25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta norma del gobierno de Sánchez obligaría invertir a las empresas 6.270 millones de euros más para alcanzar los nuevos objetivos de sostenibilidad

La industria alimentaria prevé el cierre de 2.400 compañías debido al nuevo Real Decreto de Envases

Sector de industria en España
Sector de industria en España / Sector de industria en España
Las nuevas medidas legislativas de acuerdo con el Real Decreto de Envases y Residuos de Envases podrían suponer el cierre de 2.400 compañías de la industria alimentaria. La Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) estima que se necesitarán alrededor de 7.000 millones para que estas se adapten al objetivo de reducir del 50% de botellas de bebidas de plástico de un solo uso. El director de la FIAB, Mauricio García de Quevedo, propone "sentarse a negociar".

Aproximadamente 2.400 compañías cerrarán sus puertas tras la implantación del proyecto de Real Decreto de Envases y Residuos de EnvasesSegún la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), esta nueva norma obligaría a las empresas a invertir 6.270 millones de euros para lograr alcanzar los nuevos objetivos. Reducir el 50% del consumo de los envases de plástico de un solo uso en bebidas y fomentar la reutilización son algunas de las medidas que se pondrán en marcha en 2030.

Esta cantidad de empresas supone más del 7% del total de la industria, principalmente compañías ubicadas en el medio rural y pymes. Así lo ha estimado el director General de la FIAB, Mauricio García de Quevedo, usando los datos de un informe realizado por Analistas Financieros Internacionales (AFI). 

Además a esta cifra hay que sumarle el coste de la Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) que supondría alrededor de 490 millones de euros y el impuesto de plástico que lo incrementaría en 300 millones. En total, un impacto de más de 7.000 millones de euros que podría suponer el cierre de 2.400 compañías del sector debido a la “complejidad” que implica la inversión para las empresas. El director, García de Quevedo, insiste en la necesidad de “sentarse a negociar” con el fin de llegar a un acuerdo para todos.

García de Quevedo ha anunciado en la presentación de la primera Memoria de Sostenibilidad de FIAB —que expresa el compromiso de la industria alimentaria con el Desarrollo Sostenible—, que a través del diálogo se podía alcanzar un real decreto “viable” con el fin de conseguir un objetivo común. La finalidad de estas nuevas medidas es crear un sistema más respetuoso con el medio ambiente. Para ello, el director propone “avanzar coordinados en la búsqueda de modelos cada vez más eficientes y sostenibles, pero sin perjudicar la competitividad de las empresas”. 

La España Vaciada: la más afectada por la medida

Los efectos perjudiciales que puede tener el nuevo proyecto de Ley se verán reflejados, principalmente, en la España Vaciada, según certifica la Industria de Alimentación y Bebidas. En porcentajes, la España Despoblada supone un 77% de la superficie española, donde se reparte el 10,4% de la población.

Un estudio elaborado por la FIAB junto al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación titulado titulado 'La contribución de la Industria de la Alimentación y Bebidas a la España Vaciada', corrobora que el 17% de la población de la parte más despoblada de nuestro país está relacionada con esta industria, lo que supondría más de 830.000 personas que viven de ella.

Es por ello que la Industria Alimentaria y de Bebidas (IAB) tiene un fuerte compromiso para mantener el desarrollo del trabajo en estas zonas, que supone 20.566 millones de euros de la actividad económica del sector, según se explica en el informe ya citado de la FIAB.

Sostenibilidad en la industria alimentaria

La Memoria de Sostenibilidad ha sido elaborada por la consultora KREAB con la colaboración del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en este informe se recogen las primeras iniciativas y avances para contribuir a la sostenibilidad de la industria junto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El sector alimentario tiene el compromiso de “dar respuesta a las necesidades de una sociedad cada vez más consciente y comprometida con la sostenibilidad”.

Según ha anunciado José Miguel Herrero, director general de la Industria Alimentaria, los procesos industriales deberán involucrarse para concienciar a la población y evolucionar en el sector. Además, advierte que será una tarea difícil de conseguir y que detrás se esconden muchos alimentos que tienen mucho trabajo.

Envase de botellas.

El informe señala que desde 2014, la industria de alimentación y bebidas ha mejorado la eficiencia energética en un 13,4% y ha descendido en un 8,2% sus emisiones. En 2019, el total de la energía consumida del sector provenía de fuentes renovables. Tres de cada cuatro empresas aprovechan los productos derivados de otros procesos productivos  y el 80% cuentan con la donación de alimentos, según señalan los datos de la memoria.

De esta manera, el impacto de esta industria ha aumentado a 131.418 millones de euros, situándose el tercer sector en términos de producción económica. Además, este grupo genera casi medio millón de puestos de trabajo, con el el 11,4% proveniente de las exportaciones del país y el 14,7% del Producto Interior Bruto del total de la industria.

España, el segundo país más preocupado por el cambio climático

De acuerdo con el último estudio de la multinacional de mercados Ipsos, el 77% de los españoles están preocupados por los efectos que causará el cambio climático en el planeta. En el resto del mundo, solo 4 de cada 10 personas consideran que el Gobierno de su país tiene un plan claro para adoptar medidas de forma conjunta.

España se posiciona como el segundo país al que más le preocupa el cambio climático, detrás de Italia. Según refleja el estudio, la ciudadanía mundial cree que existe una responsabilidad conjunta entre el Gobierno, las empresas y la población. Aunque existe un desconocimiento generalizado para hacer frente al cambio climático. Más de la mitad de los encuestados estima que de no actuar pronto, será tarde para las próximas generaciones. Un 52% de la población confía que en los próximos diez años habrá avances significativos en la lucha contra el cambio climático en el país. 

En conclusión, la encuesta de Ipsos señala que la población no tiene intención de cambiar en acciones de mayor impacto, como puede ser cambiar la dieta de consumo o evitar los vuelos, aunque desde 2021 han aumentado las expectativas de la población.

COMPARTIR: