13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tanto Pilar como sus tres hijos han figurado en diversas y variadas sociedades, como Rama 1939 que no presenta datos en el Registro desde el año 2006

Los negocios de los Bardem: No presentan cuentas, tienen deudas con Hacienda y sus restaurantes cerrados

Javier Bardem.
Javier Bardem.
El éxito que ha acompañado a la familia Bardem en el mundo del cine parece no ser igual en el terreno de los negocios. Por un lado, el actor ha perdido su batalla con Hacienda tras considerar que no era justa la sanción y fallar en su recurso. Así, el marido de Penélope Cruz tendrá que desembolsar 150.491 euros por infracciones leves cometidas en los ejercicios de 2006 y 2007. Por otro lado, tampoco sus hermanos Carlos y Mónica han triunfado en sus empresas, donde no presentan cuentas.
Javier Bardem tiene dos caras. En España un tanto hosco, altivo, huidizo con los medios si exceptuamos los actos reivindicativos tan típicos en su familia, mientras en Estados Unidos, todo lo contrario, aceptando proyectos más comerciales y con una imagen diferente. En España sus cuentas van descendiendo, ¿Y en Estados Unidos?
 

Aunque busca proteger su intimidad, no siempre lo consigue. Ahora, este conocido actor español abrió la caja de Pandora en la Cumbre del Clima y lo hizo antes de la mediática Greta Thumberg. Sus insultos al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, han provocado que muchos le acusen de hipócrita y recuerden sus problemas con Hacienda. Unas deudas con el Fisco derivadas de su actividad empresarial. Un diverso mundo que, como el del cine, va unido a la saga de los Bardem, pero con diferente rumbo.

 Los negocios de Javier

Javier Ángel Encinas Bardem, nacido en las Palmas de Gran Canaria en 1969, figura como accionista y administrador único de Pinguin Films S. L., una empresa madrileña que tiene su sede en el barrio de Chueca, muy cerca de donde estuvo el restaurante la Bardemcilla, el bar propiedad de la familia. La productora fue creada en 2004, justo cuando el actor conseguía uno de sus mayores éxitos a nivel internacional con Mar Adentro a las órdenes de Alejandro Amenábar.

En 2017, la empresa presentaba número rojos en su balance, en concreto 16.552 euros. Algo mejor que el ejercicio anterior, cuando tuvo pérdida de 28.553 euros. Claro que el mayor quebradero de cabeza para el actor fueron los problemas que esta productora le generó con el Fisco. El Tribunal Supremo confirmó la imposición de una multa de 151.000 euros debido a diferentes irregularidades en la liquidación del IRPF en sus ejercicios de los años 2006 y 2007. Actualmente, esta empresa apenas tiene actividad.

Cuando se hicieron públicos sus problemas con Hacienda, el actor consideró que eran fruto de una venganza política por parte del entonces Ministro de Hacienda del Partido Popular, Cristóbal Montoro. El actor publicó una nota de prensa "sorprendido por el sensacionalismo de algunos titulares, en algunos medios, al acusarme de defraudador a Hacienda por unas irregularidades que la propia sentencia califica de infracciones leves y que se resolvieron hace años liquidando en su momento tanto las diferencias como las dos sanciones por la infracción leve, las cuales estimamos pertinente recurrir”, se explicó el artista.

“Por otro lado, entra dentro de toda normalidad que entre los criterios interpretativos de Hacienda y de los asesores fiscales o tributarios existan algunas diferencias a la hora de liquidar determinados conceptos, que es lo que ha ocurrido en el presente caso, como ocurre a miles de personas cada año”, añadió.

El actor recurrió sin éxito la multa de Hacienda. El pasado mayo fue ratificada por el Tribunal Supremo la sanción impuesta al actor. Bardem deberá pagar 98.970 euros por infracciones leves cometidas por el ejercicio de 2006 y 51.521 por las de 2007.  En total, 150.491 euros

Fue a través de Pinguin Films S.L. como facturó sus trabajos en las tres películas que se estrenaron en esos dos años: Los fantasmas de Goya, No es país para viejos (que le valió un Oscar) y El amor en los tiempos del cólera. Según Hacienda, los ingresos no se corresponden con los que la productora Pinguin facturó a sus clientes. Por cierto, en 2010 aún no había presentado las cuentas de 2008.

Todo esta supuesta crisis estuvo aderezada con un incremento del endeudamiento de hasta casi el millón de euros en sus últimos años. Por eso, para los investigadores parece muy difícil entender los resultados de su patrimonio empresarial.

Sobre todo, porque los de su otra sociedad, que mantenía bajo su poder, eran aún peores. Así, Pura ficción SL, también domiciliada en la calle Barquillo de Madrid, no tenía ni un solo trabajador, ni fijo ni eventual, tal y como señala en sus cuentas presentadas en julio de 2008 y correspondientes al ejercicio 2007.

Muchos se preguntan ahora con el transcurso de los años cómo es posible que estando en lo mejor de su carrera, no sean boyantes sus negocios ¿Dónde está el dinero de Javier Bardem? Nadie lo sabe, al menos en España.

Para algunos fiscalistas consultados, "su rumbo es muy oscuro. Es significativo que sigue el ejemplo de la mayoría de sus compañeros, con un solo trabajador en su empresa, que no favorece precisamente la creación de empleo en España. Ese no precisamente es el punto fuerte de nuestros artistas. No apoyan en nada la mejora de la sociedad como reivindican".

Los negocios de la familia

Pero no es el único de esta familia de actores que ha probado suerte en el mundo empresarial. Su hermano, el también actor y escritor Carlos Bardem, figura como Administrador Mancomunado junto al también actor Alberto Amman y Rubén Edgarso Osso-raimondo en Kimsa Producciones S.L. La empresa se había constituido en el año 2013 con un capital de 3.000 euros.

Carlos Bardem. 

“La producción, realización y/o explotación de todo tipo de producciones teatrales, musicales y/o de danza, de programas de televisión, spots publicitarios y documentales, así como producciones radiofónicas y de audio en general” es el objeto social de Kimsa, situada en el número 6 de la madrileña calle de San Quintín. Hasta 2013 figuraba también como representante de Apoador Servicios de Hostelería S. L.

La matriarca del clan, Pilar Bardem, creó en el año 2000 una sociedad limitada llamada Rama 1939, en referencia a su año de nacimiento. Aunque su objeto social era “la organización y producción de espectáculos públicos y artísticos de toda índole, así como la realización de toda clase de galas, conciertos y giras. Representación y asesoramiento y cuidado de sus derechos de imagen”, realmente se dedicó al mundo inmobiliario.

La empresa no registra cuentas desde 2006. En el ejercicio anterior, la empresa obtuvo 52.211 euros de beneficio que destinó a cubrir las pérdidas de los ejercicios anteriores. En 2004 perdió 12.955 euros y en 2003 otros 30.758 euros.

Pero si hay un negocio que les ha generado dolores de cabeza a los Bardem, ese ha sido el restaurante ‘La Bardemcilla’. Un local situado en la calle de Augusto Figueroa, en pleno barrio de Chueca de Madrid, que estaba decorado con recuerdos familiares, y cuya administradora era Mónica Encinas Bardem, la hermana de Javier y Carlos.

El polémico final de 'La Bardemcilla'

En 2013, la familia vivió un escándalo tras hacerse público por parte del diario La Razón  que habían recurrido un ERE para sus empleados. Según el periodista Miguel Temprano los socios de Mónica aprovecharon la distracción, con el nacimiento del segundo hijo de Penélope y Javier, para hacer caso a las peticiones del clan y cambiar el nombre del local por el de La Tercera Taberna.

Pilar y Mónica Bardem. 

Así, la familia, alegando no tener suficientes beneficios, decidió en 2013 cerrar el negocio tras 15 años de intensa actividad y echar a la calle a sus 11 empleados. El ERE indignó a estos trabajadores, que llegaron a afirmar que los Bardem habían dejado morir el negocio y que no les importaba lo que les pasara a ellos y sus familias. "No es una situación de reducción de beneficios, sino de pérdidas prolongadas desde hace ya dos años", dijo la familia por su parte.

Lo más llamativo es que Mónica Bardem, administradora única de la empresa Mi Buenos Aires Querido S.A., constituida en 1978, quiso despedir a los empleados con la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy que sus hermanos Javier y Carlos tanto habían criticado públicamente: 20 días por año trabajado. Fue en abril de 2013 cuando llegaron a un acuerdo por el que se les pagó a sus empleados 35 días por año trabajado.

Pero el acuerdo no sirvió para que los trabajadores no hablaran mal de la familia Bardem. "Lo alucinante es que Javier Bardem es capaz de darnos la espalda y gastarse en una semana tres veces más de lo que ha costado el ERE que ha resuelto el juez concursal... Los 88.000 euros que han pagado en indemnizaciones a sus trabajadores se lo gastan en cerrar una planta del hospital Cedars-Sinaí para que nadie moleste a su mujer Penélope Cruz y a su hijo", lamentaba a Europa Press Manuel López de la Fuente, un camarero de la Bardemcilla que llevaba diez años detrás de la barra del restaurante.

Bar 'La Bardemcilla'. 

"Cuando sus hijos sean mayores verán que algo no cuadra. Ser ''hippie-pijo'' e ir de intelectual de izquierdas es incompatible. Tienen alma de empresarios capitalistas en un cuerpo de progre con pegatina de Stop ERE. Los Bardem son una gran mentira y se ha visto", llegaron a decir. Un mundo, el de los negocios, en el que los  Bardem parecen tener peor suerte que en la gran pantalla.

COMPARTIR: