25 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Dean Arnold Corll atraía a sus víctimas con la ayuda de dos adolescentes a los que pagaba 200 dólares por cada persona que le traían a su casa

La vida de 'Candy Man', el asesino en serie que violó, torturó y mató a 28 jóvenes

Candy Man
Candy Man
Dean Arnold Corll, conocido como el Candy Man de Houston, fue un asesino en serie que mató, en menos de tres años, entre septiembre de 1970 y agosto de 1973, a 28 jóvenes. Cometió todos sus asesinatos por motivación sexual, secuestraba a sus víctimas y cuando se cansaba de torturarlas y violarlas acababa con su vida.

Sus víctimas eran atraídas gracias a dos cómplices, David Owen Brooks y Elmer Wayne Henley, quien precisamente fue el encargado de frenar la racha asesina de Corll, al matarlo el 8 de agosto de 1973. Utilizaban promesas de fiestas interminables repletas de todo con lo que soñaban los adolescentes de la época para llevar las presas al asesino. Y cuando este método no tenía éxito, utilizaban la fuerza.  

Fue apodado "Candy man" por su familia, que tenía una compañía de dulces, "Corll Candy Company", de la que él era vicepresidente, y también por la cantidad de hombres jóvenes que mató.

Biografía

Dean Arnold Corll nació el 24 de diciembre de 1939, en Fort Wayne, Indiana. Sus padres fueron Mary Emma Robinson y Arnold Edwin Corll, que se divorciaron en 1946, cuando Arnold tenía 7 años. Tras la separación, la madre se mudó con sus dos hijos, Dean Arnold y su hermano Stanley Wayne, a Memphis, Tennessee.

Dean de pequeño fue un niño tímido y serio que rara vez socializaba. A los 7 años sufrió de fiebre reumática que no fue correctamente diagnosticada hasta 1950 por lo que tuvieron que prescribirle tratamiento psicológico. Ese mismo año sus padres volvieron a casarse y se mudaron a Pasadena. Pero en 1953 volvieron a divorciarse y su madre se casó con Jake West, un relojero, mudándose la familia a Vidor donde nació Joyce, la hermanastra de Dean, en 1955.

Con esta segunda pareja su madre inició un pequeño negocio de dulces, "Pecan Prince", que pusieron en marcha desde un garaje. Allí Dean trabajó día y noche mientras asistía a la escuela. Les dieron la responsabilidad de manejar las máquinas y empaquetar los dulces mientras su padrastro los vendía, mayormente en Houston.

De 1954 a 1958 Dean Corll fue a la Vidor High School donde fue reconocido como un estudiante de buen comportamiento y sobresalientes notas pero también solitario. Por esa época, su única afición parecía ser la banda de música donde tocaba el trombón.

Tras la graduación la familia decidió mudarse a las afueras de Houston, donde vendían la mayoría de los dulces, para abrir un local con el nombre "Pecan Prince". En 1960, por petición de su madre, Dean se mudó con su abuela a Indiana. Durante ese tiempo mantuvo una relación con una chica que le propuso matrimonio en 1962, a lo que Corll se negó y regresó con su familia que ya se había instalado en Houston Heights.

Más tarde se alojó en su propio apartamento, situado encima del local del negocio familiar. En 1963 la madre se divorció de su padrastro y abrió su propio negocio de dulces "Corll Candy Company" del cual Dean se convirtió en vicepresidente.

En 1964 Corll fue reclutado para la Armada de Estados Unidos, destinado a Fort Polk (Louisiana) y después trasladado a For Benning (Georgia) para ser entrenado como reparador de radios, antes de su asignación permanente a Fort Hood, Texas. Según los datos oficiales, el período de servicio fue catalogado como impecable a pesar de que Corll afirmaba que odiaba el servicio militar. Solicitó la baja por las dificultades económicas del negocio familiar y el ejército le dio la baja con honores el 11 de junio de 1965, una situación que llama la atención porque apenas estuvo 10 meses. Fue en la armada que tuvo sus primeras experiencias homosexuales, según contaría él a sus conocidos.

Como nunca se le pudo interrogar, nada se supo de por qué pasó de ser un hijo y un alumno ejemplar a un asesino que disfrutaba de violar, torturar y matar. Sin embargo, tras conocerse que había tenido su primera relación homosexual en la marina, se divulgó el rumor de que en el mismo ejército había obtenido esas habilidades. 

Cámara de torturas que utilizaba Corll con sus víctimas

Tras su salida del ejercito reasumió el cargo de vicepresidente de la compañía de dulces cuya mitad reclamaba su expadrastro, que seguía con su propia compañía y la competencia era feroz. En 1965 la compañía se mudó a la calle 22, enfrente de la Helms Elementary School. Corll se hizo conocido por dar dulces gratis a los niños de esa escuela, particularmente a los adolescentes y de ahí se ganó su apodo en la escuela, que más tarde usaría la prensa. En esa época contrató preferentemente como empleados a chicos jóvenes y se le veía coquetear con ellos.

En 1967 conoció a David Brooks, uno de sus cómplices, que en aquel momento tenía tan solo doce años y Dean 27. Brooks necesitaba dinero y Corll era su fuente de ingresos y a quien empezó a ver como figura paterna, aunque luego terminó siendo una relación sexual.

En 1968, la madre de Dean Corll y su hermanastra se mudaron a Colorado, después de un tercer matrimonio fallido de la madre y de que cerrara la compañía de dulces en junio de ese mismo año.

En el invierno de 1971 Brooks le presentó a Corll a Elmer Henley, su segundo cómplice. Si bien este último lo negó en entrevistas posteriores con el FBI, parece que en principio fue presentado como una posible víctima. Sin embargo, al conocerle, Corll creyó evidente que el adolescente podía ser un buen cómplice y le ofreció lo mismo que le daba a Brooks (200 dólares) por cualquier joven que llevara a su departamento y Henley aceptó.

La última fiesta

El 7 de agosto de 1973 Henley invitó a Timothy Cordel Kerley a una fiesta en la casa de Corll, en Pasadena. Después ir a la casa volvieron a Houston, donde recogieron a Rhonda Williams, amiga de Henley, que quería salir de su domicilio porque su padre borracho le había pegado. Henley le ofreció pasar la noche en casa de Corll y ella aceptó. Cuando llegaron a la casa de Dean Corll, este se puso furioso al ver una mujer en su casa pero tras explicarle la situación aparentemente entró en razón y siguió la fiesta, en la que los drogó. Una vez desmayados los ató. Henley fue el primero en despertar cuando le estaban poniendo las esposas, sus dos amigos estaban boca abajo y maniatados, incluso Kerley estaba desnudo.

Cuerpo de Corll muerto

Corll dejó hablar a Henley pero le dijo que estaba enfadado por llevar a una chica a su casa y que ahora los iba a matar a los tres. Finalmente, Henley calmó a Corll prometiéndole que iba a participar de la tortura y los asesinatos, lo que le convenció. Le dio un cuchillo de cazador y le dijo que cortara a la adolescente mientras él mataba a Kerley.

Cuando las dos víctimas se despertaron una conversación con Williams fue determinante para Henley. "¿Es esto real?" le preguntó la chica de 15 años. "Sí". "¿Y no vas a hacer nada al respecto?" Así que fue hasta la habitación contigua, tomó un arma calibre 22 y empezó a gritarle a Corll. "Tuviste suficiente Dean", le gritó. "No puedo creer que hayas matado a todos mis amigos", le gritó varias veces. "Mátame Wayne" le dijo y se acercaba a él diciéndole "no lo vas a hacer". Entonces le disparó en la cabeza hasta en cuatro ocasiones. Allí murió Corll con su rostro hacia abajo y su cuerpo desnudo.

COMPARTIR: