27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A la denuncia presentada ante la Fiscalía Anticorrupcion por posible fraude de ley se une ahora la petición para que el TC audite las adquisiciones

La investigación de El Cierre Digital sobre las sospechas en las compras sanitarias ante el Tribunal de Cuentas

Sede del Tribunal de Cuentas en Madrid.
Sede del Tribunal de Cuentas en Madrid.
El PP registró este jueves una proposición no de Ley solicitando que sea el Tribunal de Cuentas quien formule una auditoría para analizar cada una de las compras realizadas por el Gobierno, según anunció la diputada popular Cuca Gamarra. Se une así a las investigaciones exclusivas de elcierredigital.com sobre la lista de 14 contratos firmados por Sanidad sin domicilio de las empresas adjudicatarias,como a la sospecha de irregularidades en la compra de batas, guantes y geles a empresas chinas.

"Solicitamos que se analice por el Tribunal de Cuentas de manera pormenorizada todas y cada una de las compras de material sanitario realizadas por el Gobierno, ya que esas compras son fundamentales para la gestión de esta pandemia", ha dicho la diputada del PP, Cuca Gamarra, en la comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados .

La Fiscalía Anticorrupción ya tiene en su poder una denuncia presentada por un particular el pasado jueves 30 de abril por la sospecha de irregularidades en la compra de batas, guantes y geles, a empresas chinas por un valor muy superior al ofrecido por las españolas, tal y como publicamos en elcierredigital.com a cargo del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria, Ingesa, un órgano dependiente del ministerio de Sanidad.

Cuca Gamarra, del Partido Popular.

Una denuncia ante Anticorrupción ampliada tras una nueva investigación exclusiva nuestra, donde se sacaba a la luz la lista de 14 contratos firmados por Sanidad que quedaron bajo la luz de la sospecha. El mismo lunes por la mañana el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la rueda de prensa fue preguntado por esta información y aseguró que había sido "un error administrativo" que se subsanaría.

En cualquier caso, serían 14 errores administrativos en las adjudicaciones a otras tantas empresas, cuya dirección no constaba en estas adjudicaciones publicadas en el BOE. En los anuncios oficiales que aparecen en esta publicación del Estado se puede leer: "Adjudicatario: Dirección desconocida".

Sede del Tribunal de Cuentas en Madrid.

Gamarra ha señalado  que el Gobierno ha utilizado el mando único del Estado de Alarma para "pervertir" la compra. Así, ha acusado al ministro de Sanidad, Salvador Illa, de "saltarse los requisitos de compra, saltarse la solvencia técnica y financiera y "comprar a precios desorbitados sin cumplir las condiciones de entrega pactadas", añadió la diputada del PP. 

Además, Gamarra ha instado al Gobierno a cumplir con las leyes de Transparencia y Salud Pública que, según ha dicho, " le obligan a desvelar la composición de los comités técnicos y de expertos".

Precios pagados desorbitados

En las investigaciones de elcierredigital.com desvelamos cómo, por ejemplo, los guantes comprados en China fueron un 277 por ciento más caro que los de la empresa española Medline International Iberia, un 211,76 por ciento que los de Suministros Hospitalarios y un 244,10 por ciento que los de Sanicen.

La diferencia en total, sumado el 300 por ciento del gasto en gel desinfectante respecto a los españoles y el 277 por ciento más caro de los guantes de nitrilo, suponen 6 millones de euros que se desvanecieron supuestamente en plusvalías, comisiones e intermediaciones. Esto se suma también a los 45 millones de euros gastados de diferencia en la adquisición de batas desechables.

A esto se une que Sanidad encargó fuera de España la mayor parte de las mascarillas quirúrgicas que se reparten ahora gratuitamente en el transporte público y otros lugares céntricos de las grandes ciudades. La diferencia entre comprarlas a una empresa china, donde compraron 100 millones de unidades, y a una española supuso 47 millones de euros pagados de más por el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria, más otros 9 millones en el caso de una empresa de Chipre donde adquirieron 13 millones de unidades.

Haciendo las mínimas cuentas básicas, la diferencia entre las mascarillas españolas y las compradas en Chipre sería del 2.942 por ciento, produciéndose un sobrecoste cercano a los nueve millones de euros porque en este caso solo se compraron trece millones y en caso de las chinas fueron 100 millones de mascarillas quirúrgicas las adquiridas.

El ministro Illa admite "incidencias" 

El ministro Salvador Illa ha respondido este jueves en la comisión de Sanidad del Congreso  que "ha habido incidencias", pero que son las mismas que han tenido las comunidades autónomas y otros países. "Es un mercado tensionado donde todo el mundo ha querido comprar al mismo productor al mismo tiempo", ha dicho.

El ministro ha defendido que su ministerio "tomó medidas legislativas para adquirir el producto de máxima calidad en el menor tiempo posible y que el producto ha llegado", aunque es cierto "que hay productos pendientes de entrega" y "problemas logísticos para adquirirlos". 

El ministro Salvador Illa.

Ahora será la Fiscalía Anticorrupción con su investigación y el Tribunal de Cuentas con su auditoría, quienes tendrán la última palabra sobre estas sospechosas compras de material sanitario a empresas chinas, suizas o chipriotas con generosas y millonarias plusvalías.

COMPARTIR: