21 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

131 presos de los 185 internos y 7 funcionarios tienen COVID, además la Directora del Centro trabaja desde casa al estar en cuarentena por precaución

El 70 por ciento de los internos de la cárcel de Teruel están contagiados por COVID

Una panorámica de la cárcel de Teruel.
Una panorámica de la cárcel de Teruel.
El número de contagiados entre la población penitenciaria turolense aumentó el pasado viernes hasta alcanzar los 131 internos afectados, lo que supone un 70,8% de los que cumplen condena o están preventivos en la prisión de Teruel.

Además, se han registrado nuevos positivos entre los funcionarios, si bien no hay datos oficiales. Delegación del Gobierno en Aragón aseguró que no hay problemas en la prestación del servicio, mientras que fuentes sindicales incidieron en la sobrecarga de trabajo que tienen los funcionarios, además de la preocupación, pese a lo cual, están esforzándose al máximo para hacer frente a una situación atípica provocada por la pandemia y sobre la que no hay precedentes, según adelantó El Diario de Teruel.

Desde la Delegación del Gobierno en Aragón aseguraron que la situación está controlada, que en ningún momento se dejará de prestar el servicio. El viernes empezaron a hacerse pruebas PCR en el Centro de Salud Ensanche a los funcionarios que desarrollan su labor más en contacto con los internos. Otros funcionarios ya se habían hecho pruebas pagándolas de su bolsillo.

El viernes por la mañana, las cifras oficiales de contagiados entre la población reclusa era de 111 internos, de los cuales 105 estaban relacionados con el brote de hace una semana y otros 6 eran previos, según la información facilitada por Salud Pública a la Administración Central.

Dos de las celdas de la prisión de Teruel.

No obstante, a última hora de la tarde, tras conocerse los resultados de más pruebas realizadas, la Delegación del Gobierno indicó que el número total de positivos entre los internos había aumentado hasta 131. Esa cifra supone el 70,8% del total de la población penitenciaria en el centro, en el que actualmente hay 185 internos, lo que quiere decir que siete de cada diez se han contagiado.

Sobre el personal que ha dado positivo no hay cifras oficiales después de que el jueves la Delegación del Gobierno informara de cuatro casos, dos relacionados con el brote entre los internos y otros dos cuyos rastreos apuntarían a que se contagiaron en otros sitios. Fuentes sindicales indicaron que, según el recuento que hicieron entre sus compañeros, el número de positivos entre el personal habría aumentado a 7, a la espera de los resultados de otras pruebas, además de las PCR que empezaron a hacerse desde el Centro de Salud Ensanche.

Desde la Delegación del Gobierno han indicado que la situación está controlada y subrayan que la mayor parte de los presos que se han contagiado de Covid son asintomáticos o presentan síntomas leves tales como dolor de cabeza, fatiga o fiebre.

El problema es que las autoridades han rehusado hacer analíticas a todos los funcionarios, según han denunciado también desde los sindicatos. Piden que se realice esa detección general, para poder reaccionar con más rapidez. Pero critican que se les indique que solo se les va a practicar la analítica a quienes se considera que han tenido contactos muy estrechos con algún infectado confirmado.

Directora confinada

Por otra parte, tuvo que confinarse en su domicilio la directora del centro penitenciario, después de que un familiar conviviente diese positivo, tal como marca el protocolo sanitario. Aunque la directora trabaja desde su casa de manera telemática, de forma presencial estará al frente del centro la subdirectora.

En este sentido, los sindicatos y asociaciones profesionales destacaron el esfuerzo y la labor que están desarrollando los trabajadores del centro, considerando que merecen un reconocimiento en una situación tan complicada como la que se está viviendo ahora. Además, reclamaron a Instituciones Penitenciarias que no haya improvisación y que establezca ya un plan de respuesta en caso de que sea necesario, en función de cómo evolucione la situación, antes de que pueda haber problemas para cubrir los servicios. Insistieron en recordar que las plantillas están mermadas desde hace tiempo.

Reconocieron que son un colectivo profesional muy especializado por el trabajo que desarrollan con la población penitenciaria, y que nunca se había producido una situación como la actual debida a una pandemia, y que en el caso de la prisión de Teruel ha tenido una gran incidencia al haberse contagiado el 70,8% de los internos a pesar de todas las medidas adoptadas en estos diez meses para evitar una situación como esta.

COMPARTIR: