06 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se le acusa además de delitos de organización terrorista, autoadoctrinamiento y humillación de las víctimas y le piden 13 años y medio de cárcel

El único español condenado por el 11-S afronta un segundo juicio acusado de exaltación del terrorismo

Luis José Galán González, renombrado como Yusuf Galán.
Luis José Galán González, renombrado como Yusuf Galán.
Luis José Galán González, renombrado como Yusuf Galán cuando se convirtió al Islam, único español que fue condenado por los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, ha alegado este jueves ante la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que es "un defensor de los derechos humanos", no milita ni ha militado nunca en el DAESH y tuvo una infancia difícil que justifica su implicación en diversas causas.

Luis José Galán González, renombrado como Yusuf Galán cuando se convirtió al Islam y que es el único español que fue condenado por los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, ha declarado este jueves, 11 de abril, ante la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Allí ha señalado que es "un defensor de los derechos humanos", no milita ni ha militado nunca en el DAESH y tuvo una infancia difícil que justifica su implicación en diversas causas.

Así ha contestado a preguntas de su abogado tras renunciar a responder a la Fiscalía en el segundo juicio que se celebra contra él, en esta ocasión, por toda una serie de publicaciones y actividades en redes sociales que constituirían delitos de organización terrorista autoadoctrinamiento, exaltación del terrorismo y humillación de las víctimas por los que el Ministerio Público solicita para él 13 años y medio de prisión.

Galán, que fue condenado a nueve años y medio por pertenencia y tenencia ilícita de armas y tras una instrucción del exmagistrado Baltasar Garzón -la operación Dátil-, que le vinculó con la célula islamista autora de los atentados del World Trade Center, seguía bajo la lupa de la Policía tras salir de prisión en el año 2011, periodo durante el que diversos informes ratificados en sede judicial por los peritos, destacan su labor proselitista.

El acusado, tras recordar que es hijo de una andaluza y un gallego, ha tildado de "absurda la acusación" pues repudia la violencia y "jamás" ha tenido un incidente violento en prisión. "Mis actividades a favor del islamismo radical es la pegada de carteles por la paz en Palestina", ha asegurado, para incidir en que es "un defensor de los derechos humanos".

Yusuf Galán es el único español que fue condenado por los atentados del 11-S.

Este ha sido el centro de su argumentación para matizar todas y cada una de las publicaciones recogidas en los informes objeto de la instrucción, pues ha alegado que las imágenes violentas eran para denunciar "abusos" en lugares como Palestina, el Kurdistán o Cachemira y las entrevistas y reportajes a yihadistas tenían "interés informativo".

Vídeos con una catana

Sobre los vídeos en los que aparece enseñando al público a utilizar una catana, dice que es un amante de las artes marciales y que en un momento se planteó ganarse la vida "en negro" como maestro. En cuanto a la música que subía a Youtube, se ha descrito como un aficionado y ha dicho que la instrucción "sólo se centra en las canciones con contenido bélico" cuando las hay en su perfil sobre "otros temas".

"Es normal que un musulmán con un perfil musulmán exponga temas de interés y en este caso, sobre la evolución del yihadismo, que me interesa en un aspecto científico o académico", ha afirmado en un momento del interrogatorio, para después añadir: "Si fuera talibán llevaría un turbante de cuatro metros y viviría en una 'madrasa'".

"Religioso, de qué?

La Fiscalía, tras criticar que no quisiera responder a sus preguntas dejando sin aclarar "asuntos fundamentales", ha rechazado que este sea un juicio por motivos ideológicos. "Se dice religioso. ¿Religioso de qué? ¿Porque comparte al exterior los delitos de los radicales?¿Eso es religioso?", ha planteado en su alegato final.

"No nos equivoquemos -ha añadido el fiscal Pedro Rubira-, una cosa es la religión que por supuesto se puede ser musulmán, católico o lo que sea, y cosa distinta es ser fundamentalista radical para defender la violencia con un sustrato religioso, son conceptos distintos y el objeto del proceso es este", ha aseverado.

El Ministerio Público, que ha confirmado su petición inicial de condena, ha dicho que "no cabe duda" de "la peligrosidad" de Galán, que más allá de difundir banderas del DAESH estaba "publicando cómo se adoctrina a prisioneros" o "cómo manejar una catana". Es decir, "enseñando a gente a gente a matar y dando una ideología a personas radicales que pueden llegar a matar". "Eso es lo que se sanciona y penaliza", ha zanjado, en espera de que el tribunal dicte sentencia.

COMPARTIR: