28 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

NUESTRO PERIÓDICO ADELANTABA LA UNIÓN ENTRE LA FORMACIÓN MORADA E IZQUIERDA UNIDA PARA SALVARSE EN LAS ELECCIONES MUNICIPALES ADELANTADAS POR MAÑUECO

El acuerdo de Podemos e IU en Castilla y León: Elcierredigital.com avanzó en exclusiva lo que ningún medio contó

Pablo Fernández.
Pablo Fernández.
El Cierre Digital adelantaba este miércoles en exclusiva la gestación del pacto de unión entre Unidas Podemos e Izquierda Unida para afrontar las elecciones autonómicas de Castilla y León y mantener su representación en las Cortes. Según informaba este diario, este acuerdo podría salvar el 'desgaste' de la formación morada por la polémica de Garzón, la tardanza de la llegada del 'Frente amplio' y el fenómeno de la España vaciada.

Este miércoles elcierredigital.com adelantaba la –ahora hecha pública– unión que se ha gestado entre Unidas Podemos e Izquierda Unida para salvarse en las elecciones de Castilla y León tras la polémica con el ministro Garzón

Mientras ningún otro medio de comunicación se hacía eco de este hecho de actualidad, elcierredigital.com analizaba que este pacto podría salvar el 'desgaste' de Unidas Podemos por la tardanza de la llegada del 'Frente amplio', el fenómeno de la España vaciada, además de la polémica de Garzón por arremeter contra las macrogranjas. Este diario ha tenido acceso al escrito original firmado por ambas partes.

La formación morada ha logrado rubricar un acuerdo de alianza con Izquierda Unida en Castilla y León con el que pretenden 'salvar los muebles' y mantener, al menos, los dos representantes que hoy ostentan por Valladolid y León por parte de Podemos, según el documento con la firma de ambas formaciones al que ha tenido acceso elcierredigital.com. 

Frente a esta acción está la ausencia de representación de los encabezados por Juan Gascón (IU), quien ha arrojado a la histórica formación de izquierdas a los brazos de Pablo Fernández (Podemos) cerrando un acuerdo sin la aprobación de las bases y que ya se ha cobrado dimisiones como la del Coordinador de IU en la provincia de Salamanca, Miguel Rodero –quien abandonaba la formación minutos después de conocerse la alianza–.

Alberto Garzón.

No fue el único, pues un importante número de militantes han seguido el mismo camino, que continúa con la sangría de afiliados que la formación de Alberto Garzón experimenta desde que uniese su futuro al dimitido Pablo Iglesias.

Un acuerdo sin consulta a las bases

Ni primarias, ni consulta a las bases. Estos son los parámetros más destacados de este acuerdo, donde se han repartido los puestos para las próximas elecciones autonómicas del 13-F, según ha podido saber elcierredigital.com a través del documento oficial de firma.

Podemos encabezará las listas de Valladolid, León, Salamanca, Soria y Zamora, e Izquierda Unida estará al frente de las candidaturas de Burgos, Ávila, Palencia y Segovia, siendo Pablo Fernández el candidato por la provincia de Valladolid, donde más posibilidades tiene la nueva coalición de obtener un representante, según las encuestas.

Este pacto, al que ha tenido acceso elcierredigital.com, expone que la portavocía corresponderá a Podemos, llegando al caso de que si ambas formaciones obtuvieran representación, los tiempos de intervención en los debates relevantes estarían ajustados al siguiente porcentaje: Podemos 65%, frente al 35% de IU. Una proporción exactamente igual a la que sería utilizada para el reparto de recursos económicos si la coalición obtiene representación tras las elecciones autonómicas de Castilla y León. 

Afrenta a Izquierda Unida en Zamora

Izquierda Unida no solo tendrá que ver cómo les imponen al candidato autonómico sumado al orden del resto de listas provinciales –así como el porcentaje de tiempos y recursos económicos–, sino que también, en Zamora, única cabeza de provincia de toda España donde Izquierda Unida gobierna (además con la solvencia de un segundo mandato avalado por la mayoría absoluta lograda por Francisco Guarido), Podemos pidió expresamente ocupar el primer puesto de la candidatura.

Ante esta situación, ni Juan Gascón ni Alberto Garzón han defendido sus siglas, utilizando las elecciones para señalar públicamente "el trabajo de pedagogía política que Izquierda Unida ha realizado en Zamora", donde han marcado distancias con Podemos formando un bloque compacto en la capital que hoy se pretende resquebrajar para beneficiar los intereses de la formación morada.

A la segunda va la vencida

Podemos ya intentó un acuerdo similar en las pasadas elecciones autonómicas de Castilla y León del año 2019,  cuando José Sarrión –procurador en aquel momento de IU Castilla y León– no aceptó las condiciones que le exigía Pablo Fernández, prefiriendo acudir de forma diferenciada a pesar de la lucha titánica que ello suponía.

Tras la negativa de Sarrión a abandonar el compromiso con los militantes de IU CyL obtuvo casi 12.000 votos por Valladolid, donde se presentaba, situándose a solo 1.700 votos de arrebatarle a Podemos la representación que logró en esa misma provincia, y así mantener un escaño fundamental desde un punto de vista de exposición mediática  y recursos económicos para el grupo de izquierdas.

Distancias igual de mínimas se marcaron en el resto de provincias donde el 'hipotético tirón' de Podemos demostró ser un fenómeno de Twitter, y la resistencia de IU estuvo cerca de reeditar el mantenimiento de un procurador que han mantenido de forma histórica, hasta la irrupción de Podemos, que, según explican fuentes de la formación a elcierredigital.com, "no vino a arrebatar el poder a la derecha, sino a debilitar a la izquierda".

COMPARTIR: