19 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los timadores aprovechan el auge del comercio electrónico para crear sus propias tiendas falsas, desde las que consiguen información bancaria

Aumentan las estafas a través de Internet: Estos son los nuevos fraudes que inundan las redes

Timos y estafas constantes en internet
Timos y estafas constantes en internet
Expertos en ciberseguridad han alertado que el uso de las tecnologías ha abierto nuevas vías a los delincuentes. La imposibilidad de salir a la calle durante la pandemia y el avance en el uso generalizado de internet ha incentivado el uso del mundo virtual como campo de acción para las estafas y los fraudes. La delincuencia ha sabido adaptarse al nuevo contexto.

Varias empresas de Ciberseguridad, entre ellas Trend Micro, han comunicado esta adaptación llevada a cabo por los delincuentes y han apuntado a la pandemia como el elemento determinante para el salto. El confinamiento impidió a los delincuentes desarrollar sus estafas en la calle al estar tan encerrados como las víctimas potenciales. La respuesta a esta situación fue la digitalización de los fraudes.

Esta transformación digital ha llevado un proceso similar al producido en las empresas convencionales durante el año pasado. Un proceso de adaptación que culminó con la migración de más del 85% de las empresas a la nube. El auge del comercio y los pagos “online” fueron aprovechados por los delincuentes que desarrollaron sus estafas en las actividades y tecnologías online más empleadas por los usuarios. Las mayoritarias han sido cuatro: las compras “online”, las aplicaciones de entrega de alimentos, las de mensajería y las de solicitud de ayuda pública.

De todas ellas, la estafa a través de las compras “online” ha sido la más común durante los últimos meses. Los estafadores han aprovechado el auge del comercio por internet para crear sus propias tiendas, a través de las que consiguen el acceso a la información de la tarjeta de crédito y de los datos personales de los compradores.

Una persona poniendo su información de la tarjeta de crédito en el ordenador

Las tiendas que crean no guardan relación con ninguna marca ni tienda existente. El mecanismo que utilizan son las redes sociales donde presentan productos a un precio menor que el de otras tiendas y ofrecen descuentos en algunos objetos populares. Estas bajadas de precio y descuentos no son muy grandes para parecer creíbles. Por otra parte, para dificultar su rastreo, realizan la entrega de algunos de los pedidos para dar confianza y no resultar sospechosos al comprador, que imagina un servicio de baja calidad pero no una estafa. La Comisión Federal de Comercio afirmó que han estafado 420 millones de dólares en 2020 en ventas sin entrega de productos.

Otro de los métodos de ataque más usado han sido las aplicaciones de mensajería. La pandemia ha aumentado considerablemente la comunicación de forma virtual. Las secuelas de la situación sanitaria lo han convertido casi en una necesidad. Los criminales han visto en los fallos de seguridad de estas aplicaciones una vía para poder cometer fraudes usando la suplantación de identidad.

El primero de los requisitos necesarios para una estafa de este tipo es una cuenta de WhatsApp comprometida. Los delincuentes pueden conseguirlo a través de información robada de los contactos. El siguiente paso es hacerse pasar por la propia víctima e intentar convencer a su compañía de teléfono de que le active el número de la víctima en una nueva tarjeta SIM.

Cuando ya han conseguido este intercambio de SIM, activan el WhatsApp en ese nuevo teléfono y buscan favores de los contactos de la víctima. Normalmente, intentan conseguir el dinero a través de falsas emergencias y solicitudes de transferencias a la cuenta bancaria de un amigo.

La Guardia Civil coordina investigaciones sobre fraude a través de internet

A estos dos modelos de estafa se une un aumento considerable de fraudes a través de aplicaciones de petición de comida a domicilio e intento de fraude con peticiones de ayudas públicas. En 2020 algunos estafadores enviaron falsas solicitudes de desempleo para llevarse esa compensación económica.

Recomendaciones para evitar las estafas

Los expertos en temas de ciberseguridad destacan la importancia de vigilar y controlar este tipo de fraudes que, según datos estimativos, van a convertirse en unos de los más habituales. Para ayudarnos a no caer en manos de estos estafadores, dan algunos consejos.

En lo que respecta al fraude a través de las compras online, instan a hacer una comprobación de la tienda en los buscadores. De esta manera, se sabrá si tiene quejas de usuarios o señales de alarma evidentes. Recomiendan sospechar de aquellas tiendas pequeñas que ofrecen mayores descuentos que las tiendas bien establecidas. Además, animan a buscar los textos de los productos por si estuvieran replicados en otras tiendas online. Esto último es considerado como una señal clara de fraude.

Para evitar el robo de la identidad en la mensajería móvil, los expertos aconsejan que no se publique el número de teléfono en redes sociales, anuncios u otros lugares de internet. Invitan a los usuarios a activar la doble autentificación en estas aplicaciones. Por último, aconsejan a los ciudadanos que si un amigo se pone en contacto con ellos solicitando dinero, realicen una llamada de voz con él para poder confirmarlo.  

COMPARTIR: