdo con las informaciones que se han conocido el aeropuerto que se plantea en el proyecto presentado limita con la urbanización Calypo Fado, en la que residen unas 4.000 personas entre vecinos empadronados y no empadronados.

 

La urbanización Calypo Fado se vería afectada por las operaciones del nuevo aeropuerto

Los vecinos han exigido "claridad, transparencia y publicidad a los promotores y a las instituciones" y que en el proyecto "no se ponga el interés especulativo por encima del interés general en este proyecto y por delante de las personas que pueden verse gravemente afectadas". El grupo político independiente ha aseverado que el proyecto "ha sido tramitado hasta ahora con total obscurantismo y ocultación y sin que los ciudadanos/as afectados conozcan su alcance y repercusión, lo cual nos preocupa porque lo publicado en los medios de comunicación es que dicho proyecto limita territorialmente con la propia urbanización Calypo Fado asentada y en desarrollo hace más de 40 años”. También entiende "que este proyecto no responde a una necesidad real sino a una operación urbanística especulativa de gran calado que tiene un gran parecido con el proyecto del aeropuerto de Ciudad Real".

Pero el gran problema al que ahora se enfrenta el proyecto del segundo aeropuerto de Madrid, promovido por parte de la empresa Air City Madrid S.L. que preside Gregorio Marañón Bertrán de Lis y lidera Javier Ruedas como Consejero Delegado, es su no aprobación por la Comunidad de Madrid. Queda ya lejos de la información partidista que distribuyó la Agencia EFE y de la que se hicieron eco conocidos medios nacionales, en las que Javier Ruedas afirmaba que "el proyecto había sido declarado de Alcance Regional por la Comunidad de Madrid”. Sin embargo, la realidad es bien diferente.

Los letrados de la Comunidad de Madrid, como publicó El Cierre Digital, emitieron hace días un informe concluyente que desestimaba la iniciativa de esa declaración, “ya que la Autonomía no tiene competencias sobre instalaciones aeroportuarias con fines comerciales”. Esta declaración es clave para su viabilidad económica no sólo porque suponga que el proyecto sea considerado de interés general o interés social, sino especialmente por las ventajas en la ocupación de los terrenos y derechos a efectos de su expropiación. El pasado 15 de octubre el informe jurídico se imponía y el Consejero de Medio Ambiente, Carlos Izquierdo, firmaba la orden 1283-2018 que desestima el Proyecto de Alcance Regional (PAR) presentado por Air City Madrid Sur S.L. Ahora “la patata caliente” sobre el futuro proyecto del Aeropuerto de Casarrubios del Monte la tiene el Ministerio de Fomento, dirigido por el socialista de origen conquense José Luis Ábalos.

COMPARTIR: