26 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Obviamente nunca deberán revelar datos que conozcan por su trabajo en el Poder Judicial

El CGPJ siembra la polémica al permitir a los jueces opinar sin alias en RR SS y pedirles "extrema prudencia"

A muchos jueces les gustan las redes sociales.
A muchos jueces les gustan las redes sociales.
La Comisión de Ética del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha emitido un dictamen al hilo de una consulta sobre el uso que los jueces hacen de las redes sociales en el que da libertad a sus señorías para opinar y participar en espacios como Twitter sin necesidad de usar un pseudónimo, aunque les pide "extremado cuidado", "prudencia" y "cortesía" para no comprometer su apariencia de independencia, imparcialidad e integridad y la confianza ciudadana en la Justicia.

"Los jueces, en el ejercicio de su libertad de expresión, pueden expresar en las redes sociales sus opiniones particulares, ya tengan naturaleza jurídica o no, así como reaccionar ante publicaciones ajenas en las formas habitualmente utilizadas por los usuarios de las redes sociales", concluye el dictamen de la Comisión de Ética del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El documento parte de que los jueces "han de tener en cuenta los riesgos que se generan en relación con el respeto a los principios de ética judicial, los cuales pueden verse afectados por su participación en redes sociales en todo caso, aunque no se identifiquen como jueces". En concreto, señala que la expresión de opiniones, comentarios y reacciones a terceros "puede afectar gravemente a la apariencia de independencia y de imparcialidad, además de ser reflejo de una conducta que ha de preservar la dignidad de la función jurisdiccional", por lo que surge "el correlativo deber ético de ser extremadamente cuidadosos", "siempre que exista la razonable posibilidad de que puedan ser reconocidos como integrantes del Poder Judicial".

Así, la recomendación es que cada uno efectúe "una previa valoración ética sobre si su identificación en las redes sociales como integrante del Poder Judicial, bien de forma directa, bien de forma indirecta, en atención al contenido de su intervención, puede afectar a la percepción que los demás puedan tener de su independencia, imparcialidad e integridad".

Los jueces españoles podrán utilizar las redes sin pseudónimo, pero deberán tener cuidado.

Misma conducta pide a la hora de participar e interactuar en la Red, porque considera que esa valoración ética previa "puede condicionar los contenidos, opiniones o comportamientos que hagan públicos en dichas redes sociales, así como sus reacciones a publicaciones de terceras personas".

"Será la elemental prudencia que debe presidir el ejercicio de la libertad de expresión del juez la que determine la valoración previa de su participación en las redes sociales y del modo en que se efectúe", señala la Comisión, que incide, no obstante, en que el magistrado "jamás puede revelar datos de asuntos que hayan sido conocidos por razón de la función que desempeña".

Uso de pseudónimo

Con todo, no aprecia que exista "inconveniente ético" en que el juez utilice un pseudónimo en las redes, si bien "su utilización no legitima el desarrollo de un comportamiento éticamente reprobable al amparo de un pretendido anonimato".

En esta línea, la Comisión de Ética Judicial no ve inconveniente en que opinen en redes o reaccionen a publicaciones de terceros, pero recuerda el "deber ético" del juez de "ser extremadamente cuidadoso", especialmente cuando pueda ser reconocido como integrante del Poder Judicial.

Incide, además, en que el tono y la forma de emitir opiniones o reacciones ante publicaciones ajenas por el juez "debe huir de las descalificaciones personales y del insulto y ha de evitar generar o incrementar la crispación".

También les pide "prudencia" en cuanto a las relaciones con otros (personas a las que siguen o a las que agregan como 'amigo'), pues si bien concluye que "no existe un deber ético 'per se' de limitar los contactos de los jueces en las redes sociales", la pluralidad de contactos no anula el riesgo de que su participación "pueda ser malinterpretada por terceros" afectando su apariencia de imparcialidad.

COMPARTIR: