13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta antigua limpiadora comenzó a decir que veía a la Virgen en 1981 y adquirió posesiones, tierras y plazas de garaje en distintos puntos de España

El patrimonio de la Fundación de Amparo Cuevas, la vidente de El Escorial: 300 millones de euros en inmuebles

Amparo Cuevas en pleno trance.
Amparo Cuevas en pleno trance.
En el municipio madrileño de El Escorial han empezado a demoler la capilla de la vidente Amparo Cuevas situada en la finca donde se le habría aparecido la Virgen más de trescientas veces desde 1981. En su capilla anexa se encuentra precisamente la tumba de la vidente Amparo, la limpiadora que acabó creando una Fundación religiosa y atesorando un patrimonio inmobiliario de más de 300 millones de euros.

La capilla de la finca de Prado Nuevo, en El Escorila (Madrid) en la que la vidente Amparo Cuevas afirmaba que veía a la Virgen desde el año 1981 empezó a ser demolida este jueves 30 de enero, en ejecución de la sentencia que desde hace tres años anuló ya la concesión de la licencia urbanística. Sin embargo, todo se está llevando con el máximo cuidado, ya que en dicha capilla está enterrada la conocida vidente, que durante muchos años acaparó la tención de fanáticos fieles.

Sus adversarios, han hecho público un comunicado desde la Asociación Víctimas de las Supuestas Apariciones de El Escorial. En él aseguran que la capilla será demolida “con seis meses de retraso” y solicitan al Estado y la Comunidad de Madrid que intervengan para que no quede ni rastro. Algo de lo que no participan muchos habitantes de esta localidad madrileña. "Fue historia del pueblo y de España", aseguran

En 2012, cuando falleció Cuevas, colectivos locales de El Escorial como Acción Plural, Plataforma Ciudadana Escurialense, Entorno Escorial, Escorial Laico, Izquierda Unida y Equo presentaron un recurso contra la concesión de la licencia provisional para la capilla. Ahora tras perder sus pleitos ante la Justicia, los seguidores de Amparo Cuevas van a perder también su célebre capilla. Sin embargo, su imperio económico es mucho más amplio y millonario. 

Los números de El Escorial 

En los casi cuarenta años que han pasado desde la supuesta primera aparición de la Virgen, la Fundación Pía Autónoma Virgen de los Dolores y la Asociación Pública de Fieles y Reparadores de Nuestra Señora la Virgen de los Dolores, creada oficialmente en 1994, acumula un patrimonio inmobiliario que está tasado en unos 300 millones de euros.

Chalé de Amparo Cuevas en el lugar donde supuestamente se apareció la Virgen. 

Amparo Cuevas aseguró que vio a la Virgen en 376 ocasiones desde 1981. Estos supuestos contactos marianos fueron muy rentables para la antigua empleada del hogar. Echar un vistazo al patrimonio acumulado por esta fundación ultracatólica sorprende y pone a la ‘iluminada’ Cuevas a la altura de la Duquesa de Alba o Juan Abelló: con más de 60 fincas, 62 pisos, locales, plazas de jaraje… Todo ello repartido por todo el territorio español.

Por ejemplo, en Peñascosa (Albacete), localidad de origen de Amparo, tienen 4.55 hectáreas de fincas rústicas, 0,46 hectáreas en rústicas de regadíó y 1.986 metros cuadrados de fincas urbanas. Además, una vivienda de 236 metros cuadrados.

En la localidad conquense de Tarancón tienen un solar de 2991 metros cuadrados y tres fincas urbanas que suman 2759 metros caudrados. En Guadalajara en Paredes de Sigüenza tienen seis fincas rústicas que suman 15,58 hectáreas y en Mondéjar una vivienda de 136 metros cuadrados. En la provincia de Toledo sus posesiones son más prolijas, tienen veinte fincas rústicas que hacen un total de 44,01 hectáreas.

Fuera de Castilla-La Mancha también se extienden sus muchas de sus posesiones. Es en la Comunidad de Madrid donde más han extendido sus tentáculos patrimoniales gracias las donaciones de particulares fieles seguidores. Así, en Alcalá de Henares cuentan con dos viviendas, una de 77 metros cuadrados y otra de 63 metros cuadrados. En El Escorial cuentan con once viviendas, fincas rústicas, urbanas, plazas de garaje… También tienen propiedades en Villarejo de Salvanés, San Lorenzo del Escorial, Grinón, Fresnedillas de la Oliva, Las Rozas, Perales de Tajuña y, por supuesto, en Madrid. En la capital de España tienen trece viviendas, una finca urbana y un local comercial de 126, 85 metros cuadrados.

También en el norte de España llegan las influencias económicas de Amparo Cuevas. En Foz (Lugo) tienen dos fincas rústicas que suman 86,94 hectáreas. En San Sebastián, en el Páis Vasco, tienen una finca urbana de 69,81 metros cuadrados.

Los apoyos terrenales de Amparo Cuevas

Las apariciones de El Escorial se iniciaron en 1981 cuando Amparo Cuevas dijo ser capaz de interpretar los mensajes de la Virgen María. En esos momentos Cuevas trabajaba como asistenta para Miguel Martínez Pascual, un empresario industrial que se convertiría en uno de sus hombres de confianza a la hora de administrar sus Fundaciones.

Ya en octubre de 1980 supuestamente vivió desvanecimientos y presentó estigmas en sus manos. En julio del 81 se produjeron las presuntas primeras apariciones en la finca Prado Nuevo, en El Escorial. Amparo Cuevas empezó a hacer de intérprete de los comunicados de la Virgen, ante el silencio de la Iglesia Católica oficial.

Seguidores de Amparo Cuevas. 

Los hits de la Virgen eran siempre de marcado carácter apocalíptico vinculándose a las corrientes más conservadoras del catolicismo. Entre los mensajes de la madre de Dios hubo uno que marcaría el devenir económico de su peculiar congregación. Fue el 1 de junio de 1991: “Renunciad a vuestros rangos y a vuestra hacienda, que el corazón lo tenéis en la hacienda”.

Desde entonces, los adeptos deben, por tanto, "entregar sus bienes, mediante testamentos o donaciones inmediatas". Algunos han ingresado asiduamente su sueldo, su pensión o, hasta, su subsidio de desempleo... Miguel Martínez, uno de los dirigentes de la fundación religiosa, en una entrevista para la televisión pública portuguesa, afirmba que los seguidores de Ámparo Cuevas "no recuperan sus bienes entregados" una vez abandonan esta peculiar comunidad.

Todo se organizó a través de un entramado de cinco Fundaciones, que controlan un patrimonio conseguido a base del dinero de sus fieles e invertido sabiamente en lo que se conoce como bienes raíces: Inmuebles.

Sin embargo, Amparo no siempre contó con el beneplácito de todo el mundo. En 1983, el Arzobispado de Madrid encargó una investigación en la que un psiquiatra, Francisco Alonso-Fernández, habló de la vidente de El Escorial como una mujer “histriónica” y llegó a calificarla como una “secta cerrada y destructiva”. En abril de 1985 el arzobispo madrileño Ángel Suquía habló alto y claro sobre los sucesos de El Escorial: “No consta el carácter sobrenatural de las supuestas apariciones... Ruego a sacerdotes, religiosos y religiosas que se abstengan de participar”.

A pesar de esto, en 1994 este mismo arzobispo cambió su rumbo y permitió a las organizaciones económicas de Ámparo Cuevas inscribirse como "Fundaciones Pías". Con el arzobispo y jerarca  Rouco Varela, la libertad de movimientos de esta peculiar amalgama de organizaciones marianas creadas bajo la estructura de la vidente de El Escorial llegó a su máximo esplendor.

El controvertido cardenal autorizó en 2007 organizar misas en la nave de Los Milagros. También el PP de Esperanza Aguirre dio facilidades de los seguidores de Amparo Cuevas. Todas y más. Se daba la singularidad de que una de las cabezas visibles de esta organización era Pedro Besan, vocal del Partido Popular en El Escorial.

Del otro lado de la cuerda se encontraba la Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones de El Escorial, presidida Juan Carlos Bueno, que lleva casi cuarenta años luchando contra los supuestos desmanes de los seguidores de Amparo Cuevas.

Uan pregunta sobrepasa las creencias religiosas: ¿Es la demolición de la capilla de la vidente de El Escorial el inicio del fin del imperio inmobiliario de mas de 300 millones de euros forjado a la sombra de unas nunca demostradas apariciones marianas consentidas por la Iglesia Católica?

COMPARTIR: