21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Televisión Española ha creado una docuserie producida por '100 Balas' y dirigida por Eulogio Romero basada en este sorprendente caso

'Edelweiss': La historia de la secta filonazi organizada por un pedófilo que aterrorizó a la España de los 80

Docuserie Edelweiss
Docuserie Edelweiss
La historia de Edelweiss, la serie documental dirigida por Eulogio Romero que puede verse en TVE Play, parece demasiado increíble para ser verdad. Ahora, en 2021, cuesta creer que una secta en cuyo ideario se mezclaban el ultraderechismo y la ufología lograra hacerse pasar por un inofensivo grupo de acampada para niños. Pero pasó. Durante más de diez años, 'Eddie' y sus socios captaron a sus víctimas, abusaron de los menores y les prostituyeron para obtener fondos.

Es espeluznante pensar que la secta de Edelweiss pudiera encubrir durante una década el abuso sistemático de menores y su prostitución para obtener fondos. Y cuesta creer que las autoridades permitieran a una persona como Eduardo González Arenas, conocido como 'Eddie', acercarse a chicos menores de edad tratándose de alguien ya identificado como un depredador sexual. 

Pero pasó. Durante más de diez años 'Eddie' y sus socios captaron a sus víctimas mediante una mística desquiciada en la que se mezclaba la atracción fascista por la jerarquía y las promesas apocalípticas de redención en un planeta alienígena. 

La serie documental muestra las prácticas paramilitares y los abusos a los que fueron sometidos los desdichados integrantes. En el análisis participa el inspector de policía encargado del caso, José Antonio Ávila e intervienen expertos como Eduardo Bravo o Miguel Perlado. También lo hace el periodista Perfecto Conde, de Interviú, que conoció de cerca a Eddie y a su guardia de hierro.

En los cuatro capítulos de Edelweiss, disponibles gratuitamente en la web de la TVE, se narra la historia de esta tragedia y el sonadísimo proceso judicial que dio a conocer los sucesos.  

Eddie, un líder que de todo escapa

Nacido en una familia pudiente y bien relacionada, de muy joven le diagnosticaron psicopatía. En 1970, poco después de que su mujer le abandonase y se marchase con su único hijo, González Arenas fundó su primer grupo de escultismo juvenil.

Llamados los 'Boinas Verdes de Edelweiss', adoptaron varios de los principios que la secta mantendría durante sus sucesivas encarnaciones: estructura piramidal centrada en el carisma del líder, ideario paramilitar de extrema derecha y una mitología iniciática centrada en uno de los fenómenos más disparatados que sucedieron en la España de esa época. 

Con el fin de justificar sus abusos, 'Eddie' se envolvió en la iconografía del 'caso Ummo', una presunta oleada de contactos alienígenas que llenó titulares a partir de 1966 y que acabó revelándose como una farsa ejecutada por los ufólogos Fernando Sesma y José Luis Jordán Peña, entre otros.

Si bien la presencia en España de los 'ummitas' era muy cuestionable a poco que se la mirara con escepticismo, y aunque las primeras aventuras sectarias de 'Eddie' acabaran de mala manera, este engaño sobrevivió dentro de Edelweiss. 

Edelweiss', la primera serie original de RTVE Play

Eddie, líder de la secta.

Para los miembros del grupo, González Arenas era en realidad el príncipe Alain llegado desde el planeta Delhais para salvar a sus elegidos de una inminente guerra nuclear en la Tierra. Y los miembros de la llamada 'Guardia de Hierro' se distinguían por llevar marcado a fuego el símbolo de Ummo bajo la axila izquierda. 

A lo largo de la serie documental, con testimonios como los del periodista Perfecto Conde y Carlos de los Ríos (uno de los secuaces de 'Eddie', que acabó declarando contra él en su último proceso) sorprende la capacidad del líder de la secta para superar cualquier circunstancia. 

A pesar de que sus diagnósticos psiquiátricos y su ficha penal lo identificaban como alguien no apto para tratar con menores, González Arenas pudo refundar Edelweiss varias veces. 

Apoyándose en estas artes camaleónicas y en la buena posición de su círculo interno, 'Eddie' organizó una red de prostitución de chicos jóvenes con la que financiaba su secta. Algo que, inevitablemente, ha llevado a especulaciones sobre la pertenencia de los clientes a las altas esferas. 

No fue suficiente con eso, ni tampoco con que 'Eddie' y sus socios violasen a sus pupilos en lugares como pensiones u hoteles. Tampoco ayudó a desenmascararlo la negligencia de las familias que, ignorando la verdadera naturaleza de Edelweiss, pensaban que aquel grupo mantenía a sus hijos alejados de las malas compañías. 

El final de la pesadilla

En noviembre de 1984, tras recibir múltiples denuncias, la policía desarticuló Edelweiss. En diciembre de ese mismo año, Eduardo González Arenas fue detenido en Lisboa acaparando los titulares de toda la prensa.

La abogada y política Cristina Almeida, que intervino en el juicio, recuerda en la serie lo dañino que fue el proceso para las psiques de las víctimas de 'Eddie', obligadas a rememorar los abusos sufridos durante su infancia ante una sala llena de letrados, público y prensa. Sus testimonios, en el último capítulo de Edelweiss, hablan de vidas arruinadas por la experiencia. 

Los diez acusados fueron declarados culpables de corrupción de menores. González Arenas, en concreto, fue condenado a 164 años de cárcel, de los que solo cumplió seis en la prisión de Ibiza. Haciendo gala una vez más de su instinto de supervivencia, 'Eddie' se reveló como un recluso modelo.

Después de salir de prisión todo parecía irle bien. Se estableció en Ibiza como empresario y organizó un nuevo grupo paramilitar. Finalmente, Eduardo González Arenas fue degollado con un cuchillo jamonero en una cafetería de Santa Eulàlia. Su asesino, el joven Juan Martín García, que también testifica en la serie, un año antes le había denunciado por abusos sexuales. 

COMPARTIR: