01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Se desconoce todavía el número de heridos, aunque se cuentan por decenas, según adelantó Edmundo Moncayo, jefe de Prisiones

Al menos 79 presos muertos en tres peleas entre bandas rivales en cárceles de Ecuador

Una de las prisiones amotinadas.
Una de las prisiones amotinadas.
Al menos 79 presos murieron este martes en una serie de motines ocurridos en tres prisiones de Ecuador, según informó el jefe de Prisiones del país, Edmundo Moncayo, quien atribuyó los amotinamientos a rencillas entre al menos dos bandas de delincuentes que se disputan el control de las cárceles.

Las últimas noticias apuntan a que al menos hay 79 muertos en tres prisiones de tres ciudades diferentes de Ecuador. Las autoridades lo atribuyen no a motines sino a disputas entre dos bandas rivales por el control de las prisiones. La cifra de fallecidos corresponde al último cómputo oficial ofrecido el mismo martes por la noche por el Servicio de Atención a Personas Privadas de Libertad (SNAI).

En el penal de Turi de la ciudad de Cuenca, a unos 470 kilómetros al sur de la capital ecuatoriana, se contabilizaron 34 reos muertos, en tanto que 36 perdieron la vida en la prisión de Guayaquil y otros 9 en la de Cotopaxi, a unos 80 kilómetros de Quito.

Una ambulancia sale de la prisión de Guayaquil.

También hay decenas de heridos, pero todavía no se puede confirmar una cifra porque hasta la noche del martes las ambulancias seguían entrando a las prisiones a retirar heridos y fallecidos, según pudo confirmar EFE.

En una rueda de prensa en Quito, el jefe de Prisiones, Edmundo Moncayo, atribuyó los motines a rencillas entre al menos dos bandas criminales que se disputan el control de las prisiones, lo que obedece probablemente al vacío que se generó tras el asesinato en diciembre pasado de un reo que había sido liberado, José Luis Zambrano, alias Rasquiña.

"Rasquina", presunto cabecilla de una temida organización conocida como "Los choneros", fue asesinado en la ciudad costera de Manta, lo que habría despertado la codicia de otras bandas criminales dentro de las penitenciarías.

Las reyertas se produjeron de forma paralela en los tres centros carcelarios, que concentran, según el funcionario, "el 70%" de la población penitenciaria de todo el país, donde hay alrededor de 60 prisiones.

En su informe preliminar, Moncayo señaló asimismo que los motines ocurrieron tras un registro efectuado la víspera por personal penitenciario, que encontró armas de fuego con las que se pretendía atentar contra líderes de una de las bandas en disputa.

La situación en las tres cárceles, en Cuenca, Guayaquil y Cotopaxi, estaba ya controlada por la tarde con la ayuda de refuerzos policiales y militares, aunque familiares de algunos de los presos concentrados a las puertas de una de ellas aseguraban que "seguían los asesinatos".

Vista aérea de la prisión de Guayaquil.

Hasta la cárcel de Guayaquil, según la agencia EFE, acudieron decenas de familiares que intentaban verificar el estado de sus familiares recluidos. "¿Dónde está mi hijo, dónde está mi hijo?", se preguntaba a gritos una mujer mientras sollozaba abrazada a un familiar.

Al drama por el alto número de muertos y heridos, se sumaron a lo largo del día numerosos vídeos difundidos por redes sociales, e incluso informaciones oficiales sobre la brutalidad de los enfrentamientos entre las bandas. Según uno de los organismos policiales, habrían sido decapitadas hasta 20 personas, informó la televisión Ecuavisa en su página web.

Por la mañana, durante el programa De frente con el Presidente, el mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, dijo que había autorizado que "se use la fuerza de manera progresiva para asegurar la seguridad de los ciudadanos que se encuentran en estado de reclusión".

Los motines en las prisiones de Ecuador no son un fenómeno nuevo, y de tanto en tanto se producen casos por todo tipo de razones. En agosto pasado el presidente Moreno declaró un estado de excepción en el sistema carcelario del país ante lo que definió como un caos generado por mafias en el interior de los centros penitenciarios.

 

COMPARTIR: