13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Destacan sus vinculaciones con BBVA y Banco Santander

Cuarenta y siete diputados españoles tienen intereses en bancos: poseen acciones, fondos, obligaciones y deuda subordinada

Cuarenta y siete diputados españoles tienen intereses en entidades financieras
Cuarenta y siete diputados españoles tienen intereses en entidades financieras
Casi medio centenar de legisladores españoles tienen intereses en entidades bancarias, en forma de acciones, deuda y obligaciones subordinadas, fondos de inversión o carteras de valores. De un total de 47 diputados en esta situación, 27 son del Partido Popular, 10 son socialistas, siete de Ciudadanos, uno del PdCat, otro de Compromís y uno del grupo Unidos Podemos. Incluso algunos forman parte de comisiones parlamentarias, Economía y Empresa o Justicia, que legislan sobre banca.

Los bandazos legislativos del Tribunal Supremo sobre los gastos que acarrean constituir una hipoteca despertaron la alarma social hace un par de semanas. Generaron, además un debate sobre quién debía asumir el pago de impuestos, una carga que hasta ahora cae de manera exclusiva sobre las espaldas de los ciudadanos, compres o vendas casa. El gobierno de Pedro Sánchez, mediante decreto ley de urgencia, tras la sentencia del Supremo que escandalizó a la ciudadanía, traslado a las entidades financieras el pago de uno de estos impuestos, el de Actos Jurídicos Documentados.

Tras el escándalo, Pablo Echenique, secretario de organización de Podemos, llegó a pedir que se investigase si los jueces del Tribunal Supremo tenían intereses privados en banca. Sin embargo, nadie pidió que se investigase a los 350 diputados encargados de legislar a favor del ciudadano, que deberían evitar que la banca siempre ganase. El Cierre Digital, entre hoy y mañana, hace un análisis de qué diputados tienen su dinero invertido en banca. 

El grupo parlamentario que mayor volumen de interés tiene con las entidades bancarias es el Popular, desde las 175 acciones del BBVA que tiene la diputada Raquel Lourdes Alonso, hasta los 11 mil títulos del BBVA y 9.733 del banco Santander declarados por Jesús Posada, presidente del Congreso durante la anterior legislatura, que cuando fueron declarados en 2016 suponían un valor de 52 mil y 32 mil euros, respectivamente. Posada declaró además 7.500 acciones de Repsol, 8.000 títulos de Telefónica y 5.000 de Prisa. También posee un fondo de pensiones por valor de 200.000 euros y, de manera simbólica, una acción del C.D. Numancia, el equipo de fútbol de su ciudad.

Registro de Jesús Posada en la página web del Congreso.

Pero quienes más llaman la atención son, evidentemente, los diputados que han tenido responsabilidades de gobierno, como Rafael Catalá, anterior ministro de Justicia o Isabel García Tejerina, ex ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Catalá declaró 6.234 títulos del BBVA con un valor de 15.000 euros  aproximadamente, aunque al cierre de la Bolsa el pasado viernes, valían 30.608 euros. Es difícil de imaginar el escándalo que habría supuesto que el Tribunal Supremo hubiese fallado lo mismo sobre las hipotecas siendo ministro de Justicia Rafael Catalá, con intereses particulares en un banco importante.

La ex ministra Isabel García Tejerina es una de las diputadas que mayor renta ha declarado en el Congreso. Posee 72.975 acciones del Banco Santander, con un valor aproximado de mercado de 307.000 euros, además de acciones en Iberdrola, Telefónica y Pharma Mar; el 20 por ciento en dos inmobiliarias e incluso una planta fotovoltaica por la que ingresó 91.000 euros en 2015, aunque le costó 600.000 euros que todavía debe amortizar, algo que seguro que no le costará demasiado. Es la diputada más rica del Congreso, técnicamente millonaria, al poseer 940.000 euros en cuentas bancarias e ingresar 167 mil euros anuales en concepto de dividendos del Santander, Iberdrola y Telefónica.

 

Pleno del Congreso de los Diputados durante la actual legislatura.

Algunos, más humildes económicamente, como el diputado José Luis Ayllón, declararon incluso los dividendos obtenidos con sus acciones, que en este caso fueron 16,90 euros proporcionados por sus 3.992 títulos del banco de Santander. Otros diputados, como Mari Luz Bajo, no declararon el número de acciones, pero sí el valor de las mismas en aquel momento. Esta periodista, directora de comunicación del partido durante muchos años y diputada por Madrid, declaró poseer acciones del BBVA por valor de 117.000 euros, un fondo de inversión en ING por 134.000 euros y otro en el extinto Banco Popular por 25.000 euros y haber obtenido 1.962 euros en dividendos.

Incluso entre los diputados que forman parte de las comisiones que estudian y proponen legislación bancaria hay algunos con intereses en banca, como el vicepresidente segundo de la comisión de Economía y Empresa, Manuel Blasco. Es propietario de 610 acciones del Banco Santander. En julio de 2016, cuando se presentó la declaración valían 2.127 euros, pero el pasado viernes tenían como valor en Bolsa 2.574 euros. Posee además 87 acciones en Renta 4 Banco por valor de 500 euros.

También destaca que Juan Bravo, vocal  en la misma comisión, posea 863 acciones del BBVA, por un valor estimado de 4.237 euros. El diputado José Ramón García, también vocal y compañero de partido de Bravo, declaró 7.304 acciones del Banco Sabadell, 1.487 acciones de Liberbank y 1.024 del banco Popular, en total, 27.600 euros, además de un fondo en National Netherlanden por valor de 7.200 euros e intereses en Albertis o Neuro Biopharma.

El ex alcalde de Baeza Javier Calvente es otro de los diputados populares que mayor volumen de interés tiene en bancos. Posee 3.065 acciones del Banco Santander y 3.507 de Caixabank. Tras su llegada al Congreso, sustituyendo a José Enrique Fernández de Moya en noviembre de 2016, presentó una declaración que recogía acciones por valor de 22.000 euros y dos planes de pensiones por 26 euros en total.

El portavoz de C´s en la comisión tiene acciones en una cooperativa de crédito

En la otra parte del espectro de la derecha española, el ocupado por Ciudadanos, es menor la incidencia que sus diputados pudieran tener en la legislación bancaria, aunque no es menos importante que la del PP. Sólo siete de sus diputados tienen intereses en el sector financiero afectado por la misma. Por ejemplo, Óscar Galeano, portavoz en la Comisión de Economía y Empresa, posee 1.500 euros en participaciones de la sociedad cooperativa de crédito Bantierra, Caja Rural de Aragón.

Su compañero, Rodrigo Gómez, también portavoz en la misma comisión, declaró 163 acciones del Banco Santander. El diputado más inversor en banca de este grupo es sin duda el economista Antonio Roldán, también portavoz en la comisión de Economía y Empresa y diputado por Barcelona, que declaró 34.000 euros en acciones del Banco Sabadell, aunque sus inversiones también están depositadas en empresas como Iberdrola, Repsol, Telefónica o Endesa.

El Cierre Digital analizará mañana martes, en una nueva información, las participaciones en entidades bancarias de los diputados del PSOE, PDeCAT, Compromís y Unidos Podemos.

COMPARTIR: