16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se trata de otro caso de violencia sexual relacionado con la moda, como el de Kote Cabezudo o el retratista infantil de Usera

Un fotógrafo en Barcelona acusado de agresión sexual por sus modelos huyó a Armenia tras la primera denuncia

El Cierre Digital en Un fotógrafo afincado en Barcelona ha sido denunciado por abusos.
Un fotógrafo afincado en Barcelona ha sido denunciado por abusos.
Cuatro jóvenes de Barcelona han denunciado que un artista, fotógrafo armenio, las agredió durante una sesión de fotos y colgó sin consentimiento fotos de ellas desnudas en Instagram. El artista se trata de un "maestro de la manipulación" y hay "centenares de víctimas" que han caído en su trampa. Según fuentes policiales, un juzgado ordenó detenerlo, pero ha huido a su país. Mientras esperan, las jóvenes quieren advertir que el fotógrafo sigue activo en redes y es peligroso.

Cuatro jóvenes de Barcelona han denunciado que un fotógrafo armenio radicado en España, las agredió sexualmente durante una sesión de fotos. Tres de ellas, modelos españolas, han denunciado a este fotógrafo por abuso sexual cuando tenían entre 18 y 20 años. Nala, Mireia y Shelma. Tres mujeres que afirman que las embaucó a través de redes sociales y luego presuntamente cometió los hechos. La Justicia aún no ha actuado porque el artista huyó a Armenia.

La estrategia del hombre era sencilla y calculada, contactaba con las victimas a través de Instagram y les hacía fotografías en un estudio. Shelma Bertomeu, una de las cuatro víctimas, plantó cara a su agresor y lo denunció ante la Policía Nacional asegurando que el hombre le "apuntó con una pistola, que resultó ser simulada". "Me preguntó si estaba asustada, contesté que sí y él dijo que era eso, exactamente, lo que quería mostrar en sus fotografías: chicas asustadas", explicó ante los agentes. Shelma, de 25 años, es una estudiante de psicología y aficionada al arte que afirma así haber sufrido abusos por parte de este fotógrafo al que conoció por Instagram.

Según las fuentes consultadas por elcierredigital.com, la joven relata que lo conoció "cuando tenía 18 años, él se hacía llamar Alek. Se dedicaba a la fotografía, también era pintor, y había hecho algunas exposiciones". Fue el propio artista el que le ofreció a la joven una oportunidad para introducirla en el mundo artístico.

Con 18 años sufrí abusos por parte de un fotógrafo. Tiempo después he  descubierto que no fui la única. ¿Cómo puede ser que este tipo de personas  queden impunes? - Osoigo.com

Shelma Bertomeu

La joven lo describe como un hombre que parecía amable y profesional. “Me citó en una cafetería y me ofreció una sesión de fotos”, afirma. Y aunque él le comunicó que quería fotografiarla desnuda, ambos acordaron que no era el momento. La invitó a ver su estudio "para hacer un simulacro de cómo sería la sesión, que en esta ocasión sería con ropa con el fin de coger confianza", tal y como explicó Shelma ante los agentes el 14 de octubre de 2020. Lo que vino después, afirma la joven, no era arte.

Según su testimonio, durante la sesión el fotógrafo intentó tocarle por debajo de la ropa interior, y cuando la joven quiso marcharse del domicilio, solo se pudo ir después de firmar “unos documentos en los que daba su consentimiento para que Alek publicase las fotos que había hecho”.

Shelma buscó a las chicas que estaban etiquetadas en los vídeos y fotos y localizó casi a una veintena de mujeres. Cuatro de las jóvenes han denunciado en Barcelona y una quinta lo ha hecho en Alemania.

Proceso judicial y secuelas

Antes de que se citara a declarar como investigado al fotógrafo, este ya se había ido de España. Él mismo anunció en sus redes que se marchaba a su país, Armenia.

Los presuntos abusos cometidos por este fotógrafo han tenido graves consecuencias para las jóvenes víctimas. "Me ha quitado muchas ganas de vivir, tengo ansiedad y depresión", explica Mireia, que está bajo tratamiento psicológico. En la misma situación está Sheila, que acude regularmente a  terapia.

Ellas indican que los abusos se sucedieron durante tres años. Hartas de guardar silencio, comenzaron a investigar. Descubrieron que, en Europa, no solo en España, había más chicas que pasaron por lo mismo con el fotógrafo. "Unimos fuerzas e iniciamos el procedimiento judicial", señala Shelma. El hombre, que huyó a Armenia, está en busca y captura por la Interpol.

Según las fuentes consultadas por elcierredigital.com "la justicia alega que solo pueden esperar a que vuelva para detenerlo, que cuando toque suelo español o de otro país europeo, lo cogerán, porque hay una orden de detención contra él. Mientras tanto no hay más que hacer, tenemos que esperar". Mientras esperan, las jóvenes quieren advertir que el fotógrafo "sigue activo en la red, es peligroso, sigue contactando con mujeres y subiendo fotos de ellas". No es el primer caso de un fotógrafo que usa su profesión para extralimitarse con las modelos. 

Kote Cabezudo condenado a 28 años de cárcel 

Kote Cabezudo sabía que iba a ser condenado a una pena igual o superior a ocho años de prisión, tal y como le habían advertido desde la Audiencia de Gipuzkoa para justificar que no saliese de la cárcel de Martutene tras cuatro años de preventiva. 

Kote Cabezudo. 

Pero quizá el fotógrafo donostiarra, de 74 años, no esperaba que su condena fuera a alcanzar los 28 años y 2 meses (de los cuales "solo" podría cumplir por el límite del Código Penal un máximo de 20 años, que serán menos por su edad). 

Y es que ha quedado probado que cometió diez delitos: uno de violación, otro de abusos sexuales, seis de pornografía infantil (elaboración y difusión) y dos de estafa. El condenado, que se ha librado de algunos delitos porque han prescrito, deberá indemnizar a las modelos de las que abusó con 116.000 euros.

Cabe recordar que la Fiscalía pedía 250 de prisión, la acusación particular (que representaba a 14 de las 17 víctimas) exigía 2.627 años de cárcel y la sentencia de 340 folios (basada en un sumario de 15.000 páginas) le  condena por diez delitos y le absuelve de otros 217

El auto deja claro que el hecho de que las modelos se prestasen a tomarse fotografías de carácter sexual a cambio de una remuneración no es óbice para que Cabezudo no respetase su "libertad sexual", ya que está probado que a dos de las modelos les tocó "insistentemente" sus partes íntimas.  

El fotógrafo infantil en Usera, a juicio

El fotógrafo Pablo J.A., se enfrentó en marzo, mientras permanecía prisión preventiva tras ser acusado de un presunto delito de pederastia, a las imputaciones del Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid.

El presunto pederasta es un fotógrafo infantil que llevaba más de diez años practicando su profesión en el barrio madrileño de Usera. Por su estudio de fotografía pasaban decenas de niños con la ilusión de triunfar en el mundo del modelaje. Según los denunciantes, Pablo J.A. aprovechaba la buena disponibilidad de los menores a hacerse fotografías para cometer sus abusos. Durante la sesión tomaba imágenes de desnudos que posteriormente no entregaba a los padres.

COMPARTIR: