22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Situada en la calle Olimpo, entra dentro de la estrategia del ministro de reducir la deuda de la coalición en un 60% en tan solo cuatro años

Martínez-Almeida compra por 2,1 millones la sede de IU en Madrid: Un millón menos de lo que pedía Alberto Garzón

El Ayuntamiento de Madrid ha adquirido la sede de Izquierda Unida en la calle Olimpo por 2,1 millones de euros. Alberto Garzón ha dado luz verde a una operación avalada por el alcalde José Luis Martínez-Almeida, que aun así ve con buenos ojos que la operación se haya realizado 1 millón por debajo de las pretensiones de la formación comunista.

El Ayuntamiento de Madrid ha cerrado la compra de la histórica sede de Izquierda Unida en la calle Olimpo, sita en el distrito de Hortaleza. El consistorio de la capital de España ha cerrado la operación por 2,1 millones de euros. 

En la coalición comunista se ha decidido dar luz verde a la operación a pesar de que Alberto Garzón tenía apalabra el año pasado su venta a la Embajada de Ghana en Madrid por un millón de euros más de la cantidad finalmente acordada. 

El consistorio dirigido por José Luis Martínez-Almeida contaba con una ventaja en la negociación: los terrenos sobre el que se edificó son suyos y podía bloquear la venta. El delegado del área de Desarrollo Urbano en Madrid, Mariano Fuentes, aseguró el pasado año que el PP no venía con buenos ojos que IU se la vendiera a Ghana porque los terrenos "los necesitan los vecinos".

Fuentes explicó que IU tenía el derecho de superficie, pero "si cambiaban los fines del edificio, y así estaba firmado en el convenio, podía ser recuperado por el ayuntamiento llegando a un acuerdo de valoración conjunta".

Historia del edificio

Almeida podría tener que explicar por qué Fuentes aseguró que los terrenos "los necesitaban los vecinos" cuando el Ayuntamiento de Madrid baraja situar en estos terrenos el Área Delegada de Vivienda o la de Innovación y Emprendimiento.

Almeida.

Y sobre estos terrenos hay que recordar que el Ayuntamiento de Madrid bajo la alcaldía de Juan Barranco, realizó una cesión de derecho de superficie por 75 años al Partido Comunista de España, que formalizó los permisos en 1991. 

Siete años después, ya con el PP controlando la capital, el Ayuntamiento de Madrid autorizó el cambio de la propiedad de la sede del PCE a la Izquierda Unida de Julio Anguita, que en 1999 autorizó la compra del edificio por parte de la coalición. 

La deuda

Esta operación de Anguita fue una de las que dispararon la deuda de IU por encima de los 20 millones de euros. Y es que 'El Califa', según fuentes consultadas en la coalición por El Cierre Digital, "dejó en herencia un gran legado electoral, político y ético. Pero también dejó una deuda desorbitada de la que no se habla". 

Y esa deuda recayó en los aparentemente débiles hombros de Alberto Garzón, joven economista que fue uno de los escasos diputados con aires del 15M que entró en el Congreso en la legislatura que arrancó en 2011. 

En 2015, ya con Cayo Lara carbonizado a nivel electoral, Garzón salvó dos diputados por Madrid que le sirvieron para mantener la estructura de una IU que pudo negociar con cierta ventaja con Podemos su fusión electoral en 2016. 

Solventados los problemas de supervivencia, Garzón se hizo con la coordinación federal de IU en 2016 y encaró el otro grave problema de la coalición: su deuda. Y es que hace apenas cuatro años el malagueño advirtió que tenía que enfrentarse a unos números rojos cuantificados en once de millones de euros. 

Cuatro años después Alberto Garzón, que ha conseguido convertirse en uno de los ministros comunistas que entra en el Gobierno de España tras ocho décadas, ha rebajado la deuda de IU hasta los cinco millones y encara con optimismo la XII Asamblea Federal de la coalición. 

Terrenos en los que ha estado ubicada la sede de IU en la calle Olimpo.

El ministro de Consumo sabe que será renovado en su puesto como coordinador federal tras haber firmado un pacto con el PCE que implicará que IU apostará por una 'fusión fría' con Podemos que supondrá la creación de estructuras autonómicas de Unidas Podemos, que dejará de ser una simple coalición electoral.

IU pasará a convertirse en una organización más social que política que estará centrada en algunos temas concretos (Memoria Histórica, III República e igualdad de género). Y a cambio, el PCE no le plantará batalla interna y Podemos le seguirá garantizando puestos con influencia. 

 

COMPARTIR: