15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este martes el ejército nicaragüense ha capturado a tres supuestos terroristas del ISIS que querían llegar a los lugares estratégicos del Caribe

Alerta entre los hoteleros: El terrorismo islámico extiende sus tentáculos a los complejos de lujo de México, Costa Rica y Panamá

Tres de los detenidos en Centroamérica.
Tres de los detenidos en Centroamérica.
El yihadismo se extiende por Centroamérica y amenaza con acabar con el turismo de la zona y los intereses de los hoteleros internacionales, entre ellos los españoles. Sólo en México se calcula que hay unos 150 fanáticos del Daesh y unos 17 millones de musulmanes en toda Centroamérica y Sudamérica. Este martes el ejército nicaragüense detuvo a tres supuestos terroristas del IS que intentaban llegar a las playas del caribe mexicano y recorrieron Panamá y Costa Rica en su periplo.

El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) extiende ya sus tentáculos por México, Costa Rica y Panamá. Precisamente, hace dos años la Guardia Civil española detuvo en la localidad madrileña de Pinto a una mujer de 38 años, natural de Monterrey (México), acusada de actividades de adoctrinamiento y enaltecimiento terrorista. Entonces llamó la atención tanta fanatización de alguien nacida en México, pero ahora la seguridad estadounidense, en concreto el FBI, pone sus ojos en los países de Centroámerica por la llegada de supuestos terroristas yihadistas. Un hecho que se reproduce cada vez más y que ya ha alertado a los propietarios de los principales complejos hoteleros de lujo de México, Costa Rica y Panamá.

En 2017 confirmaba esta tesis un informe del Instituto de Inteligencia Soufan Group. Así, más de 150 mexicanos se habían alistado en las filas del IS. El citado estudio sostenía que Latinoamérica se convertía en un área de reclutamiento y, principalmente, de entrenamiento de futuros terroristas.

Según fuentes próximas a la lucha antiterrorista, los miembros del Estado Islámico intentan aprovechar las rutas del narcoterrorismo, así como la falta de control de algunos países de esta zona. Posteriormente, los terroristas del IS intentan entrar en EE.UU, siempre que tengan una oportunidad. Incluso un congresista norteamericano, Duncan Hunter, ha declarado públicamente que una decena de combatientes del IS fueron capturados cuando trataban de entrar en Texas. No es la primera vez que se detecta a miembros de Hezbollah  y Al Qaeda en países como Venezuela, Panamá o Costa Rica, pero siempre con la intención de llegar a Estados Unidos.

Tres de los presuntos terroristas detenidos este martes en NIcaragua.

Según datos oficiales, hay unos cien mil musulmanes en México y no todos son pacíficos. Se calcula que la comunidad árabe y musulmana en Latinoamérica alcanza ya los 17 millones en todo el continente. Muchos son originarios de Siria y Líbano y se han integrado totalmente en la sociedad, adaptándose a las costumbres del país en el que desembarcaron.

Desde hace un par de años, son frecuentes las referencias a México en los vídeos publicitarios del Estado Islámico. Los especialistas señalan la aparición del país azteca en una lista del IS publicada en 2015 y capturada por el Gobierno de EE.UU. En ella se menciona a todos los países que, de una manera u otra, participan en la coalición contra el Estado Islámico.

La Policía Nacional nicaragüense que ha intervenido en la capturada de los miembros del IS.

El último incidente acaeció este pasado viernes 21 de junio, cuando se activó la alerta terrorista en el estado mexicano de Quintana Roo, ante el posible ingreso de dos egipcios y un iraquí, miembros del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés o Daesh).

Este estado se caracteriza por la infinidad de hoteles que hay en la zona. Entre ellos, una decena de hoteles de lujo de capital español. La Policía Federal mexicana había lanzado el lunes una alerta en todo el país, después de que tres miembros de este grupo terrorista fueran identificados en Panamá y Costa Rica.

Pero, finalmente los presuntos terroristas fueron apresados este martes en Nicaragua en su huida, aunque antes visitaron todos los países del entorno desde Costa Rica a Panamá. La policía nacional nicaragüense detuvo a tres supuestos miembros del ISIS fichados. Se trata de Ahmed Ghanim Mohamed Al Juburi, de nacionalidad iraquí, que días antes fue detenido en Costa Rica aunque puesto luego en libertad, y los egipcios Ibrahim Mohamed y Mahmoud Eissa.

Este hecho ha ocasionado que la seguridad de los complejos hoteleros en Quintana Roo, como de toda la zona turística del país azteca, se pusiera en alerta máxima, ante la posible huida por la frontera de los terroristas.

Preocupación en México

Fue el pasado 21 de junio, cuando la Dirección de Coordinación y Reacción de Alerta Inmediata de la Policía Federal emitió el oficio PF/DFF/CRAI/DGRO/29057/2019, dirigido al director general adjunto operativo 2; en el que se pedía alertar a toda la Policía, "con el fin de colaborar con autoridades internacionales para localizar a estos tres sujetos, identificados como terroristas".

En la misma orden se hacía referencia al Boletín de Inteligencia (BITMAP), en donde se detalla explícitamente que Ibrahim Mohamed y Mahmoud Eissa, originarios de Egipto, y Ahmed Ghanim Mohamed Al Juburi, originario de Irak, estaban identificados como miembros del grupo terrorista Daesh.

De acuerdo con esta información, los tres presuntos terroristas fueron ubicados inicialmente en Panamá el 12 de mayo y ya luego el 9 de junio en Costa Rica. La información detalla que los dos egipcios fueron localizados por última vez en la zona de Paso Canoas (Costa Rica) y se desconocía su paradero. Precisamente, el supuesto miembro iraquí del ISIS fue detenido en Costa Rica, pero al no seguir los preceptivos protocolos internacionales antiterroristas tuvo que ser liberado.

Los yihadistas usan las caravanas de migrantes para sus huidas.

La alerta en México llegó 40 días después de la primera localización de los tres presuntos terroristas en Centroamérica, ya vigilados desde entonces por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

Se sabía que la última ubicación de los tres islamistas estaba a 700 kilómetros de la frontera mexicana; lo que significaba que podrían llegar en unos 30 o 40 días caminando, siguiendo la misma ruta de las caravanas de migrantes que se perfilan hacia la frontera sur de Estados Unidos.

El protocolo antiterrorista mexicano establece que los primeros organismos a quién se avisa son el Instituto Nacional de Migración (INM), el Centro Nacional de Inteligencia (Cisen) y a la Organización Internacional de la Policía (Interpol), para comprobar si exista alguna orden emitida para su localización. La siguiente actuación consiste en establecer un cerco por tierra, puertos y aeropuertos. 

En Quintana Roo, la alerta terrorista llegó pronto por tratarse de un estado fronterizo y lleno de complejos hoteleros, muchos españoles. El coordinador estatal de la Policía Federal en Quintana Roo, Juan Manuel Ayala, dijo al diario digital Por esto! que la orden fue enviada a las diferentes fuerzas de seguridad, alertadas por el personal de la División de Inteligencia.

La propia inteligencia americana con la Homeland Security Investigations International Operations se puso en marcha. Se trata de una división del Departamento de Estado de Estados Unidos de Norteamérica, que cuenta con 17 oficinas en México. Se pedía a lasa autoridades mexicanas que si su Policía contactaba con los presuntos terroristas, debían entrevistarlos, descargar su teléfono móvil y dar aviso inmediato a un oficial de enlace.

inalmente, este martes, fue el Ejército de Nicaragua quien capturó en su huida a los tres presuntos yihadistas buscados, en compañía de un cuarto. Los egipcios Mohamed Ibrahim, de 33 años, y Mahmoud Samy Eissa, de 26, así como los iraquíes Ahmed Ghanim Mohamed Al Jubury, de 41, y Mustafa Ali Mohamed Yaoob, de 29, fueron capturados cerca de la frontera sur de Nicaragua. Todos fueron señalados como presuntos miembros de la organización terrorista Estado Islámico (EI), quienes eran perseguidos ante la posibilidad de que ingresaran en Estados Unidos.

Según la investigación nicaragüense, "los supuestos terroristas ingresaron de manera ilegal procedentes de la República de Costa Rica, por paso fronterizo no habilitado". Según el atestado policial, "al ser requisados y entrevistados, los sujetos mostraron permisos de ingreso y permanencia transitoria para atención de migrantes, emitidos por autoridades de migración y extranjería de la República de Costa Rica".

Los sospechosos "fueron trasladados a la Dirección General de Migración y Extranjería, del Ministerio de Gobernación, para su deportación y entrega a las autoridades costarricenses, a través del puesto de control de fronteras de Peñas Blancas", al sur del país, señalo la Policía nicaragüense en su informe. Ahora los servicios de inteligencia americanos intentan saber cuál era su objetivo principal.

COMPARTIR: