24 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La menor, de tan solo dos años, fue vista por última vez el pasado 16 de julio y las primeras pesquisas indican que estaría en Suiza con su madre

Alena Prieto Amador, la niña desaparecida: Su padre declara que se trata "claramente de un secuestro”

El Cierre Digital en Alena Prieto Amador, niña desaparecida.
Alena Prieto Amador, niña desaparecida.
El 16 de julio fue el último día que Joel Prieto vio a su hija, Alena Prieto Amador. Según ha declarado el progenitor a ‘El Cierre Digital’, la desaparición de su hija es, en realidad, un “secuestro” de su madre, con la que piensa estaría en Suiza. El Juzgado de Primera Instancia nº3 de Güímar, en Santa Cruz de Tenerife, ha solicitado una “orden europea de detención y entrega” para Paola, la madre de Alena, y la custodia de la menor para el padre.

El pasado 16 de julio desapareció la pequeña Alena Prieto Amador, de dos años. Su padre, Joel Prieto, denunció que la madre se había llevado a la niña cuando tenía que pasar quince días de vacaciones con él. Ambos están separados y tienen la custodia compartida de la menor, quince días cada uno. Las primeras pesquisas indican que lo más probable es que Alena se encuentre de viaje con su madre.

Un mes después de su desaparición, su padre acaba de ganar la primera batalla judicial para recuperar a su hija. Una que se inició poco después de nacer la menor. Después de que el Juzgado de Primera Instancia nº3 de Güímar (Santa Cruz de Tenerife) le denegara a Joel el pasado 3 de agosto interponer una “orden europea de detención y entrega” contra la madre de Alena, Paola Carolina Amador, ahora este mismo juzgado ha considerado “la idoneidad de dictar Orden de Detención y puesta a disposición de este juzgado de la investigada”.

Este cambio en la resolución tiene como objetivo “tomar declaración” a la madre de la menor, investigada por la sustracción de su hija. Debido a esto, también ha ordenado “la suspensión cautelar de la patria potestad sobre la menor Alena Prieto Amador y la entrega de la misma al padre, Joel Prieto”.

La separación de los padres, clave para la desaparición de Alena

Alena Prieto consta como desaparecida. Así es como se ha tramitado el proceso judicial y como aparece en el cartel difundido por la Asociación Sosdesaparecidos. Sin embargo, Joel Prieto, padre de la menor, ha asegurado en una conversación con elcierredigital.com que se trata “claramente de un secuestro”.

Según Joaquín Amills, presidente de SOSDesaparecidos, en realidad, lo que se habría producido es una "sustracción de menores". "Existe el término sustracción de menores si se produce la retención de un menor incumpliendo gravemente el deber establecido por resolución judicial o administrativa. Se diferencia del tráfico de menores porque su fin no es explotar al menor ni tampoco cobrar un rescate, diferenciándose así del secuestro. No existe secuestro cuando el progenitor se lleva al menor", explica a este diario.

Joel Prieto, padre de la menor desaparecida.

Según sus declaraciones, la sustracción de su hija cometida por Paola —madre de Alena— es el resultado de una batalla judicial que se remonta hasta prácticamente el nacimiento de la niña. “Alena nace el 22 de octubre de 2019 y la cosa estaba bastante tensa, con bastantes discusiones, así que tomé la decisión de separarme”, afirma Joel.

En 2020, la pandemia afecta negativamente a Joel por su condición de autónomo, tenía “un restaurante recién abierto con una plantilla de 10 personas y la mamá de Alena me tenía un poco manipulado con el tema de las visitas y el dinero”.

Joel añade que en un principio intentaron arreglar su situación a través de un “convenio regulador”, pero “Paola se niega a todo”, lo que hizo que denunciara a la madre de la menor.

El resultado fue una “custodia monoparental para Paola durante todo 2021”, en la que el padre veía a la niña un total de cinco horas entre diario más fines de semana alternos para, un año después, en 2022, comenzar la custodia compartida. Según explica Joel a elcierredigital.com, “en 2021 con sus más y sus menos hubo una cierta normalidad”.

Denuncias por violencia de género archivadas

Cuando se iba acercando la fecha de la custodia compartida, según continúa relatando Joel, comenzaron los problemas. “A finales de 2021 viene la Guardia Civil a mi casa y me dicen que estoy denunciado de un delito de violencia de género. Paola había presentado un parte de lesiones de un cuadro de ansiedad que yo le había creado por Whatsapp, presuntamente”, comenta a elcierredigital.com.

Paola Amador, madre de la menor desaparecida.

Tras la denuncia, la madre le acusó de “un presunto delito de abuso sexual” a su “propia hija”, según cuenta Joel. A causa de estas acusaciones, la pareja va a juicio y “los archivan”. Y se queja: “Cuando una mujer denuncia a un hombre, tú no es que no seas un maltratador, es que no lo eres por falta de pruebas, entonces archivan esa denuncia pero esa denuncia no cuenta como denuncia falsa, pero sí lo es”.

Según continúa relatando, después de los juicios Joel comenzó a rehacer su vida con otra mujer, volvieron las hostilidades y Paola comenzó a “ejercer presión psicológica sobre la niña, diciéndole cosas malas de mí como que ella estaba triste porque yo quería que la niña viniera conmigo”, explica Joel.

Joel ha confesado que suele ir a recoger a la niña acompañado ya que “armaba jaleo” cada vez que lo hacía. Fue en una de esas ocasiones —después de que la madre desapuntara a la niña de la guardería “de manera totalmente unilateral, sin contar con nadie”—, cuando vio a Alena por última vez.

En esa ocasión, no pudo recoger a la niña ya que, afirma, la menor “se puso a llorar y decía que no quería venir conmigo”, situación que para Joel es el resultado de una previa “presión psicológica a la niña” de la madre. Entonces fue cuando se decidió a denunciar “una retención de menores” que empezó a tramitarse como desaparición.

Paola se marchó con Alena a Suiza

Sin embargo, Joel afirma que se han encontrado documentos escritos “del puño y letra de Paola” (a los que ha tenido acceso elcierredigital.com) que explican el plan de la madre de llevarse a la menor a Suiza. Unos documentos que complementan unos billetes de avión comprados por la madre de Alena, de ida y vuelta de Tenerife a Barcelona, pero solo de ida en el caso de Barcelona a Suiza, donde Joel confía que Paola y Alena se encuentren aún.

Documento en el que la madre expresa su deseo de ir a Suiza con su hija, a la que ha tenido acceso elcierredigital.com.

“Ella no tenía ningún pasaje de Suiza de vuelta a Barcelona. Solo existía el de Barcelona a Tenerife. La jueza nos negó las medidas cautelares y dijo que iba a esperar al día 12 de agosto —cuando debía coger el vuelo de vuelta de Barcelona— y, a su llegada, le retirarían el pasaporte”.

Según continúa explicando Joel, la compañía encargada de ese vuelo fue la que dio la voz de alerta de que Paola no subió al vuelo que tenía comprado. Ante esta circunstancia, la justicia le ha dado la razón a Joel, emitiendo una orden europea de detención contra Paola. Joel ahora solo espera “que den con ella lo antes posible”.

COMPARTIR: