25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Albert García fue detenido por atentar contra la autoridad y por un delito de lesiones durante los disturbios por la sentencia del procés

Absuelto el fotoperiodista acusado de agredir a un policía en las protestas de Barcelona

El fotoperiodista del diario 'El País' Albert García ha sido exculpado este martes por "falta de pruebas" de los delitos de resistencia a la autoridad y lesiones que se le atribuían. García fue detenido en octubre de 2019 mientras cubría las manifestaciones en Barcelona por la sentencia del procés. La Fiscalía pedía para él el pago de una multa de 4.800 euros por esta acusación.

El fotoperiodista del diario El País Alberto García Gallego ha sido absuelto este martes por un juez por “falta de pruebas” del delito de resistencia a la autoridad, según dicta la sentencia hecha pública. El comunicador fue detenido en octubre de 2019 mientras cubría unos disturbios en la Via Laietana de Barcelona con motivo de la sentencia del procés.

García estaba acusado de forcejear y agredir a un agente del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) cuando iba a ser detenido. Sin embargo, el titular del Juzgado de lo Penal número 8 de Barcelona, Jorge González Ibarburen, ha concluido que "existen serias dudas de que ocurriera lo relatado en el escrito de la acusación" y por tanto, se ha acogido al principio in dubio pro reo –en caso de duda se favorece al acusado–. La Fiscalía pedía para el fotoperiodista una multa de 4.800 euros, que aún puede recurrir ante la Audiencia de Barcelona.

La sentencia, a la que ha tenido acceso elcierredigital.com, da credibilidad al relato de Albert García y al de otros periodistas testigos de los hechos que se encontraban con él en la misma zona. Por el contrario, la versión del policía que denunció al comunicador ha sido desestimada al no constar “pruebas fehacientes”, según lo estipulado durante el juicio.

En su alegato, el agente que supuestamente había sido agredido por García aseguraba que el fotoperiodista le propinó un “fuerte empujón desequilibrándole y golpeándole en la mano derecha, causándole un esguince en el pulgar derecho”. En palabras del juez González Ibarburen, “el forcejeo no es tal, más bien es un agarrón de un agente de la autoridad a una persona con el fin de proceder a su detención”.

Disturbios en Barcelona.

Los hechos por los que se imputaba a García se produjeron el 18 de octubre de 2019, durante el quinto día de disturbios marcados por la convocatoria de huelga general y por la gran manifestación en la plaza Urquinaona de Barcelona. Albert García se encontraba haciendo la cobertura de estos altercados por la sentencia del procés cuando, sobre las 22.30 horas, fue detenido por la Policía Nacional, que lo acusó de haber agredido a uno de los agentes. Múltiples periodistas y testigos que se encontraban con García grabaron el momento en que los policías lo detenían para posteriormente investigarle por un delito de lesiones y otro por atentado a la autoridad.

En su defensa, Albert García García explicaba cómo vio a los antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) golpear en el suelo a un manifestante en la plaza de Urquinaona. Según el acusado, al descubrirse filmados y fotografiados, los agentes trataron de impedirlo. De esta forma, el fotoperiodista siempre ha negado los hechos de los que se le acusaba: “El agente me iba tapando para que no pudiera grabar lo que estaba sucediendo. Sin que me dijera nada, me dio un empujón muy fuerte y yo le pedí explicaciones de su actuación. En el momento en el que le recrimino me grita que le he agredido y pide a unos compañeros suyos que me detengan”.

Inicialmente, la fiscalía solicitó un año y medio de cárcel para el fotoperiodista de El País por dos delitos de atentado a la autoridad contra dos agentes, entre ellos el supuesto forcejeo en Urquinaona. En aquel momento, la Audiencia aceptó parcialmente el recurso, retirando uno de los cargos que se le imputaron y pidiendo solo una pena de multa por resistencia a la autoridad.

Numerosas asociaciones de periodistas y medios de comunicación en general, mostraron su apoyo a Albert García, considerando el proceso un "juicio a la prensa". Además manifestaron su rechazo a esta denuncia en un comunicado donde lamentaban la “detención injusta, desproporcionada y represiva”. El fotoperiodista considera que su acusación fue un montaje para que no captara las detenciones que se produjeron en las inmediaciones de la Plaza Urquinaona de Barcelona. Sin embargo, el juez cree que el juicio no va sobre la libertad de prensa sino sobre "dilucidar si existió o no una resistencia activa grave del acusado a un agente de la autoridad y si la misma provocó lesiones”, acusación resuelta, finalmente, a favor de García.

COMPARTIR: