19 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según ASPROCAN, Canarias tiene la lacra de un hongo que se adapta a las condiciones de las islas, pero no es muy violento

Un hongo acecha la economía del plátano canario tras haber devastado otras zonas

Las plantas afectadas por el TR4
Las plantas afectadas por el TR4
Panamá TR4 es el nombre de un hongo que hace temblar a los productores de plátano en todo el mundo. El fungido es el causante de la muerte de millones de plataneros de la variedad Cavendish, el tipo de plátano que representa el 95% del comercio mundial, incluido el de Canarias. La enfermedad ha llegado recientemente a Colombia, que ha declarado el estado de emergencia por miedo a la extinción de la fruta.

La enfermedad conocida como Panamá TR4, un hongo que habita en el suelo y se propaga a través de la tierra, fue descubierto hace más de 30 años. Desde entonces ha avanzado entre las producciones del sureste asiático y aunque ha tratado de ser detenido en varias oportunidades, se ha convertido en un desastre para las producciones de oriente.

Aunque se siguen estudiando formas de comprobarlo, las alarmas volvieron activarse en agosto, después de que Colombia detectase la presencia del fungido en la región de la Guajira en la frontera norte con Venezuela. El TR4 ya ha sido detectado en plantaciones en África y con este diagnóstico ya ha llegado a las tres principales regiones de producción de la fruta.

Gert Kema, jefe de fitopatología tropical de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) declaró a la prensa colombiana que esta enfermedad “es muy difícil de controlar y manejar” por lo que considera la llegada a Latinoamerica del hongo como una situación de “extrema gravedad”.

El Instituto Colombiano Agropecuario recibió noticias de la llegada del TR4 a las producciones caribeñas en junio, dos meses después anunció que declaraba la emergencia nacional. En la región afectada han sido destruidas 170 hectáreas de banana para evitar que se propague.

Algunos medios locales han asegurado que hay posibilidades de que la enfermedad haya entrado desde Venezuela, que por la falta de condiciones sanitarias en las plantaciones próximas a la frontera podría ser el origen de la plaga de TR4. Ecuador y Costa Rica también han iniciado investigaciones. Los cuatro principales productores de plátano son de Latinoamérica, el epicentro de la exportación. La enfermedad representa no solo una amenaza a la alimentación, sino a la economía regional.

Plantación de Costa de Márfil dañada por el hongo TR4.

Por otra parte, en Canarias el miedo por la propagación de la plaga parece distante. Esther Dominguez, técnica de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátano de Canarias (ASPROCAN), ha conversado con elcierredigital.com y ha explicado que a pesar de que la producción española es de la misma variedad, Cavendish, el hongo que se ha propagado es de tipo tropical.

“La propagación de la TR4 corresponde a una variable tropical del hongo. En Canarias no tenemos las mismas condiciones que en los países de Sudámerica, que tienen climas más cálidos y estables. En Canarias tenemos nuestra propia variedad de hongo adaptada al clima subtropical, pero no se ha propagado como en otros países”, explica Dominguez.

La técnica resta importancia a los pronósticos más graves que hablan de una posible “extinción” de la variedad de plátano Cavendish. Dominguez dice que prefiere reservar su opinión ante esta posibilidad, ya que considera que, si bien, la enfermedad tropical se propaga rápidamente, la producción de plátanos a nivel mundial es tan masiva, que una extensión sería muy complicada.

Sobre la enfermedad propia de Canarias, Dominguez asegura que la velocidad de propagación no es tan rápida como la del hongo tropical. “El hongo en la isla está muy focalizado, no podemos hablar de porcentajes porque las plantas afectadas son muy pocas” comenta la experta.

“Hace unos años hicimos una investigación para hacer un reportaje sobre el hongo en Canarias y realmente nos costó mucho encontrar plantas infectadas para poder hacer imágenes” ha explicado Ester.

No hay plan B

Una de las dolorosas realidades sobre esta infección es que no existe un plan B. La industria del plátano ha evolucionado con las décadas hacia variedades más resistentes, que evitan enfermedades y hongos, siendo la actual la más resistente. No obstante, el platanero es una planta asexual, lo que complica enormemente las intervenciones humanas que deriven en otras especies.

Desde los años 90,  la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola (FHIA) ha desarrollado una variedad resistente a la TR4, pero no ha tenido éxito entre los compradores, por lo que tampoco la ha tenido entre los productores.

Las plantaciones de Canarias no han sido afectadas.

Esther Domínguez ha explicado que desde hace años se realizan investigaciones sobre como modificar genéticamente la variedad Cavendish para hacerla resistente a la enfermedad, pero aún no se han obtenido resultados positivos. No obstante, desde la Universidad de Lovaina (Suiza) advierten que la opción más viable es reemplazar este tipo de plátano por una variedad diferente.

En cuanto a Canarias, el técnico de ASPROCAN ha explicado que no existe ningún plan de choque a corto o mediano plazo sobre esto. “No podemos descartar que por el cambio climático, Canarias incorpore características de zonas tropicales que permitan la llegada de este tipo de hongo, pero es no sería en un corto plazo”.

COMPARTIR: