21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sinaí Giménez, cuatro años, su hermana Chelo tres años y Enrique León y Javier Duval, de Los Zamoranos, un año de cárcel cada uno

Los Morones y los Zamoranos se perdonan y llegan a un acuerdo para que se condene a cuatro de sus miembros

Sinaí Jiménez cuando fue candidato a la alcaldía de Vigo.
Sinaí Jiménez cuando fue candidato a la alcaldía de Vigo.
Los movimientos previos a la vista en la Audiencia Provincial de Pontevedra dieron sus frutos y los doce imputados, cinco miembros del clan de Los Morones y siete de los Zamoranos se perdonaron y dieron por zanjadas las disputas. Pactaron a cambio que el líder de los Morones, Sinaí Giménez aceptase una pena de 4 años de prisión y otros tres años su hermana Consuelo. Por parte de Los Zamoranos los condenados han sido Enrique León Salazar y Javier Duval Gómez, ambos a un año de cárcel.

Ninguno de los cuatro condenados entrará en la cárcel, porque se ha acordado por parte de la sala la suspensión de la pena durante cinco años. Es decir, que ninguno podrá tener una condena penal en este tiempo o cumplirían las penas impuestas. Con este acuerdo, el juicio quedó suspendido, ya que se estimaba que durase toda la semana.

Los hechos se remontan al 16 de octubre de 2016 a las nueve y media de la mañana se desató una brutal pelea que acabó con seis heridos y decenas de detenidos, entre ellos doce miembros del clan de los Morones. Todo comenzó, supuestamente, por un metro más o menos de puesto en la Alameda Nueva de Cangas, localidad de Pontevedra, donde se ponen los mercadillos de ropa. La Policía Local y la Guardia Civil tuvieron que emplearse a fondo para detener el altercado.

Sinaí, detenido por la Guardia Civil.

Todos los implicados estaban llamados a declarar el lunes en el juzgado de lo Penal número 2 de Pontevedra, en una vista donde se verían las caras los Morones y los Zamoranos. La última vez que se encontraron fue durante una pelea con barras de hierro con varios heridos y doce detenidos, por lo que había temor a la reacción de ambos bandos.

Barras de hierro usadas en la pelea de Cangas de Morrazo.

Aquella reyerta provocó, además de heridos, una operación conjunta de Guardia Civil y Policía Nacional, ordenada por el Juzgado de Instrucción 3 de Cangas, que investigaba la pelea de octubre. La Fiscalía actuó de oficio y puso la querella. El primer detenido fue Olegario, el "rey emérito" de los gitanos y patriarca de la familia, aunque fue llevado a un hospital por los problemas de salud que padece, su mujer Flora Jiménez Gabarri, verdadera matriarca del clan, también fue detenida. Con ellos Juan Paulo y Saúl, hermanos de Sinaí, su nieto Quique y Amelia Camacho, mujer de Sinaí Giménez, que también fue detenido. Ahora Olegario está enfermo y su mujer Flora también.

Sinaí con las Azúcar Moreno.

El acuerdo con la Fiscalía deja claro que Sinaí actuó para defender a su madre Flora de la agresión previa sufrida. Luego todos los miembros de ambos clanes se han perdonado por escrito, según queda recogido en la acusación final de la Fiscalía y que todas las partes han aceptado. Es el primer paso para la paz entre ambos clanes.

Tras la multitudinaria pelea con barras de hierro, ambos clanes gitanos salieron malparados, entre ellas dos únicas mujeres implicadas en la pelea y acusadas por la Fiscalía, la esposa y hermana de Sinaí, Amelia Camacho, de 40 años y Consuelo Giménez, de 45 años, respectivamente. Ambas eran defendidas por otra mujer, la letrada madrileña Carlota Garrido, que logró rebajar las penas que pedía la Fiscalía y llegar a un acuerdo, que en el caso de Amelia resultó no ser acusada.

A Sinaí Giménez todavía le quedan otras dos causas a las que enfrentarse, una agresión a seis guardias civiles y un abogado y un tiroteo en la Autovía de Vigo entre ambos clanes donde se también fue implicado.

COMPARTIR: