18 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Dueño del Deportivo La Coruña, patrocina con la entidad Abanca diferentes equipos gallegos, desde el fútbol hasta el baloncesto pasando por el hockey

La vida de Juan Carlos Escotet, el banquero de Hugo Chávez que ahora domina el mundo deportivo

El Cierre Digital en Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca.
Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca.
Juan Carlos Escotet es la cuarta fortuna de España. El que fuera banquero de Hugo Chávez, de padres españoles afincados en Venezuela, es propietario del 85 por ciento del banco gallego Abanca, con el que patrocina a numerosos clubes deportivos de diversas modalidades (baloncesto, fútbol, balonmano, voleibol…). Además es dueño del Deportivo, que podría subir a Segunda División este sábado. Una circunstancia que Escotet podría aprovechar para venderlo.

El banquero Juan Carlos Escotet es la cuarta fortuna de España, como así lo acredita la lista que Forbes publica cada año con los más ricos del país. Con los más de 800 millones de euros que ha crecido en el último año, se estima que posee 4.000 millones de euros. Una cantidad que le procuró, en el listado de 2023, una posición más ventajosa que la de otra de las grandes fortunas de España: Juan Roig, dueño de Mercadona.

Fuentes cercanas al entorno de Escotet afirman que el banquero basa sus negocios en dos pilares: “comprar bancos y compañías de seguros”. Uno de los bancos que Escotet adquirió en el año 2013 fue Novagalicia Banco, que acabó convirtiéndose en Abanca y de la que es propietario al 85 por ciento.

Con esta adquisición, Escotet también se hizo con la deuda que el Real Club Deportivo de La Coruña tenía con los bancos que se fusionaron para crear Novagalicia Banco: Caixa Nova y Caixa Galicia. La deuda se convirtió en acciones, por lo que el banquero acabó siendo propietario de un club de fútbol al controlar el 80 por ciento de su capital. Un club que este sábado se juega el pase a la Segunda División.

Según publicamos en elcierredigital.com, la idea de Escotet es vender el club este verano, una vez esté fuera del concurso de acreedores en el que entró hace nueve años para evitar la quiebra. El banquero aprovecharía un ascenso a Segunda División para amortizar parte de la inversión aunque, como explicaban fuentes del club a este diario, “Abanca difícilmente podrá amortizar todo lo que ha invertido”.

Jugadores del Deportivo.

A pesar de que Escotet empezó a implicarse más con el club en el año 2017 y renovó la junta directiva el pasado 2021 con la esperanza de ver “de nuevo en Primera División” al Deportivo, fuentes conocedoras de la situación afirman que “su intención sería venderlo cuanto antes”.

Los patrocinios deportivos

Según estas fuentes, lo que sí que parece que mantendrá el Deportivo es el patrocinio de Abanca. También el nombre de su estadio, llamado actualmente Abanca-Riazor. Algo que, tal y como afirman nuestras fuentes, no es de extrañar: “Los patrocinios deportivos desgravan el IVA”.

De este modo, aunque la Abanca de Escotet solo es propietaria del Deportivo, son múltiples los equipos y los deportes que patrocinan. Desde Abanca presumen de respaldar a los clubes y a las competiciones “desde la base”, con un programa que apoya a niños y jóvenes a iniciarse en el mundo del deporte.

Además patrocinan deportes muy diversos: baloncesto, hockey, piragüismo, rugby, voleibol, gimnasia, halterofilia, fútbol sala y fútbol. En este último se centran en el fútbol gallego, tanto femenino como masculino. De este modo, aparte del Deportivo, patrocinan al Real Club Celta de Vigo, al Club Deportivo Lugo y al Dépor Abanca femenino. Lo mismo sucede con el baloncesto, ofreciendo su marca al Obradoiro y al Breogán. En balonmano, patrocinan al club leonés Abanca Ademar.

La trayectoria bancaria de Escotet

De padres españoles asentados en Venezuela, Juan Carlos Escotet nació en 1959 en Madrid. Fue en Venezuela, precisamente, donde comenzó a trabajar como mensajero de Banco Unión cuando tenía 17 años mientras estudiaba economía por las noches en la Universidad Católica Andrés Bello.

Viajó luego a Estados Unidos, donde obtuvo un Master en Ciencias de Gerencia Profesional de la Universidad de Miami, para después regresar a Venezuela como ejecutivo en la Sociedad Financiera Latinoamericana. En 1986 fundó la Casa de Bolsa Escotet Valores que le abrió de par en par las puertas a la clase alta de Caracas. Con el capital que fue amasando compró, en plena crisis financiera venezolana —en 1990—, un pequeño banco a empresarios locales, el Grupo Bancentro, que fue expandiendo mediante adquisiciones y fusiones hasta conformar el holding financiero Banesco, el primer grupo financiero privado de Venezuela.

Juan Carlos Escotet.

A la vez que crecía en Venezuela, inició su expansión exterior: Panamá, Santo Domingo, Puerto Rico, Colombia y Estados Unidos, en concreto Miami, el “segundo hogar” de los ricos venezolanos. Pero su gran salto lo dio tras la llegada de Hugo Chávez al poder.

Banesco prestó dinero al gobierno chavista durante años. Incluso la oposición venezolana acusó en 2015 a Banesco Panamá de ser uno de los vehículos que usaba el régimen para lavar el dinero del narcotráfico y a Escotet de pagar los honorarios de los abogados de dos parientes de la esposa de Maduro, acusados en Estados Unidos de tráfico de divisas. Los banqueros necesitaban del régimen bolivariano y Chávez y Maduro necesitaban de este gremio que lideraba Escotet. Juan Carlos Escotet fue el único de los grandes empresarios venezolanos que estuvo presente en el sepelio de Hugo Chávez.

Juan Carlos Escotet aún mantiene buenas relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro, pero también se ha ido posicionando cada vez más cerca de la oposición. En 2008 financió la campaña de Henrique Capriles, el líder de los conservadores venezolanos, para la Gobernación de Miranda y cuatro años después para la Presidencia.

El “pelotazo” de Escotet en España

En el 2006 Escotet creó Banesco Holding Financiero en Madrid, bajo el que agrupó las sociedades con activos de Banesco fuera de Venezuela. En Madrid pasa buena parte de su vida. En el 2012 adquirió una pequeña entidad financiera gallega, Banco Etcheverría, de más de 300 años de antigüedad, el hasta entonces más antiguo banco en activo en España. Pero el verdadero “pelotazo” lo consiguió con la compra de Abanca.

Las cifras hablan por si solas. El rescate costó al Estado más de 12.279 millones de euros, pero Banesco solo pagó en la subasta por los activos de la entidad financiera 1.003 millones de euros. En tan solo seis años no solo los beneficios (2.100 millones) doblaron la inversión, sino que también Juan Carlos Escotet se embolsó más de 660 millones en dividendos. Hoy es la cuarta fortuna de España.

COMPARTIR: