21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Gobierno ha presentado el Plan 2050 que sigue al milímetro el 'Gran Reinicio' que pasa por limar el capitalismo y aumentar el gasto público

Pedro Sánchez e Iván Redondo se agarran a la agenda de Davos para sortear las malas encuestas del PSOE

/ Sánchez y Redondo. Foto: TVE.
Iván Redondo quiere recuperar el centro para el PSOE tras el revés del 4M y para ello va a lanzar dos rotundas apuestas: por un lado se la jugará a nivel estatal con Cataluña para radicalizar al PP, que ya ha anunciado que va a participar en la concentración de Colón junto a Vox; y por el otro, va a apostar por agudizar la imagen internacional de Pedro Sánchez sumándose a los postulados del Foro de Davos que pasan por limar el capitalismo en función de un mayor gasto público.

Las elecciones autonómicas del 4M han marcado un cambio de tendencia demoscópica para enfado del Gobierno de España, que cuenta con una ventaja: tiene dos años y medio para reconducir la situación política.

Iván Redondo va a apostar porque el PSOE haga una apuesta audaz por los indultos en Cataluña con la intención de radicalizar al PP, que ya ha anunciado que Pablo Casado participará en la concentración de la Plaza de Colón junto a Vox.

El spin doctor también pretende agudizar la imagen internacional de Pedro Sánchez, que ha presentado un Plan 2050 que bebe del 'Gran Reinicio' impulsado por el Foro de Davos tras desatarse la crisis sanitaria.

Los planes estatales, y los de Davos (Bill Gates y compañía), pasan por limar el capitalismo, aumentar el gasto público y subir los impuestos 'verdes' para castigar, entre otras, a las empresas cárnicas (que contribuyen al cambio climático por el metano que expulsan los animales).

Iván Redondo abrió fuego

El jefe del Gabinete del presidente del Gobierno ha dejado claro en un artículo firmado en El País que Pedro Sánchez ha apostado por el Plan 2050, que abandona "toda tentativa cortoplacista o partidista, donde los horizontes temporales se recortan drásticamente y lo urgente tiende siempre a eclipsar lo importante; alejándonos de cualquier estrechez de miras que impide prepararnos para aprovechar oportunidades y superar los obstáculos que nos dificultan competir, por ejemplo, con las economías asiáticas, inspiradas más que la nuestra en el largo plazo; y elevándonos también para no limitarnos, con el deseo inherente de los españoles de avanzar desarrollando todo el potencial real de nuestro país".

"España 2050 es una visión, un ejercicio, una reflexión, un horizonte, un compromiso, un territorio y un espacio de diálogo para medir, analizar y actuar. Por fortuna, cada vez más países están abriendo los ojos a este desafío: el de tratar de lidiar con los cambios antes de que sean demasiado grandes; antes de que la brecha entre el presente y el futuro se incremente. Así lo demuestra la creación de unidades de prospectiva estratégica en Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Finlandia, Singapur, Suecia y Reino Unido, entre otros, pero también organismos internacionales como la OCDE, la OTAN, o la Comisión Europea", añade.

Bill Gates. Foto: Captura TVE. 

Redondo dice que "no se trata de adivinar el futuro. Nadie tiene, ni en la política ni en la vida, el algoritmo del éxito. Se trata de entender mejor el futuro mediante el análisis riguroso de la evidencia empírica, y de articular los diálogos sociales necesarios para construirlo, unidos desde el rigor y la vocación de acuerdo que requieren todas las políticas de largo plazo en una democracia madura y plena como lo es España".

El futuro de España en 676 páginas

El Gobierno de España ha lanzado el Plan 2050, que consta de 676 páginas y tiene 20 objetivos de aquí a dentro de tres décadas:

– Apuesta decidida por la mejora de la formación de nuestra población, desde el nacimiento y a lo largo de toda la vida.

– Apoyo contundente y ambicioso a la innovación en todos los frentes, no solo en el científico-tecnológico.

– Fuerte modernización de nuestro tejido productivo y nuestra cultura empresarial.

– Transición hacia un modelo de desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

– Ampliación drástica de las oportunidades de la población joven, especialmente en ámbitos como la educación, el empleo y el acceso a la vivienda.

– Consecución de la plena igualdad de género.

– Fomento de la inmigración legal y de la captación de talento extranjero como vías adicionales para dinamizar nuestra economía y apuntalar la viabilidad de nuestro estado de bienestar.

– Fortalecimiento de los servicios públicos, con especial foco en la educación, la salud y los cuidados.

– Rediseño de las prestaciones sociales para transitar progresivamente a un modelo que proteja a la ciudadanía en función de sus necesidades y no solo de su historial laboral.

– Reforma de nuestro sistema fiscal para aumentar su capacidad recaudatoria y su progresividad, y poder financiar así el fortalecimiento de nuestro estado de bienestar sin comprometer la sostenibilidad de las cuentas públicas.

– Modernización de la Administración pública para generar ganancias de eficiencia, y rediseño profundo de las políticas públicas basado en una mayor atención a la evidencia empírica, la experimentación, la evaluación (ex ante y ex post), la colaboración social, y las pérdidas y ganancias (trade offs) involucradas en cada medida.

– Compromiso transversal con los derechos e intereses de las generaciones futuras. Las decisiones que tomemos hoy no pueden acabar reduciendo el bienestar de nuestros hijos.

Habrá que ver si la intención del Gobierno es cumplir estos objetivos, razonables en apariencia, o simplemente limpiarse la imagen tras el revés madrileño.

COMPARTIR: