12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Otro ejemplo de personajes extravagantes que invaden el mundo de la política, acaba de ganar las elecciones presidenciales del país del este de Europa

Volodymyr Zelenskiy, perfil del comediante elegido presidente que dirigirá el destino de Ucrania

Vladimir Zelenski.
Vladimir Zelenski.
"Un comediante puede convertirse en presidente, pero es triste que un presidente se haya vuelto un comediante", escribió Volodymyr Zelenskiy en uno de los numerosos ataques al actual presidente, Petro Poroshenko, durante la campaña electoral. Con frases como esas, el famoso humorista ha llegado a la presidencia del país, que atraviesa un momento delicado. Zelenskiy interpretó durante años el personaje de Vasili Goloborodko, un presidente ficticio.

Decía Norman Mailer que el día que los políticos se subieran a un escenario Hollywood entraría en banca rota. De momento, a pocos políticos les ha dado por probar suerte en la interpretación, pero sí que ha ocurrido lo contrario. Actores que les da por probar la incursión en la política. Es el caso del humorista Volodymyr Zelenskiy que se ha convertido en el nuevo presidente de Ucrania.

Zelenskiy ha ganado con más del 70% de los votos en las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Ucrania, una segunda vuelta en la que se ha impuesto con claridad a Petro Poroshenko, que se ha quedado con el 25% de los sufragios, según los datos de la Comisión Electoral ucraniana.

Por su parte, el expresidente ucraniano Viktor Yanukovich felicitó este lunes al nuevo presidente Zelenskiy por su victoria en las elecciones presidenciales, un triunfo que llega en un momento en el que el pueblo ucraniano está, a su juicio, "dividido y radicalizado como nunca".

Tras su victoria en las urnas el domingo, Zelenskiy afronta un panorama lleno de obstáculos y dificultades, según Yanukovich. "Las principales son traer la paz al país, unir y reconciliar a los ucranianos, restaurar la legalidad y la justicia, mejorar el bienestar", ha indicado.

Por su parte, el primer ministro de Rusia, Dimitri Medvedev, ha asegurado que la victoria del cómico Zelenskiy pone de manifiesto que los ucranianos han apostado por "nuevos enfoques" para solucionar los problemas, al tiempo que ha confiado en que mejoren las relaciones entre Moscú y Kiev, según informa la agencia de noticias Sputnik.

Ahora a la vista de los resultados, los analistas ucranianos y extranjeros intentan buscar explicaciones a la meteórica carrera política del popular comediante. Muchos apuntan que Zelenskiy habría sido el protagonista de un experimento mediático sin precedentes dirigido por el oligarca Ígor Kolomoiski, enemigo acérrimo del ultraderechista Poroshenko exiliado en Israel.

Sea un hombre de paja o no, Zelenskiy llega a la presidencia tras una campaña donde su ácido humor a la hora de criticar tanto a los oligarcas del país como a sus relaciones con Rusia lo hacen rehén de sus propias promesas. Lo comparan con Ronald Reagan por ser un popular actor, al igual que el expresidente de Estados Unidos, y con el actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, por su inexperiencia e histrionismo.

Algunos creen que, en realidad, los ucranianos no votaron el domingo a Zelenskiy, sino al personaje que interpreta, Vasili Goloborodko, el estereotipo de un político que llega a la dirigir el país sin proponérselo y se encuentra con situaciones de corrupción enquistada.  "Los ucranianos no apoyan tanto al personaje como el argumento de la serie. Lo ven todas las semanas desde hace varios años. Votaron por que una persona al margen del sistema sea presidente e intente cambiar la política ucraniana desde dentro", asegura el conocido politólogo Vladimir Fesenko.

Con todo, el humorista llega a la presidencia del país en un momento complejo tanto en el económico como en lo territorial. Los analistas internacionales acusan a Zelenskiy de no tener un plan de Gobierno concreto y basarse en supuestos económicos endebles. En cuanto al enfrentamiento nacional con la Rusia de Putin se ha mostrado abierto al diálogo, asegurando que pone "la vida humana" por delante de "un puñado de tierra". Eso sí, se mantiene firme en reivindicar la península de Crimea que Rusia se anexionó. A diferencia de otros líderes neopopulistas, Zelenskiy es un ferviente europeísta y defiende la entrada del país en la Unión. Así mismo también es defensor de la OTAN.

El pueblo ucraniano ha hablado y es el tiempo de Zelenskiy para formar Gobierno. La serie que le dio la popularidad durante años en el conflictivo país tuvo un final que, para muchos podría ser el suyo propio. Vasili Goloborodko acababa abandonando la presidencia tras sufrir un proceso de impugnación. Esta forma de eliminar al presidente no se contempla en la Constitución ucraniana, pero Zelenskiy ha prometido incluirla. ¿Será está decisión la forma de cavar su propia tumba? ¿Acabará Zelinski igual que su personaje? La respuesta en los próximos capítulos.  

COMPARTIR: