04 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El hijo de Lorenzo Sanz mostró su inquietud por no conocer donde estaba el cuerpo de su padre, aunque luego rectificó y explicó el malentendido

Los muertos del coronavirus: La desesperación de las familias por no saber dónde está el cadáver

Cerca de 5.000 personas han perdido la vida en España a causa del coronavirus
Cerca de 5.000 personas han perdido la vida en España a causa del coronavirus
España ronda la cifra de 5.000 muertos a causa del coronavirus COVID-19, un número que seguirá aumentando, cada vez a pasos más pequeños, debido a que, según el Gobierno, el país está cerca de llegar al ansiado pico. El problema está en que los familiares no pueden despedirse de su ser querido por ser una enfermedad altamente contagiosa, mientras se desesperan por no saber dónde acabarán los cadáveres de sus seres queridos.

El coronavirus COVID-19 ha dejado cerca de 5.000 muertos hasta el momento en España y está dejando instantes notablemente tristes. Uno de ellos es, que la persona cuando va a morir no puede estar rodeado de sus familiares debido al alto contagio que tiene el virus. Por eso se ha empezado a denominar al coronavirus como “el virus de la soledad”.

Pese a estar muerta la persona, el drama sigue en el seno familiar ya que no pueden asistir al entierro debido a que los cuerpos se incineran, aunque la familia no lo desee. Además, la desesperación está llevando al borde del colapso a los parientes del fallecido por no saber que pasará y donde se llevará al familiar muerto. Una de esos momentos se vivió en el seno de la familia de Lorenzo Sanz que tuvieron que aclarar la situación que padecieron.

Lorenzo_Sanz

El difunto presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz

El que fuera presidente del Real Madrid entre 1995 y 2000 falleció el 21 de marzo por coronavirus a los 76 años. Su hijo, Lorenzo junior, salió al paso en un escrito en su cuenta de Twitter. "Solo dijimos que no sabíamos si le habían incinerado o no, no que no supiéramos donde estaba (el cuerpo)". La confusión se generó por unas palabras que se pudieron interpretar de forma errónea.

Lorenzo explicó para el programa de televisión “Sálvame” que la idea era haber incinerado a su padre el 24 de marzo en el Tanatorio de San Isidro, pero ante el colapso del centro, una situación que están viviendo otros muchos en España, el proceso se aplazó. Fue entonces cuando el cuerpo del exmandatario del club blanco se trasladó a otro tanatorio, el de El Escorial, donde finalmente ha sido incinerado.

La familia Sanz tenía conocimiento de la localización del cuerpo en todo momento, lo único que no tenían claro era si los responsables del centro habían procedido a la correspondiente cremación, que al final sí tuvo lugar.

El Palacio de Hielo de Madrid, albergue para cadáveres

La situación es tan crítica en Madrid que la empresa concesionaria del Palacio de Hielo ofreció sus instalaciones para poder albergar los cuerpos de los muertos por el coronavirus. La Comunidad de Madrid, a través de la Subdirección General de Salud Pública, dio el visto bueno a que los fallecidos puedan ser trasladados allí, según un portavoz del Ejecutivo regional.

Esta instalación deportiva cuenta ya con varios féretros, los cuales son trasladados por la Unidad Militar de Emergencias (UME), que también se encarga de custodiar los cuerpos hasta que las funerarias los retiren para incinerarlos o inhumarlos. Para ello han elaborado un protocolo de actuación en consenso con el Gobierno regional.

Palacio_de_Hielo

El Palacio de Hielo está funcionado como albergue para cadáveres

El Ayuntamiento ha dado el visto bueno tras girar esta mañana una visita con los responsables de este llamado “depósito intermedio”, según informaciones dadas por el Gobierno regional. “Se trata de una medida temporal y extraordinaria encaminada, fundamentalmente, a mitigar el dolor de los familiares de las víctimas y la situación que se registra en los hospitales madrileños”, añadieron.

Según recogió el diario El País, el informe realizado por el Área de Madrid Salud a la Comunidad de Madrid, recoge que el depósito de féretros en el Palacio de Hielo supondría tener “el frío necesario para el mantenimiento de los cadáveres". Los cuerpos se colocarán sobre “una superficie técnica de material polimérico de unos 2-3 centímetros de espesor”, que se instalará sobre la pista de hielo, para evitar el contacto directo del cuerpo con el hielo.

entierro_coronavirus

Los entierros se han suspendido por el alto contagio que tiene el virus

En estas instalaciones también se realizará el almacén de los féretros “debidamente identificados con el nombre del mismo” para evitar posibles confusiones y cambios de cuerpos. “La entrada y salida de féretros se realizará por un único acceso, directo a la pista de hielo, sito en calle de Alcorisa”, recoge el escrito.

COMPARTIR: