25 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El posible error en la operación a Nuria López y el fallo en el diagnóstico de un aneurisma a Emilio Díaz ponen en tela de juicio su funcionamiento

El Hospital de Henares bajo sospecha tras las dos denuncias por negligencia que afectan al centro

Hospital de Henares
Hospital de Henares
El Hospital de Henares ha recibido dos denuncias por negligencia en tan solo unas semanas. La primera ha sido reabierta por la jueza y corresponde al caso de Nuria López, una joven de 35 años que falleció debido a un presunto error en una operación sencilla, mientras que la segunda fue interpuesta por la familia de Emilio Díaz, que falleció por un aneurisma tras pasar diez horas esperando en el hospital.

El Hospital de Henares atraviesa actualmente uno de sus momentos más delicados desde su inauguración en el año 2008. Hace tan solo una semana, este centro tuvo que enfrentarse a la denuncia por una supuesta negligencia en una operación sencilla que acabó con la vida de la joven Nuria López. A este polémico hecho se le suma una nueva demanda por parte de los familiares de Emilio Díaz, un hombre que perdió la vida en el hospital por un aneurisma después de estar diez horas esperando en urgencias.

El caso de Nuria, tal y como explicó Elcierredigital.com, tuvo lugar el pasado 28 de mayo. En este fatídico día, la joven de 35 años estaba siendo sometida a una operación menor en la que se le iba a implantar un catéter uretral para facilitar el flujo de la orina pero, un presunto error en el proceso provocó que se desangrara al sufrir la rotura de la vena cava, una vena que no tenía que tocarse en la intervención.

Pero esta presunta negligencia no fue la única causa del enfado de los familiares de Nuria ya que, la autopsia que se realizó a la joven fue una autopsia clínica y no una judicial como se suele realizar en estos casos, además, este procedimiento tuvo lugar tres días después del fallecimiento de la joven.

Imagen del mensaje difundido en redes sociales por la familia de Nuria

En un primer momento, la denuncia presentada por la familia fue archivada, ya que la jueza consideró que se trataba de una muerte natural. Debido a esto, el abogado que les representa presentó un recurso de reforma que ha sido aceptado, por lo que el procedimiento ha sido reabierto y se ha realizado la autopsia judicial correspondiente.

Pese a que esta es una buena noticia para el desarrollo del caso, la familia de Nuria sigue teniendo motivos para reafirmar su indignación, y es que, tal y como explica su hermana, Susana López, la autopsia que reclamaban ha sido realizada en el Instituto de Medicina Legal, pero se realizó sin ni siquiera avisarles. Este hecho alimenta las sospechas de los allegados de la joven, que siguen convencidos de que el Hospital de Henares les está ocultando información.

Aunque la mejor noticia para mitigar el dolor de esta familia es que, debido a la reapertura del caso, el cuerpo de la joven pudo ser trasladado al tanatorio tras la segunda autopsia, por lo que sus seres queridos han tenido la oportunidad de velar el cuerpo y de despedirse de ella como corresponde. Los familiares de Nuria se encuentran muy agradecidos con la difusión que ha recibido este caso por parte de los medios de comunicación, ya que consideran que esta ha tenido mucho que ver con la decisión de su reapertura.

Por su parte, la Asociación del Defensor del Paciente ha solicitado a la Fiscalía Provincial de Madrid que investigue este caso ante la gravedad de los hechos denunciados.

Diez horas esperando en urgencias

La segunda denuncia recibida por el Hospital de Henares ha sido interpuesta por la familia de Emilio Díaz, un hombre de 39 años que falleció el pasado 31 de enero después de haber pasado diez horas esperando en la sala de urgencias. Según explican sus familiares, el hombre llegó al hospital con una tensión muy alta y un fuerte dolor torácico y abdominal, síntomas de un problema muy grave que acabó con su vida.

Imagen de las cámaras de seguridad de Emilio en el Hospital de Henares.

Tras una primera inspección, la doctora que se encargó de atenderle decidió enviarle a la sala de espera y a lo largo de la tarde se le realizó una analítica de sangre y un electro. A las diez y media de la noche, los médicos decidieron hacerle una radiografía en la que se podía apreciar una elongación aórtica, algo que, según cree la familia del hombre, la doctora no vio. A las once y media de la noche, Emilio entró al box de urgencias y, tan solo una hora después, se desplomó en la sala de espera y perdió la vida.

La hermana del hombre recuerda que la reacción de la doctora ante esta situación fue explicar que “son cosas que pasan”, mientras que ella no comprende cómo Emilio pudo estar diez horas en urgencias sin que fuera atendido de manera correcta. Unido a esto, el hospital decidió realizar una autopsia clínica en lugar de una judicial, siguiendo el mismo método utilizado en el caso de Nuria, ya que solicitaron la autorización de la familia de Emilio sin explicarles expresamente que no se trataba de una autopsia judicial sino de una clínica.

Por este motivo y porque descubrieron que los órganos del hombre fueron extraídos y puestos en formol, la familia de Emilio ha denunciado los hechos, que están siendo investigados en el juzgado y que irán acompañados del testimonio de varias personas que avalan el sufrimiento de Emilio en urgencias y de las grabaciones de las cámaras de seguridad del hospital.

COMPARTIR: