19 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La tasa de incidencia de esta enfermedad en nuestro país es ahora de casi 247 casos por cada 100.000 habitantes

La epidemia de la gripe aumenta en España y su mortalidad es ya un seis por ciento superior a la esperada

La gripe provoca cada año multitud de afectados e incluso fallecimientos.
La gripe provoca cada año multitud de afectados e incluso fallecimientos.
Por comunidades autónomas, todas presentan unas tasas de incidencia de gripe por encima de su umbral basal (o epidémico), siendo el nivel de intensidad alto en Madrid; medio en Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Ceuta, Comunidad Valenciana, Navarra y La Rioja; y bajo en el resto.

La actividad gripal sigue aumentando lentamente en España, situándose la tasa de incidencia en 246,9 casos por 100.000 habitantes, frente a los 241,3 de la semana anterior, si bien, y por tercera semana consecutiva, la mortalidad se ha elevado un seis por ciento respecto a lo esperado en estas fechas, según los datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), relativos a la semana del 28 de enero al 3 de febrero.

La estabilización de la enfermedad en las últimas semanas indica, tal y como señala el ISCIII, que se está "muy cerca" de alcanzar la máxima incidencia gripal de la temporada, ya que se está produciendo una difusión epidémica, y se mantiene un nivel de intensidad medio. De hecho, por grupos de edad, se observa un leve ascenso en el sectgor de entre 0 y 4 años, y un descenso en el resto de grupos, sin ser significativa la tendencia en ninguno de ellos.

La gripe tiene una gran incidencia en España.

Desde el inicio de la temporada 2018-19 se han notificado diez brotes de gripe en cuatro comunidades autónomas, y todos los cuales se identificó el virus tipo A. De todos ellos, cinco se produjeron en instituciones sanitarias, tres en geriátricos, uno en un colegio/guardería, y otro en una institución de larga estancia. La mediana de edad de los pacientes afectados fue de 71 años en las instituciones sanitarias, y de 77 en los geriátricos.

Respecto a las hospitalizaciones por gripe, en la última semana la tasa acumulada de hospitalización ha sido de 23,6 casos/100.000 habitantes, situándose la mayor proporción de casos en el grupo de personas mayores 64 años (55%), seguido del grupo de 15 a 64 años (32%). Los casos graves hospitalizados confirmados de gripe (CGHCG) ascienden a 7,7 por cada 100.000 habitantes, de los cuales el 53 por ciento fueron hombres y el 56 por ciento tenían una media de 64 años.

Además, el 81 por ciento de los pacientes con información disponible presentaban factores de riesgo de complicaciones de gripe como, por ejemplo, enfermedad cardiovascular crónica (43 por ciento), enfermedad pulmonar crónica (30 por ciento), y diabetes (28 por ciento). En el caso de los menores de 15 años, ha sido la enfermedad respiratoria crónica (6%) y la enfermedad renal crónica (4 por ciento). El 72 por ciento de los pacientes desarrolló neumonía y el 26 por ciento ingresó en UCI, y la letalidad entre estos pacientes ha sido del 13 por ciento, en el rango de temporadas previas.

Madrid, a la cabeza

Por comunidades autónomas, todas presentan unas tasas de incidencia de gripe por encima de su umbral basal (o epidémico), siendo el nivel de intensidad alto en Madrid; medio en Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Ceuta, Comunidad Valenciana, Navarra y La Rioja; y bajo en el resto.

Al mismo tiempo, la difusión es amplia (o epidémica) en todo el territorio vigilado, excepto en Extremadura y Ceuta, donde es local. La evolución es ya descendente en el norte peninsular (Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja), mientras que en el resto aún es ascendente o con tendencia a estabilizarse.

COMPARTIR: