20 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los servicios de inteligencia españoles ya han tomado medidas para que su relación con el Rey Emérito no perjudique a España

El CNI considera ahora a Corinna Larsen una amenaza para la Seguridad del Estado

El Rey Juan Carlos y Corinna Larsen.
El Rey Juan Carlos y Corinna Larsen.
Corinna Larsen ya es considerada un problema y un asunto de Estado, de manera oficial, por el CNI, los servicios secretos españoles, que han recibido la orden del Gobierno de trabajar para que todos los problemas con el Rey emérito no salpiquen al Estado y a la actual monarquía española.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) se ha hecho cargo de manera definitiva del caso Corinna. Ahora ya es considerada una amenaza seria para los intereses del Estado. Con la marcha del general Félix Sanz Roldán, su sustituta Paz Esteban López,  ha recibido la orden del Gobierno de conocer todo lo que rodea a Corinna Larsen en profundidad. Esteban López es una veterana que lleva en los servicios de inteligencia españoles desde 1983,  siendo nombrada Secretaria General del Centro en 2017 y Directora interina en julio de 2019. En febrero de 2020 fue ratificada en el cargo por la ministra de Defensa,  Margarita Robles, con el rango de Secretaria de Estado y ahora investigará la crisis generada por las declaraciones públicas y judiciales de Corinna Larsen.

Este mismo jueves se publicaba una entrevista en exclusiva con la BBC concedida por Corinna zu Sayn-Wittgenstein, donde defiende su relación con el Rey Juan Carlos y ataca la actuación de los Servicios Secretos españoles. Asegura, entre otras cosas que "los 76 millones de dólares que me regaló el rey fueron un reconocimiento por cuánto signifiqué para él". Un reconocimiento explícito de la relación que, durante más de cinco años mantuvo con el rey emérito y que terminó abruptamente tras una cacería de elefantes en Botswana. 

Ahora justo en medio de una investigación en la Fiscalía del Supremo por presuntos delitos fiscales contra  el Rey Emérito, Corina Larsen habla en exclusiva con la BBC. Dicen que las declaraciones de la amiga de Juan Carlos I se enmarcan dentro de una estrategia defensiva, ya que el próximo 8 de septiembre ha sido llamada a declarar dentro la pieza Carol, reabierta en la Audiencia Nacional. Larsen está a la espera de declarar como investigada por su presunta contratación al comisario José Manuel Villarejo para espiar a su asistente en España, de la que no se fiaba.

                            Paz Esteban, número 1 del CNI.

Aunque la declaración debería estar limitada a estos hechos, todo proviene de las mismas conversaciones en las que la antigua amiga del rey contó al comisario Villarejo, ahora encarcelado, que Juan Carlos I tenía dinero fuera y había cobrado comisiones por su intermediación en negocios. Eso hace pensar que el juez Manuel García Castellón también podría realizarle alguna pregunta relacionada con este tema, aunque en a entrevista ya declara que es un "generoso regalo".

Pero la relación comenzó a ir mal en 2012, tras la famosa cacería de Botswana. En la madrugada del 13 de abril de 2012, el rey se cayó en su tienda de campaña de lujo y se rompió la cadera. La posterior crisis desencadenada hizo intervenir al CNI de Sanz Roldán, que pensaron que se enfrentaban a una más de las mujeres en la vida del Rey Juan Carlos, pero Corinna Larsen es muy inteligente y nada parecida a cualquier otra amiga del Emérito.

En la entrevista de CNN dice que: "Desde el momento en que regresé de ese viaje quedé bajo una vigilancia total", cuenta Zu Sayn-Wittgenstein que considera que comenzó una camaña para "pintarla" como una Wallis Simpson, una Lady Macbeth, una suerte de personaje maligno que llevó a este maravilloso hombre por el mal camino en este viaje durante una gran crisis económica".

   Corinna Larsen y el Rey Juan Carlos.

Según ella fue cuando empezaron las presiones del CNI, primero en su apartamento de Mónaco: "De repente recibí mensajes de una compañía de seguridad que decía: 'Nos han contactado sus amigos en España'. Y le mandé mensajes de texto al rey del tipo: '¿Quiénes son esas personas?, ¿qué está pasando?'. Me dijo que estaban allí para protegerme de los paparazzi".

Pero explica Corinna que ella cree que "buscaban documentos "de forma muy exhaustiva… Se quedaron allí semanas y semanas". La segunda aparición del CNI se habría producido en un seguimiento "durante un viaje de negocios a Brasil", también dice haber sido amenazada anónimamente al recibir un mensaje acerca de que "hay muchos túneles entre Mónaco y Niza", una alusión al choque en el que murió la princesa Diana de Gales en París, además, alguien dejó en el salón un libro sobre la muerte de la princesa Diana, asegura Corinna.

En 2012 se produce el último episodio de esta "película" de espías entre Corinna Larsen y el CNI español, cuando recibe una visita en Londres del entonces jefe de la inteligencia española, Félix Sanz Roldán. Según su declaración, "iba en nombre del rey y le advirtió, para empezar que no hablara con la prensa. Dijo que si no seguía las instrucciones, no podía garantizar mi seguridad física ni la de mis hijos".

Todo esto ya lo dijo Corinna Larsen, una declaración que Villarejo espera que repita el día 18 de septiembre, en una segunda citación judicial de Corinna en España, esta vez como testigo. Será en la causa abierta a raíz de una querella de Sanz Roldán por injurias y calumnias contra el comisario encarcelado desde hace dos años y medio.

Pieza Carol

 De momento, Corinna Larsen ha recurrido su imputación en la pieza Carol por ser "nula de pleno derecho", según el abogado que ha contratado en España para su defensa.

Félix Sanz Roldán, antes director del CNI y ahora consejero de Iberdrola.

La pieza Carol, abierta en julio de 2018 por el antecesor de García-Castellón, tuvo una breve vida procesal, ya que el juez Diego de Egea, primer instructor, la archivó a petición de la Fiscalía Anticorrupción el 7 de septiembre de 2018. El instructor y los fiscales coincidieron en que las afirmaciones de Corinna Larsen relativas a Juan Carlos I -inviolable por cualquier conducta anterior a junio de 2014- no guardaban relación con Villarejo ni la causa Tándem. 

Pero sucede que el motivo por el que el juez García Castellón ha retomado la investigación "no guarda relación con los hechos relativos a instituciones básicas del Estado" sino con otros audios grabados subrepticiamente por Villarejo en 2016 y en los que la empresaria alemana le habría encargado averiguar si su asistente personal estaba filtrando datos sobre ella.

Además la defensa española de Corinna subraya que la conversación tiene lugar en Londres y el juez español no tiene jurisdicción y además ha pasado año y medio, desde enero de 2019, cuando se produjo esa conversación grabada. De momento, es fácil que la declaración de Corinna se produzca por videoconferencia, sabedor el juez de toda la vorágine mediática que produciría Larssen entrando en la Audiencia Nacional.

En cualquier caso, ahora más que nunca, los pasos de Corinna están vigilados por el CNI.

COMPARTIR: