29 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Deberá dar explicaciones por su viaje a Ribadeo haciéndose pasar por un cargo público y por la falsificación de su DNI en el examen de selectividad

Un mes clave para el "Pequeño Nicolás": Dos juicios en los que le piden 11 años de prisión

El Pequeño Nicolás rodeado de policías
El Pequeño Nicolás rodeado de policías
El Pequeño Nicolás deberá enfrentarse a dos juicios: por la comida con un empresario de Ribadeo en la que se hizo pasar por un cargo público y por la falsificación de su DNI para que un amigo realizara en su nombre el examen de selectividad. Además de él, en el primer juicio están acusados dos policías que le ayudaron a cumplir su meta; y en el segundo, deberán sentarse en el banquillo tanto el amigo que realizó el examen como la funcionaria que, presuntamente, le proporcionó el nuevo DNI.

Este mes de mayo será vital para el futuro de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, El Pequeño Nicolás, ya que, a lo largo de estas semanas deberá enfrentarse a dos de los juicios más importantes de las cuatro causas punitivas de las que se le acusa. Primero, tendrá lugar el juicio por el viaje a la localidad de Ribadeo como representante de la Familia Real española y, tras esta vista oral, Francisco Nicolás tendrá que defenderse ante la acusación de falsificar su carné de identidad para que un amigo realizara el examen de selectividad en su nombre.

El primer juicio comenzará el martes 11 de mayo, en él, la Fiscalía reclama siete años de cárcel para Francisco Nicolás por los delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad en documento oficial y cohecho pasivo, además, el Ministerio Público reclama una multa de 81.000 euros. En este juicio también se sentarán en el banquillo como acusados dos policías que se enfrentan a una petición de 5 años y medio de prisión.

Francisco Nicolás compareciendo ante los medios en los Juzgados.

Los surrealistas hechos por los que se le acusan tuvieron lugar en el año 2014, cuando, con tan solo 20 años, Francisco Nicolás acudió a un almuerzo con un empresario en Ribadeo haciéndose pasar por un funcionario público que servía como enlace entre el Gobierno y la Casa Real. Para lograr esta hazaña, Nicolás se puso en contacto con uno de los agentes de policía acusados y le prometió una gratificación económica si le proporcionaba los medios policiales necesarios para hacerse pasar por un cargo público al llegar al almuerzo. Tras esto, solicitó a la Policía Municipal de Ribadeo que les acompañara en la comitiva y alquiló cuatro vehículos con sus respectivos conductores, para los cuales creó falsas acreditaciones del Ministerio del Interior.

El segundo agente acusado entró en escena durante el viaje al restaurante, en el que, junto al primero, se hicieron pasar por policías que realizaban labores de escolta a una autoridad. Para ello colocaron acreditaciones oficiales del Ministerio del Interior en dos vehículos. El engaño se realizó de manera tan brillante que incluso el alcalde de Ribadeo se unió a la comida. Esta será la cuarta vez que se intente el inicio del citado juicio, ya que los dos últimos intentos se cancelaron por culpa del Covid y el primero no tuvo lugar debido a que la abogada de Francisco Nicolás denunció presiones y coacciones hacia ella y su familia.

El segundo juicio contra Francisco Nicolás Gómez Iglesias  dará comienzo el día 20 de mayo, donde se intentará resolver la presunta trama organizada por El Pequeño Nicolás para que un amigo realizara el examen de selectividad en su nombre. En este juicio, la Fiscalía solicita para él una pena de 4 años y 6 meses de prisión y una multa de más de 36.000 euros por el delito de falsedad en documento oficial como cooperador necesario e instructor.

Francisco Nicolás en su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid.

Para logar su cometido, Nicolás se matriculó en el examen de selectividad en septiembre de 2012 con el fin realizarlo, pero pagó a un amigo suyo para que lo hiciera. Este amigo le proporcionó una foto, con la cual, Nicolás acudió a una comisaría y, con la presunta ayuda de una funcionaria policial, obtuvo un DNI con su nombre y con la foto del amigo que iba a hacer el examen.

Finalmente el amigo realizó el examen en su nombre y obtuvo una calificación de 8,25. Además de la acusación a Francisco Nicolás, la Fiscalía pide 4 años de prisión y 2.160 euros de multa a la funcionaria de policía que supuestamente le proporcionó el nuevo DNI como autora del delito y otros cuatro años de cárcel más 1.620 euros de multa para el amigo, como cooperador necesario.

En total Francisco Nicolás se enfrentará este mes a la petición de más de 11 años de cárcel y a una multa de casi 120.000 euros.

COMPARTIR: